Comentario al Evangelio del

Pablo Largo, cmf

Queridos amigos:

En la historia de la Iglesia hay varias parejas de esposos canonizadas o beatificadas: aparte de san Joaquín y santa Ana, podemos señalar a san Isidro Labrador y santa María de la Cabeza, o los esposos Martin, padres de Teresa del Niño Jesús, o el matrimonio italiano Luigi y Maria Beltrame. Ellos, y tantos más, han sido recíprocamente signo y estímulo para vivir el evangelio, mediación del amor de Dios.

Pero en la historia se han dado también influencias en sentido contrario. No es el caso de Herodías el primero que narra la Escritura sobre el influjo negativo de la mujer del rey sobre la decisión del monarca. Baste evocar la historia de Ajab y Jezabel a propósito de la viña de Nabot. Jezabel urde una red de complicidades (ancianos, notables y un par de canallas) y provoca la ejecución de Nabot. Ajab, libre ya de todo escrúpulo, podrá por fin apoderarse de la viña.

También hallamos un poderoso influjo en el terreno de la amistad: mencionemos, por solo citar historias luminosas, la de Francisco y Clara de Asís o la de Teresa de Jesús y Juan de la Cruz. Apuntamos una algo más reciente: la Madre Magdalena de Jesús Sacramentado, pasionista, ejerció una influencia muy positiva sobre el P. Juan Arintero, dominico y director espiritual suyo; en cierto modo podemos decir que la dirigida se volvió directora, punto en que se manifiesta un rasgo admirable del “genio femenino”.
Hay otro aspecto en la historia de hoy: Herodías influye en la decisión de Herodes por tercero interpuesto: su propia hija. La madre ha sabido aguardar el momento y, entre bastidores, mueve los hilos de un drama que se consuma en la muerte del Bautista. El evangelista denuncia la red de complicidades que se dan en esta muerte y anticipa la que se tejerá en torno a la muerte de Jesús. La cuestión que se plantea es esta: ¿en qué sentido encauzas tu ascendiente sobre otras personas?, ¿en qué sentido ejerces tu influencia sobre los más cercanos a ti?

Vuestro amigo
Pablo Largo

Comentarios
LUZ DARY LUZ DARY
el 4/8/12
gracias por el comentario, no lo había pensado así
Me gusta 0
Gustavo Gustavo
el 4/8/12
Que triste lectura !!
Este pasaje me entristece muchísimo.
Un rey , un señor entre los señores cayendo por el abismo del asesinato,
Un señor como Herodes dejándose influenciar por una pasión absurda y no siendo capaz de demostrar su valentía y reconocer su error antes que matar a un inocente.
Son esas cosas que te revuelven el estómago y decis que realidad tremenda la de aquellos que defendiendo su postura matan a inocentes en las guerras, los que torturan.
A este mundo le da lo mismo todo.No hay respeto por los valores cristianos
Me gusta 0
Pablo H. Pablo H.
el 4/8/12
Muchas gracias por brindarnos luz con sus comentarios... Ojalá yo pueda ser luz para los que me rodean y pueda ser un testimonio vivo del evangelio de nuestro Señor Jesucristo.... La paz mi hermano..!
Me gusta 0
ruth diaz ruth diaz
el 4/8/12
la ignorancia espiritual y falta de sabiduria. don del espiritu santo,
nos hace cometer errores e injusticia. En el caso de herodes, su mujer y su hija salome,pues fue una gran injusticia y donde el mal se cuela para
causar muerte q es el pecado} .no debemos apartarnos de la oracion y dejar nuestro templo vacio, PARA QUE POR LA NOCHE Y EN LA OBSCURIDAD ENTEN LOS LADRONESY HURTEN LO TUYO. SALUDOS
Me gusta 0
Celita. Celita.
el 4/8/12
Gracias Hermano, por darnos los mensajes que nos alimenta el alma y el espíiritu, y que me hace crecer y conocer a mi Jesús, a mi Padre y a mi Madre María, muchas veces se actúa por el que dirán, a veces importa mucho los términos generales, pero es mucho más hermoso pedir disculpas y retractarse e incluso pedir perdón si la ocasion lo amerita. Eso quiere Jesús, No tomemos el ejemplo de Herodes por sus actos. que Dios lo bendiga.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.