Comentario al Evangelio del

Rosa Ruiz, misionera Claretiana

 

Como decíamos ayer, Jesús nos deja una vez más desconcertados. Para Él no pareciera haber demasiadas normas inamovibles; más bien, todo está en función de Dios y su Reino… ¡todo! 

La pregunta que le hacen los escribas y fariseos en el Templo no se refiere a ningún asunto teológico ni escriturístico… no. Le preguntan por su autoridad, que en el fondo, es tanto como preguntarle de dónde viene esa libertad personal tan contundente y tan libre. Nadie tiene más autoridad que quien es libre. Alguien que actúa siguiendo las normas o los dictados de otros, difícilmente tendrá autoridad. Puede mandar, puede asustar, puede organizar…. Pero no tendrá autoridad personal.

Esta vez, Jesús no quiere contestarles (parece que se mantiene en la actitud de ayer con la higuera). Y sin embargo, me atrevo a dejar que sea el salmo de hoy quien nos de la respuesta.

Jesús, ¿con qué autoridad haces esto? ¿Quién te ha dado semejante autoridad? 

Y Jesús, lentamente, recitó el salmo 62:

Mi alma está sedienta de Dios, mi Señor y mi Padre. Por él madrugo, mi carne le ansía como tierra reseca, agostada, sin agua. Para mí, su gracia vale más que la vida, y mis labios le alaban continuamente, porque mi vida tiene sentido en bendecirle a Él, que me sacia como de enjundia y de manteca. De mi Padre y mi Dios, viene mi libertad y mi autoridad. De Él también mi sed.  

Y ante esto, nadie se atrevió a preguntar nada más. Algunos se fueron lentamente. Otros pidieron a Dios un poco más de esa sed y esa agua.

Yo también lo pido.

Vuestra hermana
Rosa Ruiz, misionera Claretiana 

Comentarios

Deja tu mensaje:

gustavo
gustavo

el 2/6/12
Es verdad Rosa, la libertad,que en este caso trae como consecuencia la muerte de Jesus en la cruz, por lo realizado con los mercaderes y por las respuestas que da a los jefes de los sacerdotes, entre otras cosas,hace a Jesús libre de decir lo que le piensa y siente, siendo contundente su autoridad, pero porque lo hace con un corazón totalmente puro, es como los niños.
Sus reacciones siempre van a ser acertadas, porque nacen de esta pureza y del resultado de sus ayunos, de sus rezos hacia los maestros de la ley.
Si vos rezas por los que te odian, cómo no vas a reaccionar del mejor modo cuando ellos están presentes?, ya que fuiste perfecto en justicia ante Dios.

Por eso Jesús dice que todo lo que pidan en oración lo han recibido y lo tendrán, pero esto no quita tener que asum » ver comentario
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.