Comentario al Evangelio del

Rosa Ruiz, misionera Claretiana

 

Ayer, junto al joven rico, nos preguntábamos por nuestra tendencia a ser héroes más que santos, nuestra buena voluntad de querer ir un poco más allá en el seguimiento de Cristo y nuestros temores y retrocesos cuando lo que Dios nos pide no coincide con lo que nosotros pensábamos dar.

«El que os llamó es santo; como él, sed también vosotros santos en toda vuestra conducta. Seréis santos, porque yo soy santo», nos dice hoy la primera lectura.  

¿Y cómo hacerlo? El autor de la carta nos da algunas pistas: 

No os amoldéis más a los deseos que teníais antes, en los días de vuestra ignorancia. 

¡Qué importante atender a nuestros deseos!, ¡qué importante orar con ellos y en ellos! Una parte de la tradición cristiana, distorsionada o mal entendida, nos ha hecho previsores y nos ha  puesto en guardia contra nuestros propios deseos, como si fuera una tierra extraña para Dios y su Reino. ¡Nada más lejos! ¡Sólo hay que releer el Evangelio y mirar a Jesús y escucharle… ¡Era un hombre de profundos deseos que sabía potenciar el deseo más hondo de aquel con quien hablaba!

¿Y tú qué quieres? ¿De verdad deseas seguirme y dar la vida por mí? Dices que lo has dejado todo para seguirme pero, ¿realmente lo has dejado todo?

Nuestra respuesta será la suma de nuestros deseos y la resta de nuestros miedos. Si no te quedas en números rojos ante esta sencilla suma y resta, seguirás a Cristo, seguirás dejándolo todo día a día, porque nunca está hecho de una vez para siempre.  

¡Necesitamos que nuestros deseos y sueños sean mayores que nuestros temores! Necesitamos creer que aquí y ahora, es Dios mismo quien multiplica nuestro deseo y nos lo devuelve multiplicado por cien. No dice el Evangelio de hoy que recibiremos más en la otra vida, sino en este tiempo, aquí y ahora.

Sólo un pequeño detalle: lo recibiremos con persecuciones… Cierto, pero ¿acaso no merece la pena?

 

Vuestra hermana Rosa Ruiz,
misionera Claretiana 

Comentarios
maricruz maricruz
el 29/5/12
Hermana Rosa gracias por compartir ese don que Dios le dio de explicar el evangelio. Que Dios la siga llenando de sabiduria y le de siempre el cien por uno.
Me gusta 0
Augusto Augusto
el 29/5/12
"Recibiremos más con persecuciones"
¡Que gran misterio la voluntad de Dios!
Recibir la santidad pasando por el crisol del Espíritu Santo, con y en Cristo Jesús, para gloria de nuestro Padre que está en el cielo.
Me gusta 0
gustavo gustavo
el 29/5/12
En este evangelio podemos ver en que reside la inteligencia de seguir a Jesús
Es egoista trabajar para sólo mantener el status familiar, dejar todo es trabajar para la gran comunidad.
Todo es una posesión , menos el ideal de ayudar a la comunidad
Nuestro cuerpo es una posesión, mi esposa , mis hijos, mis amigos, mis cosas.



Quién entiende este evangelio? no es duro?, pero es así.
Es lógico, ya que uno es para todos , no para unos pocos.

Un saludo, Gustavo
Me gusta 0
Evangelina Evangelina
el 29/5/12
¿De verdad lo dejamos todo? ¿Estamos desprendidos de todas las cosas? Nuestro corazón se apega a cualquier tonteria. Pidamos a Dios ese desprendimiento total y vivir como si no tuviéramos nada, dispuestos a compartir todo lo que tenemos con los más necesitados.
Me gusta 0
felias felias
el 29/5/12
Gracias, por ese compartir, muy beneficioso.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.