Comentario al Evangelio del

Luis Angel de las Heras, cmf

Queridos amigos y amigas:

La alegría que nace de quien camina en verdad, está llamada a plenitud. Como sarmientos vivos, que recordábamos ayer, queremos permanecer en el amor de Dios, mostrado en Cristo Jesús.

Muchos cristianos llevamos una vida de mucha actividad. Además, el ritmo social de estos tiempos es acelerado, pretende abarcar mucho: muchas relaciones sociales, muchas reuniones sociales, muchos compromisos sociales, muchos aprendizajes sociales...

Estar de un lado para otro, de una actividad a otra, puede desorientarnos y nublar la experiencia de permanecer unidos a Cristo, de durar en su amor, de perseverar en nuestra comunión con Él, y, a través de Él, con nuestros hermanos. Por eso, en medio de unas cosas y otras, no podemos perder la perspectiva que nos nutre. Conviene que miremos y cuidemos, con frecuencia, las raíces que nos alimentan y dan vida, para que la savia del Resucitado fluya con todo su vigor hacia nuestras ramas, para que siempre tengan vida en abundancia.

La permanencia en Él -que el texto evangélico de hoy nos dice que es permanencia en su amor- se proyecta sobre la alegría de lo que somos –su alegría está en nosotros y así nuestra alegría llegará a plenitud-, y no de lo que hacemos, aunque no podamos dejar de hacer, y nuestras acciones también nos traigan contento, un tímido reflejo del júbilo final.


Vuestro hermano,
Luis Ángel de las Heras, cmf

Comentarios

Deja tu mensaje:

gustavo
gustavo

el 10/5/12
La alegría lleva sufrimiento, que contradicción no?
Pero no sufrir sin sentido, si no con inteligencia.
Por supuesto que el bienestar de la persona es importante, vivir bien, cómodo dentro de todo.
Pero cuando nos llegue la hora, estar entrenados para sufrir injusticias: llorar con los que lloran, ser tolerantes con los que toleran.
Si nadie asume ese rol, pues bien yo lo haré.
Seré valiente, pondré esfuerzo y trataré al que todos llaman explotador, usurero, mal amigo, como a mi hermano del alma.

¿No sentimos verdadera alegía cuando así actuamos?
Con cariño
Gustavo

Me gusta 0
vicente condori
vicente condori

el 10/5/12
Hay que permanecer fieles a Cristo donde quiera que estemos. No debemos de conformarnos con ser Cristianos a medias, que decimos Amar a Dios y no venimos a su encuentro en la Eucaristía, que decimos amar a nuestro prójimo y no damos ni siquiera un tiempo al que sufre, menos tocamos nuestro bolsillo para ayudar. Debemos amar a todos los hermanos sin distinción alguna tratándoles con respeto y cariño siempre
Me gusta 0
Amanda Fion
Amanda Fion

el 10/5/12
Muy linda y acertada reflexion, "Gracias".
Me gusta 0
Mayraisabel
Mayraisabel

el 10/5/12
Todo el comentario suena muy bien solo falto reafirmar que para permanecer en el amor de Dios debemos cumplir sus mandamientos y amarnos los unos a otros como El nos ama, solo asi llegara a nosotros la alegria en su plenitud.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.