Comentario al Evangelio del

Conrado Bueno, cmf

 

Amar al enemigo

Mientras se predique en la Iglesia este Evangelio, el mensaje de Jesús estará a salvo, aunque sus seguidores nademos en la mediocridad. Si el amor es el centro del Evangelio, estas exigencias son la guinda del amor. Aquí  todo es revolucionario y subversivo. Y una revolución muy especial; porque, de entrada, no intenta cambiar una sociedad, unas minorías, unos empobrecidos; ni derriba impedimentos de estructuras o personas fuera de uno mismo. Es el discípulo de Jesús el que ha de cambiar; es a él a quien le hiere esa “revolución”: amar al enemigo es terrible.

Como en un texto escolar, podemos señalar estas partes en el evangelio de hoy. a) Exhortación solemne: Amad, bendecid, orad. Con un objeto difícil: a vuestros enemigos, a los que os odian, a los que os maldicen. b) Lo expresa con unas imágenes expresivas: Si te dan en una mejilla, le pones la otra; al que te quite la capa le dejas la túnica. c) Apunta las razones: Lo contrario también lo hacen los pecadores. d) Ofrece las promesas de Dios: tendréis un gran premio y seréis hijos del Altísimo, que es bueno con los malvados.

El perdón al enemigo es la prueba de fuego del amor del cristiano. Aquí no cabe que se cuele el egoísmo, el buscar algo a cambio o algún otro deseo menos puro. El amor ha de ser sin límites ni condiciones, es decir, todo “por gracia”, como de Dios lo hemos recibido, como nos enseñó el Señor, “Como yo os he amado”. Ya sé que estamos tocando fondo… como que es tocar el corazón de Dios.

Que lejos está este mensaje de Jesús de la ley del Talión (el ojo por ojo), agazapada todavía en la voz de algunos cristianos, aunque les dé vergüenza  formularla así. Puede ser que  nos cueste identificarnos con las palabras de Jesús: “Sed compasivos como vuestro Padre es compasivo”. Pero, por lo menos, que se vea que este es nuestro ideal y nuestra norma de vida. Sólo haciendo las cosas “por gracia”, y no sólo por mera justicia como la entienden los hombres, se romperá la espiral o el eslabón de la violencia y nos acercaremos a la reconciliación. No hay que esperar a que el otro pida perdón para otorgar nuestro perdón. “Dios es bueno con los malvados y desagradecidos”. ¿Más claro? 

Comentarios

Deja tu mensaje:

gustavo

gustavo


el 12/9/12
Tenemos un padre y somos hermanos, y esto es una de las mas grandes verdades.
Entonces no somos más que nuestro hermano al que consideramos un renegado.
Y si es tonto en su forma de actuar es también porque no lo ayudamos a mejorar y a
ser inteligente.
Si nosotros somos los que estamos en la búsqueda de la verdad, ayudemos al que está a nuestro lado, aunque no nos deje ayudarlo,- persevera y triunfarás-.
Nuestro trabajo es justamente curar a los enfermos y no a los sanos y justos.
Estos renegados, de corazón sucio, envidiosos e injustos son nuestro trabajo, si no el reino de los cielos sería regalado, no nos costaría entrar en él.
Me gusta 0
jose manuel

jose manuel


el 13/9/12
¿Se puede aprender a querer al enemigo?
Me gusta 0
Jesus Ramon

Jesus Ramon


el 13/9/12
Este mensaje radical de salvación lo aplico para quien me ha ofendido personalmente a mí. No puedo perdonar a quienes han ofendido a otros. Deben ser esos otros quienes lo hagan. Por mi parte sería apropiarme de una prerrogativa que no me corresponde. Esto va por lo que llamamos Justicia humana. No se puede "perdonar" sin haber sidoi víctima, aunque el "noble y generoso" sea un ministro de Interior que impone un terecer grado a un convicto muy grave, ni un juez o fiscal politizados. Son solamente las víctimas las que deben ser tenidas en cuenta unánimemente. Yo puedo poner mi otra mejilla, mas no la de mi hermano.
Me gusta 0
Agustina Mª

Agustina Mª


el 13/9/12
Que obra tan difícil nos dejó Jesús y que gratificante cuando se ejecuta. Del amor a Jesús y de Jesús a la paz!.
Me gusta 0
vicente condori

vicente condori


el 13/9/12
Amar al enemigo, amar sin medida, AMar a todos, amar sin condiciones,... ¿QUIÉN PUDIERA? !SÓLO TÚ SEÑOR DIOS ALTÍSIMO! !SÓLO TÚ SEÑOR JESÚS! Enséñanos a amar como tú amas, moldea nuestro corazón a tu medida.
Me gusta 0
paulina

paulina


el 13/9/12
que misericordioso es nuestro señor,que nos perdona
y nos ama tan generosamente a pesar de nuestras
faltas,nuestro olvidos,nuestra ingratitud,dame SEÑOR
un corazon que sea capaz de amar como tu nos enseñas
Me gusta 0
mesien

mesien


el 13/9/12
este evangelio y el correspondiente comentario lo tenián que leer todos los días algunos tertulianos de Intereconomía y la Cope, incluso algún obispo
Me gusta 0
claudiua

claudiua


el 13/9/12
es una prueba de fuego porque tenemos que saber entender que hay que poner toda mi buena voluntad para poder amar al que no me ame, pedir por aquel que me odie , valla por todo el que este en contra de mi hacer siempre algo bueno para estar en paz y obrando bien
Me gusta 0
betty mata

betty mata


el 14/9/12
amar al enemigo.... como no hacerlo, si el me muestra la grandeza de DIOS? sus insultos y malas jugadas me hacen ver el camino incorrecto, su envidia callada me provoca mas amor por las cosas de DIOS....si me abofetean, bendito sea DIOS por que me demuestran que mis palabras y acciones hacen mella en sus acciones, gracias por estar presentes mis enemigos, por que tengo la oprtunidad de mostrar lo mejor de mi y eso es el amor que DIOS me da.....
Me gusta 0
joaquin

joaquin


el 14/9/12
En la medida que nosadentramos al sermón del llano, (según san Lucas), me doy cuenta,-no apenas ahora-, que ser cristiano, no es portarse bien y ser una buena persona, sino que es infinitamente más que eso. Y creo que mientras màs nos alejamos de "copiar" en nosodtros mismos la misericordia de Dios, se vuelve todavía mucho más difícil ser cristiano y cuanto más nos esforcemos en acercarnos a la infinita lmisericordia de Dios, tambièn nos vamos acercando a ser cristianos, a ser discípulos de Jesús, pues él tocó fondo en el amor a los enemigos.b
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.