Comentario al Evangelio del

Alfredo Ruiz

¿Timidez o inhibición? ¿Respeto o indiferencia? ¿Prudencia o desinterés? O, dicho de otra manera: ¿por qué no “tocamos” la realidad? ¿Por qué no “entramos en contacto” con la gente?

En medio de la multitud, una mujer le toca el manto y queda curada. En medio del alboroto del duelo funerario, Jesús toca a la niña y le da la vida. En medio de nuestra vida ajetreada ¿cuántos “toques cariñosos”, cuantos “contactos que dan vida” realizamos al cabo del día?

También nosotros estamos acostumbrados a tocar, en entrar en contacto. Pero habitualmente lo hacemos con aquellas realidades que nos son agradables, conocidas. Nos cuesta más “tocar” a otros, a los que no son de nuestro círculo; y, sobre todo, nos cuesta mucho “dejarnos tocar” por ellos, por los pobres, por los que no nos van a aportar cariño o satisfacción inmediata con su abrazo.

Jesús entra en contacto con los excluidos de la sociedad, con los leprosos, con los abandonados. Nosotros mantenemos una “prudente distancia” con aquellas situaciones o personas que nos pueden alterar la vida, que nos pueden complicar la existencia. ¿Qué mejor forma de comunicar la vida que llevamos dentro que “entrar en contacto” con los que más necesitan un gesto de cariño, una palabra de vida, un abrazo de consuelo o de ánimo?

Que la inhibición, la indiferencia o el desinterés no nos impidan tocar la realidad, entrar en contacto con las personas. Daremos vida, como Jesús en este Evangelio. Y recibiremos vida, como la mujer enferma, porque en los necesitados también encontraremos la fuerza de la Gracia, si sabemos llegar hasta ella.

Comentarios

Deja tu mensaje:

pedro luis
pedro luis

el 9/7/12
Que realidad nos comenta quién reflexiona sobre el evangelio del dia de hoy. Cuántas veces miramos y no queremos ver, escuchamos y no queremos oir. Verdaderamente la vida de quién se manifieste y se reconozca cristiano, debe estar atento a estas situaciones y procurar que la miseria de la vida se transforme en un corazón generoso y al servicio del prójimo que es el inmediatamente que me sigue o está antes que yo.
Me gusta 0
Gustavo
Gustavo

el 9/7/12
Se nos va a dar, sin duda aquello que hace tiempo creemos que es nuestra cruz.
Aquello que creemos que es nuestra misión en la vida.
Entonces , como tenemos fe, nos jugamos por ello y asumimos las consecuencias.
Tener presente con mucha claridad cual es la misión que tenemos, siendo así debemos disponer todas las cosas para llegar a muestra meta y así tocar el manto de Jesús.
Me gusta 0
carme s
carme s

el 9/7/12
SEñor toca mi vida para darte las gracias aceptandola con amor sana mis limitaciones humanas y con mi egenplo allude a los mios primeramente .
Me gusta 0
Elvia Rosa B
Elvia Rosa B

el 11/7/12
Hermosos son los mensajes de las lecturas de hoy somos tan importantes para el señor que él es quien nos busca y con dulces y suaves palabras nos susurra en el oido las freces que nos llevan a enamorarnos con un amor tan grande que no habrá quien nos separe de él porque será tan fiel que con sus actitudes nos hará conscientes que lo más importante para todos es su amor ¡! Si el amor! Porque es la base de la fe.
Sin fe no podemos creer. Amar, seguir. Estos tres verbos que experimentaron los dos personajes del evangelio de hoy es lo más hermoso que podemos experimentar nosotros los seres humanos porque somos los únicos a los que Dios doto de estos dones, así pues hermanos digámosle al señor que por su fidelidad de su amor en las adversidades de este mundo l » ver comentario
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.