Comentario al Evangelio del

Pedro Barranco

Terminamos esta semana en la antesala de lo que estaba previsto. Todo quedaba, en el fondo, tejido de forma tal que era imposible que no sucediera de otra forma. Jesús no tiene miedo a ir desgranando su realidad íntima, su verdad, aun cuando esto pueda costarle la vida.

El pasaje que se nos presenta está en interconexión con el que se nos ha propuesto en Ezequiel, pero mientras que en éste parece triunfante, en Jesús es un término cruento.

Nada sucede de forma gratuita, o ligado a una suerte caprichosa, y menos en la vida de Jesús. Hay una orientación querida y consentida por él. Y hay una obediencia a un plan de su Padre. Jesús sabe que Dios quiere al hombre hasta el grado máximo de la fidelidad y la cordialidad. Y sabe que no siempre el amor se comprende, o se asume, o no provoca reacciones adversas. Porque el amor, en Jesús, es combativo. Se enfrenta al origen del mal, a la opresión, a la injusticia, a la destrucción de la persona…y esto no deja indiferente a nadie. Y, menos aún, a las instituciones que fomentan  la muerte.

Hoy, miles de hombres y mujeres saben eso mismo. Por amor, por puro amor, se enfrentan a situaciones insostenibles. O han sido asesinados, torturados, humillados, apartados, por eso mismo. Tú puedes poner ejemplos, el martirologio cristiano está lleno de ellos. Y la vida cotidiana, también. Ahora mismo está sucediendo en muchos sitios. En el fondo, es mejor que muera uno, o unos pocos, que se caiga el entramado de injusticia que vivimos.

Todo esto lo vivirá Jesús en su carne, y como antelación. Todo esto lo podemos vivir en su pasión de forma solidaria. Y podemos también saber qué hay detrás de todo. La misericordia de Dios, su acercamiento al hombre para recuperarlo de la miseria, es nuestra propia vocación. Por eso no tememos a los que pueden matar el cuerpo.

Acompañemos al Hombre. Vivamos con Él la certeza de su verdad: el hombre ha sido creado para ser de Dios, para ser perfecto. Y hemos de tensar la historia, y el universo entero, para conseguirlo.

Comentarios

Deja tu mensaje:

Rosa B

Rosa B


el 30/3/12
Qué hermoso es saber que el señor nos promete consagrarnos A través de un `profeta que nos guiara para innovarnos a una vida digna de el
Me gusta 0
CARMEN S.

CARMEN S.


el 30/3/12
si alguien quiere sequirme que sepa que correra la misma suerte de cruz y Dresurrecion dice jesus
Me gusta 0
gustavo

gustavo


el 31/3/12
Lamentablemente tenemos una iglesia cobarde a la hora de decir la verdad.
Ojalá podamos erradicar este tremendo mal que aqueja a los religiosos actuales.
Dan vueltas y vueltas pero no dicen directamente la verdad por temor a perder fieles y por temor a las tensiones que sobrelleva.
Acá en Argentina nos sucedió en la época de la dictadura militar, pero en la actualidad se sigue dando.

Hacen un lindo análisis del evangelio pero te quedás vacío a la hora de llevar a la práctica las palabras de jesús.
Un ejemplo es quer regatean la castidad como un bien sólo para ellos y no para los casados, no exponen esto con claridad
Pido a Dios la máxima exigencia posible para mi vida, la valentía aunque tenga que morir, para siempre exponer , y vivir la verdad.
Dios en este aspecto e » ver comentario
Me gusta 0
MARTHA C.

MARTHA C.


el 31/3/12
El señor nos ayude a ser uno, y no estar divididos (Cristianos y no-Cristianos) si creemos y seguimos a Jesús que murío para unir todo lo que está disperso.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.