Comentario al Evangelio del

Bonifacio Fernandez, cmf

Queridos amigos y amigas

La nueva forma de presencia del Mesías requiere una pedagogía. El resucitado es el mismo Jesús pero no es lo mismo. Jesús se presenta en la orilla del lago, pero nos discípulos no saben que es Jesús. Están en medio de la faena cotidiana de la pesca. La nueva forma de presencia no es invasora: invita a echar de nuevo las redes, prepara  la comida de pan y pescado, les invita a almorzar. Jesús reparte el pan y el pescado. Su presencia  se hace certeza en los discípulos, la sienten, la notan; el discípulo amado confiesa “es el Señor”. No cabe duda el Resucitado está con ellos.

Como comunidad nacida de la Pascua seguimos anunciado y proclamando la gran noticia: este es el día en que actúo el Señor; nos llena de gozo y de alegría. Su  amor es eterno, su misericordia es eterna. Resucitó a  Jesús de entre los muertos; su acción es la antítesis de las acciones de los jefes del pueblo. Ellos son los arquitectos que desecharon a la piedra angular. Dios lo ha constituido en ángulo y fundamento del edificio entero. Ha sido un milagro patente. Sólo el Dios resucitador puede hacerlo. Y la Iglesia se siente con el encargo de anunciar esto. Y con la valentía para hacerlo incluso frente a los adversarios. Se siente legitimada y capacitada para continuar la misión de Jesús: sigue curando a los enfermos que lo hacía Jesús en su historia. Y en su nombre.

¿Tenemos experiencia de la resurrección?

¿Necesitamos que alguien o algo no se nos muera para siempre?

Comentarios

Deja tu mensaje:

katiuska
katiuska

el 12/4/12
¡ES EL SEÑOR ¡ dice juan apedro, estan en el lago de tiberiales dedicados a el oficio de pescadores que habian dejado apartado por todos los acontecimientos que habian dejado atras, no lo reconocen porque se presenta como cual quier atra persona lo hubise hecho,tras una noche sin lograr nada casi deilusionados quieren abandonar,pero ese desconocido les dice que eche n las redes a la drecha ,y asi lo hacen, y pescan tal cantidad que niellos mismos lo pueden crer, poque la rede no se rompio a pesar que casu no la pueden arrastrar ,ala orilla les espera JESUS con el fuego encendido y unos peces sobre las brasas,y pan, invitandoles a comer. JESUS seacercatoma el pan y se lo da y lo mismo el pescado, repite el ritual de la multiplicacion de lo panes y los peces , que a su vez es el mismo de » ver comentario
Me gusta 0
MARTHA C.
MARTHA C.

el 13/4/12
El Señor vive entre nosotros y a veces no lo reconocemos.

Ayúdanos a reconocerte en los demás. Enséñanos tu rostro.

Quédate con nosotros. Tu presencia nos alegra y nos ayuda a ser mejores cada día..
Me gusta 0
gustavo
gustavo

el 13/4/12
Me encanta que me inviten a desayunar, que amable que fue Jesús con sus discípulos! Siempre pensando en ellos !
Jesús nos obliga al ejercicio de reconocerlo en cualquier persona que tenemos al lado.
Un abrazo
Gustavo
Me gusta 0
gustavo
gustavo

el 13/4/12
Es un ejercicio constante la vida.
Es un deporte en donde ganamos cuando buscamos el bien en todos los rincones del ser humano.
Jesús nos hace ejercitar como ninguno, esta carne que llevamos de nada sirve, si no vive en ella un corazón latiente.
Es importantísimo buscar lo bueno, ver lo bueno, acercarse a lo bueno, no nos quedemos con lo malo , los chusmeríos, lo tenso, lo egoista, porque si lo hacemos le estamos cediendo el lugar.
Me gusta 0
Anónimo
Anónimo

el 13/4/12
Felices Pascuas de Resurreccion ¡¡¡
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.