Comentario al Evangelio del

Fernando Torres Pérez cmf

 

      La lectura de san Pablo nos centra en lo más fundamental del mensaje evangélico: “que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, según las Escrituras.” Ahí está lo más esencial de nuestra fe. Olvidarnos de eso, significa olvidarnos de casi todo. La vida y la muerte de Jesús son el testimonio más vivo y luminoso del amor de Dios para con nosotros que ha habido nunca. Y su resurrección es la confirmación de ese amor de Dios que quiere nuestra vida y nos abre a una esperanza que es más fuerte que la muerte. Hasta ahí todo claro.
      Pero nos podemos hacer la pregunta por quién es ese Cristo de que habla Pablo. No es una figura celestial o angélica. No es un superhombre ni nada parecido. Es Jesús de Nazaret. Su vida se nos relata en los Evangelios. Fue un hombre normal, anduvo por nuestros caminos, se sentó a nuestra mesa, tuvo una forma concreta de actuar. En realidad, su forma de actuar, de hablar, fue el modo concreto como se nos reveló Dios. Dios es el que resucitó a Jesús de entre los muertos. Pero Dios es también el que se nos manifiesta cuando Jesús se relaciona con los fariseos, con los pecadores, cuando cura a los enfermos, cuando cuenta las parábolas y cuando entona las bienaventuranzas. Así es Dios. Lo vemos en los gestos y las palabras de Jesús.
      El Evangelio de hoy es muy iluminador a este respecto. Jesús entra a comer en casa de un fariseo. Tiene una actitud abierta. No condena a nadie. En los Evangelios vemos a los fariseos como enemigos de Jesús. Pero no parece que Jesús esté cerrado a ellos. Le invitan a comer y va. Sin problema. Claro que eso no significa que actúe como ellos esperarían que actuase. Cuando la pecadora se acerca a él, Jesús no aparta sus pies. Deje que le toque y le haga impuro. Y de paso denuncia el rigor y la falta de corazón de los fariseos. Dios es Dios de misericordia, de perdón. Dios es amor y sólo el que ama mucho es capaz de perdonar mucho. Así es Jesús. Así es Dios.
      Por eso no conviene olvidar que el Cristo resucitado de que habla Pablo es este mismo Jesús que en sus palabras y gestos manifiesta y revela a Dios.

Comentarios
gustavo gustavo
el 19/9/12
Grande Fernando! gracias. Este es uno de mis evangelio preferidos. Porque destierra la estupidez y la ridiculez humana Si somos realmente todos iguales, si realmente somos hermanos, la mujer con corazón impuro, es valiosísima y sus grandes pecados son independientes al gran amor que Dios le tiene, y esto tiene una dimensión increible!! Dios nos ama independientemente de lo tontos que somos!! Por eso vivir a fondo es lo que nos falta, arriesgarnos en la búsqueda constante del encuentro con la verdad ( DIOS), hay que ser corajuda para ir y hacer lo que hizo esta mujer, sin importarle nada de los presentes. Y eso es lo que me parece admirable de esta mujer, no se hizo ningún problema, la hizo fácil y sacó de su corazón lo mejor de sí.
Me gusta 0
gustavo gustavo
el 19/9/12
Fíjense la calidad humana de esta mujer.
Me gusta 0
Joaquín Joaquín
el 20/9/12
Magnífico comentario en pocas palabras. Cuántas lecciones tengo que aprender de él. A veces uno busca o quiere ver o "encontrar" a un Dios distante o lejano de nuestra humanidad, de nuestra realidad, siendo que el rostro de Dios se nos revela de una forma muy concreta en el rostro y en el actuar humano de ese rostro del carpintero de Nazareth, que convive, come, y platica con todo tipo de gente y gente pecadora a quien el ama y perdona. No cabe duda que Lucas es el evangelista que destaca más el aspecto humano de Cristo.
Me gusta 0
nathybeth nathybeth
el 20/9/12
al enterarse de que Jesús estaba comiendo en casa del fariseo, se presentó con un frasco de perfume.

ME INVITA A RECONOCER Q JESÚS ESTA EN TODOS LADOS, SOBRE TODO EN CADA SAGRARIO DE LAS IGLESIAS... NOSOTROS NO NOS ENTERAMOS DE REPENTE Q JESÚS LLEGA COMO AQUELLA BUENA MUJER, NOSOTROS SABEMOS Q EL NOS ESTA ESPERANDO, CONMAYOR DEBEMOS IR A EL A DAR LO MEJOR DE NUESTRO TIEMPO Y DE NUESTRO AMOR COMO UN PERFUME DERRAMADO ANTE SUS PIES
Me gusta 0
jose manuel jose manuel
el 20/9/12
Esto mismo me hizo a mí el Señor en el sacramento de la confesión. Perdonó mis graves pecados. Salí de la misma como un niño y me dio una vida nueva, que aún conservo. Feliz día a todos.
Me gusta 0
Agustina Mª Agustina Mª
el 20/9/12
Este evangelio es precioso; refleja el arrepentimiento, el perdón, la entrega, el amor.........que lección nos da!
Me gusta 0
Arturo Arturo
el 20/9/12
Dime cuanto Amas y te dire cuanto vales, el hombre vale NO por lo que tiene sino por lo que es capaz de amar. Gracias Jesus, porque con esta actitud nos ayudas a ir quitando el engaño que existe en nosotros de invitarte a nuestra casa, no sabiendo que lo importante no es invitarte sino amarte. Ayudame amarte y verte en los mas pobres.
Me gusta 0
juan holgado juan holgado
el 20/9/12
desde que tengo uso de razon sabia que este mundo no tiene sentido si no ay otro , cuando fui ala catequesi ay fue cuando encontre lo que yo buscaba a jesus de nazaret que le da sentido a mi vida , vivo cada dia para el
Me gusta 0
juan holgado juan holgado
el 20/9/12
jesus es mi sentido a mi vida
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.