Comentario al Evangelio del jueves, 12 de abril de 2012

Enviar por email En PDF Imprimir
Bonifacio Fernandez, cmf

Queridos amigos y amigas

La novedad de la resurrección no cabe el en lenguaje corriente; no se puede ver con la mirada habitual y con la lógica de lo sensible. La resurrección de Jesús es un acontecimiento inédito, desborda hacia delante y hacia  la vida anterior del Mesías. Pero no es un milagro aislado; está dentro de la lógica de la Escritura: “resucitará de entre los muertos al tercer día”.

El resucitado no es un fantasma. Es el mismo Jesús crucificado; lleva las señales de cuerpo; “soy yo en persona”. Desde esa necesidad de afirmar la identidad entre el crucificado y el resucitado se explica la insistencia del evangelio de hoy en el carácter material del resucitado. Tiene manos y pies, se le puede tocar, come pez asado delante de ellos. Teniendo en cuenta el conjunto de los datos del NT, estas expresiones quieren decir simplemente que no es un fantasma, que es el mismo Jesús encarnado. No se pueden interpretar como afirmación directa sobre el carácter material, histórico y mortal del cuerpo resucitado de Jesús.

El discurso de Pedro nos trasmite el primitivo kérigma cristológico. El Dios de nuestros padres ha glorificado a su siervo Jesús. Son significativos los nombres que se dan a Jesús: justo, siervo, santo, pionero de la vida…La  glorificación por parte de Dios se contrapone a la acción destructora de los judíos al entregar y rechazar a Jesús. La segunda antítesis contrapone a Jesús y a Barrabás: los judíos renegaron de Jesús y pidieron el indulto de un asesino. La tercera antítesis: matasteis al autor de la vida, pero Dios lo resucitó de entre los muertos.

Lucas insiste en la continuidad de la historia de la salvación según la Escritura: somos los hijos de los profetas, los hijos de la alianza.

icono comentarios 6 comentarios

Si te ha gustado, compártelo:
Comentarios
Si la Resurrección no es accesible a la razón, si la Resu
rrección forma parte de otras dimensiones ¿ por qué
hablamos de ella ?.
¿ Hubo Resurrección? La fe determina este acto de cre
erlo o no. Nosotros heredamos una tradición que pode
mos o no aceptar. A mí me resulta desfasada, trasno -
chada. Los tiempos actuales necesitan una reinterpre-
tación. Jesucristo con una naturaleza distinta después
de resucitado " se comunica con los apóstoles de natu
raleza biológica terrenal " ¿ No será tan solo una alu -
cinación de los apóstoles ? ¿ tan solo experiencia de re
cuerdos?. Para mí la Resurrección no representa pro -
blema. Creo en ella sin que necesite demostraciones.
Intuyo que hay algo más que esta vida. A pesar de to-
do feliz humanidad que no piensa, qu » ver comentario
0
Ignacio Ignacio
el 12/4/12
Para mi en la primera lectura Pedro no le habla a los judios sino a nosotros, ahora y siempre. Nosotros rechazamos muchas veces al santo, al justo y matamos al autor de la vida. Sin embargo no nos lo dice para echárnoslo en cara, no nos denuncia ni nos juzga, solo nos hace ver nuestra pecado y hasta en cierta forma nos justifica (también Él lo abandonó en algún momento). Él nos insta a que reconozcamos nuestra falta, nos arrepintamos y nos convirtamos como único medio de redención.
En fin, nos presenta a un Dios que nos hace libres para rechazarlo, que no nos condena por ello y nos da la posibilidad de limpiar nuestras faltas solo (nada mas y nada menos) raconociendo y arrepintiendonos de nuestros pecados y conviertiéndonos.
0
FranSevilla FranSevilla
el 12/4/12
A Jesús lo habían maltratado tanto que al resucitar estaba irreconocible.
Hay que preparase toda la vida para luego poder actuar y mantenernos para no decaer.
Leemos la lectura del día todos los días y traducimos sus enseñanzas
Nos levantamos temprano para logralo.
Aprovechamos el día para trabajar.
Tratamos de formar una comunidad donde todos nos ayudamos.
Nos inspiramos en lecturas que nos elevan el corazón.
Si hace falta ayunamos.
Hacemos en el tiempo libre tareas que sean manuales y se las dedicamos a Dios.
Nos acercamos a aquello que nos mueve el corazón.

Hacemos todo esto , para agradar a Dios y esperamos nos resucite en mejores personas.
Un abrazo
Gustavo.
0
gustavo gustavo
el 12/4/12
Dios nos invita, a que resucitemos también nosotros a una nueva vida, dejando todo lo que nos aparta de El Y agradarle siempre. Para ser nuevas personas y dar testimonio de El.
0
MARTHA C. MARTHA C.
el 12/4/12
El evangelista Lucas quiere afirmar que el resucitado es el mismo Jesús de Nazaret que anunció con autoridad la Buena Nueva del Reino; que no es un cadáver reanimado, sino que realmente es el mismo Señor, quien, gracias a la resurrección, se vinculó plenamente a la vida divina del Padre. Pero debido a que los judíos no creían insiste en que Jesús habla, camina y come. La resurrección no se puede comprobar en el espacio y en el tiempo; pero de que sucedió SÍ OCURRIÓ. Este acontecimiento es el centro de nuestra fe, tiene razón únicamente si es visto con los ojos de la fe tal como lo hicieron los discípulos quienes percibieron la presencia del señor convirtiéndose en verdaderos testigos de la resurrección.
0
vicente condori vicente condori
el 12/4/12
Que emotivo es el tiempo de la pascua, es una alegría para compartir, es un tiempo para disfrutar y meditar
0
alejandro alejandro
el 12/4/12
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.

Palabra diaria

Viernes, 28 de noviembre de 2014

FERIA
Lc 21,29-33. Cuando veáis que suceden estas cosas, sabed que está cerca el Reino de Dios.

Lecturas Comentario
Liturgia Calendario
GodGopssip
Ciudad Redonda en su email :

Últimos usuarios de Ciudad Redonda