Comentario al Evangelio del

Luis Angel de las Heras

Queridos amigos y amigas:

Parece que la lectura de Hechos de hoy da un giro a las decisiones tomadas por los apóstoles. Sorprende que Pablo hiciera circuncidar a Timoteo. Al margen de la intencionalidad de este dato -considerado poco probable históricamente- que seguramente quiere subrayar la cercanía entre Pablo y la Iglesia de Jerusalén, cuando veíamos lo contrario, podemos pensar en la importancia de la flexibilidad. Que alguien que ha defendido una postura, tenga la capacidad de hacer una excepción, en una circunstancia justificada, y ponerse al lado de sus oponentes, es un gesto que puede crear comunión.

La comunión no es algo sencillo. Hay que saber ceder y ayudar a otros a que cedan también. Las posturas rígidas e inamovibles pueden mantenerse en ciertos momentos de confusión, pero no perpetuarse por encima de todo. Jesús no se pasó la vida echando a los mercaderes del templo o insultando dirigentes. Lo hizo, cuando tuvo que hacerlo. Pero Él no fue odiado por eso.

Jesús fue odiado -como lo seremos nosotros, tal y como Él predice- por transmitir un nuevo modo de comprender el mundo y la vida, desde un Dios que se va descubriendo: cercano, misericordioso, entregado, amable, amante. Un Dios que encontró en el ser humano una joya de incalculable valor. Una joya, que ni el propio ser humano es capaz de descubrir sin Él.

Jesús fue odiado porque demostró que el ser humano puede amar sin límites, aprendiendo a amar como el Padre ama al Hijo.

Jesús fue odiado porque enseñó que todas las personas -no sólo unas pocas elegidas- pueden aspirar a la plenitud de la vida humana y más allá, a la vida eterna.

Si hemos de ser odiados y perseguidos, que lo seamos porque entendemos y vivimos a Jesús, el Cristo Resucitado. Es decir, porque, a pesar de todo, Él vive en nosotros. Y, en definitiva, Él sigue siendo el perseguido. No nosotros.

Vuestro hermano,
Luis Ángel de las Heras, cmf

Comentarios

Deja tu mensaje:

Gustavo
Gustavo

el 12/5/12
La gente no es muy inteligente en general.es decir no es muy generosa con el prójimo y no sabe desprenderse materialmente de las cosas.
San Francisco de Asís fué inteligente ya que quiso conservar lo mínimo para vivir y dejar que la providencia divina actúe,si no le damos lugar no actúa.

Siempre estamos solos en el mundo, Cristo estuvo solo y cuando el objetivo es serio te aislan.
HAY QUE TRATAR QUE EL MUNDO NO NOS ODIE, hay que ganarse a la gente con astucia.
No es bueno que el mundo nos odie y Jesús nunca lo buscó.
Gustavo

Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.