Comentario al Evangelio del

Pablo Largo, cmf

Queridos amigos:

No, el reino de Dios, las cosas de Dios, no son cantidades despreciables. Ni son como materia desdeñable, bisutería, baratijas. Son lo más valioso. Ningún precio es demasiado alto para obtenerlas, hay que venderlo todo. Recordamos el proverbio: «Quien quiere comprar a Dios y se guarda el último céntimo, es un tonto, porque a Dios solo se le compra con el último céntimo».

A esto se lo llama “el principio del todo” (G. Lohfink) o la norma de la totalidad. Los santos lo han vivido. Basta espigar unos pocos ejemplos: «mi Dios y mi todo» (San Francisco de Asís, y lema de los franciscanos); «ámalo totalmente» (Clara de Asís); «tomad, Señor, y recibid toda mi libertad, mi memoria, mi entendimiento y toda mi voluntad, todo mi haber y poseer; vos me lo disteis, a vos, Señor, lo torno; todo es vuestro, disponed a toda vuestra voluntad; dadme vuestro amor y gracia, que esta me basta» (Ignacio de Loyola, cuya memoria celebrábamos ayer); «Ya toda me entregué y di / y de tal suerte he trocado / que mi Amado es para mí / y yo soy para mi amado» (Teresa de Ávila); «A Dios toda la gloria, al prójimo toda la alegría, a mí todos los sacrificios» (María Bertila Boscardin).

¿Estamos dispuestos a vivir la economía del todo? ¿Nos asusta ese principio?

Vuestro amigo
Pablo Largo

Comentarios

Deja tu mensaje:

Augusto
Augusto

el 1/8/12
El camino de nuestra conversìon esta en aceptar la voluntad de Dios como es y no como yo quiero acogiendo su infinita misericordia porque sabemos que Èl nos ama en cada instante de nuestra vida.
Me gusta 0
vilmam
vilmam

el 1/8/12
Antes me asustava pero gracia a esta pag. puedo entender muchas cosa, como x ejemplo no es q yo deje todo y me qde sin nada; es q lo q tengo {no lo q me sobre} lo comparta y ayude a los demas. Y esto es bien facil si tienes a DIOS EN TU CORAZON, y no estoy asustada x q tendo a DIOS y la VIRGEN con migo. AMEN
Me gusta 0
manuel
manuel

el 1/8/12
Sabias palabras y a la vez muy difícil camino que solo los elegidos podrán seguir. Sé, que yo no seré uno de ellos.

Que Dios nos bendiga a todos.
Me gusta 0
Gustavo
Gustavo

el 1/8/12
Hay que ser valiente en la entrega.Dejar familia, pertenencias, profesión, cambiar lo que soy si hace falta por la paz.
Para comprar la pureza abandono el placer,dejo las pretensiones del cuerpo ( el mayor enemigo)

Mi mayor tesoro es la pureza de corazón, y me doy cuenta que las mujeres buscan en el hombre un corazón puro, ellas descubren un valor inmenso en esta pureza, aún sin darse cuenta.
Los hombres somos más tontos, buscamos más el placer que no nos da nada a cambio, y este nos confunde tanto, que creemos ver un valor en él.
Por la pureza de corazón dejo todo, hago voto de castidad, voto de pobreza,y de obediencia a la palabra de Dios, sin ser cura.

Un saludo
Gustavo
Me gusta 0
ciomie
ciomie

el 5/9/12
dgxthuo pucha me ayudo pa acer los evangelos del colegio pe esos q manda el profe.=graciaz
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.