Comentario al Evangelio del

Conrado Bueno, cmf

 

Exaltación de la Santa Cruz

“La señal del cristiano es la santa cruz”, repetíamos en el viejo catecismo. Por eso vemos esta señal, al bautizar a los niños, en los “cruces” de los caminos, en la cabecera de la cama, en la delantera de los coches, en el recuerdo de los muertos, al salir de casa, y en mil momentos. También abusamos de ella. Cuando hacemos la cruz de una manera mágica u ostentosa; cuando la llevamos –cruz de pasión e infamia- como adorno precioso o señal de dignidades. 

La cruz es la cruz de nuestro Señor. Es el instrumento de nuestra redención. La muerte en cruz era el suplicio reservado sólo para los esclavos, tan cruel como lleno de ignominia. ¿Cómo se podía pensar que la redención podía venir de la impureza de un cadáver?  Sin embargo ahí está la paradoja. Un hombre inocente carga con todos los pecados de la humanidad. Condenado, no condena. En el mayor dolor brilla el mayor amor.  La cruz de Jesús, dando muerte al pecado, es causa de reconciliación. Reconciliación de los hombres con Dios. Pero también de gentiles y judíos, de la economía de la ley y de la economía de la fe. 

Pero aún sorprendemos otra paradoja que da nombre a la fiesta de hoy. Este condenado, sometido a la máxima humillación, envilecido, desnudo, es exaltado, elevado como la serpiente en el desierto, en signo de salvación para cuantos le contemplan. Es la exaltación del amor: “Tanto amó Dios al mundo que le entregó a su Hijo”. La Pasión de San Juan que leemos el Viernes Santo contempla a Cristo en la Cruz, lleno de majestad.

Que bien estaría que en este día nos parásemos a contemplar la santa cruz. Y, después de un silencio de asombro, podríamos recitar textos tan bellos, y al alcance de todos, sobre Cristo crucificado. Por ejemplo: “Delante de la Cruz los ojos míos” (Sánchez Mazas). “Pastor que tus silbos amorosos” (Lope de Vega). “El Cristo de Velázquez” (Unamuno).

Luego vendrían los buenos propósitos de no abusar o frivolizar con el signo de la cruz. Nada de adornos con crucifijos lujosos, no hacer la señal de la cruz repetidamente de manera que se banalice, etc. Por supuesto, y en un orden muy distinto, no he visto a ningún maestro espiritual que enseñe el victimismo, el dolorismo y todos espiritualismos que busquen el dolor por sí mismo para parecerse más a Jesús. Jesús nos dice que tomemos “nuestra” cruz y le sigamos. Pues, venga, tomemos nuestra cruz, amemos como Jesús nos mandó, perdonemos y bendigamos a los que nos maldicen, estemos dispuestos a ser perseguidos por la justicia. Si amamos, siempre encontraremos la cruz. Entonces, sí que podremos repetir con San Pablo: “Lejos de mí gloriarme sino en la cruz de Cristo”.

Comentarios
gustavo gustavo
el 13/9/12
1-La puerta chica.
2-La igualdad.
3-El trabajo.
1-Es dificilísimo amar a quien nos odia, sin embargo si Dios nos quiere tanto, porqué no compartimos ese amor con el que no lo tiene? si lo pensamos de este modo, no es difícil amar al enemigo.
2-Cuando realmente nos sentimos iguales con el otro, hermanos, no nos cuesta tanto amar al enemigo, ya que es nuestro amigo también. No somos más
3-Si nos gusta trabajar en la vida ( recurso único para crecer ) centremos nuestro trabajo en toda la gente que nos rodea y no en un exclusivo grupo, somos para todos y especialmente para los alejados de la religión.
Me gusta 0
chistyna chistyna
el 14/9/12
LA CRUZ LA CRUZ.. SIEMPRE TAN TEMIDA, SOLO LOS SANTOS, LOS QUE BUSCAN A DIOS TIENEN EL CORAJE DE AGARRARLA SIN MIEDO, SABIENDO QUE EN ELLA SE ENCUENTRA AL SALVADOR.

ES CIERTO, NO TENEMOS QUE BUSCARLA.. YA ES MUCHO SI VIVIMOS COMO DECIA SANTA MARIA MAZZARELLO: "Haciendo todo a tiempo y lugar y solo por amor de Dios"
EN ESTA ACTITUD SE ENCUENTRAN MUCHAS ALEGRIAS, A VECES LA CRUZ, PERO ES EL CAMINO
Me gusta 0
Jesús Ramón Jesús Ramón
el 14/9/12
amar es comprender,
amar es olvidar,
amar es sonreir,
amar es ayudar,
amar es buen querer,
amar es buen rezar.
Amar es no temer,
amar es hermanar,
amar es no tener,
por compartir y dar,
amar es pues servir
y a Jesús contemplar,
amar es no vivir,
sino a Dios adorar.
Me gusta 0
felias felias
el 14/9/12
La Cruz representa para los Catolicos, Los Cristianos, Los Ortodoxos etc, el simbolo más real y vivo del paso de Dios en la vida de los seres humanos.
es por ello el reflejo de la vida a la muerte, el sacrificio y el camino al cielo, al Eden; por medio del conducto uno y veraz de alcanzar la vida eterna atravez de Cristo., nuestro señor mio y Dios mio.
Me gusta 0
Joaquín Joaquín
el 15/9/12
Pienso que la celebración de la exaltación de la Santa cruz me invita de forma fuerte, profunda, a valorar el verdadero significado de la Santa Cruz, gran árbol de vida que suplantó al árbol de la muerte del antiguo paraiso del Génesis; pues al morir en ella Cristo, quedó cancelado el decreto que por el pecado nos daba muerte eterna. En ornden a la veneraciòn de la Santa Cruz, me parece muy en su lugar, muy oportuno lo que dice el comentario sobre los abusos que se suelen dar (y creo que es muuy frecuente), o solemos dar en la práctica, con el signo de la cruz, que muchas veces raya como en algo de magia o superstición,y que dista mucho de una práctica consciete y verdaderamente cristiana, que nos acerque más al Evangelio y Dios.
Me gusta 0
Joaquín Joaquín
el 15/9/12
Una de las cosas que me llaman mucho la atención del comentario a esta celebración de la Santa Cruz, es ciertamente, que muchas veces no sabemos cómo usar el grande y sagrado símbolo de la Santa Cruz. En la práctica no la valoramos ni la veneramos con sentido cristiano. Muchas veces la usamos mágicamente o como supesticiòn. Creo que este día es oportuno para reflexionar y profundizar en todo eso y venerar con sentido cristiano la Santa Cruz.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.