Comentario al Evangelio del

Pedro Barranco

El texto de Juan es muy severo. El enfrentamiento se va recrudeciendo porque los judíos (en realidad los dirigentes judíos, quiere decir Juan) no son capaces de reconocer a Jesús, ni verlo como un enviado del Padre.

Hay dos cosas que me llaman la atención en el texto:

“La verdad os hará libres”. Es una frase que sirve para una vida entera. La verdad como aquello que nos propicia vivir en autenticidad, o como la que transparenta nuestra esencia. Somos libres, sí, pero a través de un arduo proceso de búsqueda. Somos libres, pero como fin de una carrera, en la que nos vamos buscando por dentro de nosotros mismos, a ver si nos hallamos auténticos. Somos libres no como premisa, sino como conclusión. La búsqueda de la verdad como una auténtica pasión, como la carta que nos dará el triunfo. Cuando hay tanta mentira, tanta imagen que empaña la verdad, tanta propaganda que oculta, tanta mentira piadosa…la verdad como bandera.

“…si Dios fuera de verdad vuestro Padre”. La paternidad divina. Qué hermoso atributo dejó Dios de sí mismo. No es un invento, una energía. No es un descubrimiento filosófico frío, no es un Dios sentado en un trono distante. Dios es el Padre. Se conmueve, se inclina, se preocupa. Cambia. Esto no podía entrar en la filosofía de la época, por eso era un escándalo. Pero el Dios de Jesús quiere seguir paseando con el hombre, quiere acercarlo a Él. No con una voluntad malévola, o con el interés de condenarlo. Jesús es la expresión de este cariño y esta ternura.

Pero los judíos no entendían nada. Estaban anclados en sus verdades. Cerrados en sus conceptos. Bien podría pasarnos a nosotros. Bien podría sucedernos que anduviéramos despistados, sin reconocer a Dios como Padre, y a los hombres como hermanos. Bien podría pasar que Jesús no fuera para nosotros un rostro claro de Dios, y no anduviéramos tras sus pasos. Por eso este texto. Para que, de forma cruda, caigamos en la cuenta. No vaya a ser que digamos que ya estamos salvados por el hecho de pertenecer a un grupo. Nada de eso. La auténtica conversión pasa por reconocer  Jesús como verdad, eso nos hará libres

Comentarios
gustavo gustavo
el 28/3/12
Gracias Pedro
Que dura es la verdad !! nos damos cuenta la tremenda entrega que La verdad nos pide cuando tanta gente sufre y nos quedamos de brazos cruzados sin preocuparnos.
La verdad es estar constantemente atentos a la intervención de Dios a través de la gente que nos rodea, es jugarnos en cada prueba que se nos presenta.
La verdad es tremendamente dura porque nos pide el máximo de nosotros y lo peor es que no afloja en este sentido.
Por eso no nos queda otra que cobijarnos en los brazos de Papá ( que es la otra cara de la verdad), para que nos ayude en este camino.
Un saludo
Gustavo
Me gusta 0
Dario Gonzalez Dario Gonzalez
el 28/3/12
El evangelio de hoy es una invitacion a reflexionar en relacion ala vida que llevamos, inmersa en las cosas de este mundo, cosas efimeras que nos alejan del rostro del señor.
Me gusta 0
Dario Gonzalez Dario Gonzalez
el 28/3/12
El evangelio de hoy es una invitacion a reflexionar en relacion ala vida que llevamos, inmersa en las cosas de este mundo, cosas efimeras que nos alejan del rostro del señor.
Me gusta 0
Jose del Carmen Jose del Carmen
el 28/3/12
muchas flores de amor...
bendiciones PB
JC
Me gusta 0
MARTHA C. MARTHA C.
el 28/3/12
Dejémonos amar por nuestro PADRE misericordioso , que nos invita a la reconciliaciòn, para no ser mas esclavos del pecado y ser libres , reconiciéndolo como nuestro único Señor y salvador.
Me gusta 0
vicente condori vicente condori
el 28/3/12
Siempre decimos que queremos ser libres para decidir nuestra vida, para vivir como nos plazca, para hacer lo que nos gusta, para... para... Pero no nos damos cuenta que a veces nos convertimos en esclavos del engaño, la mentira, la corrupción, de nuestros deseos, de la lujuria, del dinero,... La verdadera libertad nos hace libres y la verdad sólo viene de Dios, es Jesús. La única atadura que deberíamos tener es la que nos une a él. ¿Cómo mantenerse libres frente a los poderosos de este mundo? pues sólo manteniendo nuestra confianza en nuestro Señor que salva y eleva a los oprimidos, tal como los jóvenes Sidrac, Misac y Abdénago. !SÓLO CRISTO NOS HACE LIBRES!
Me gusta 0
Ángel Ángel
el 28/3/12
Filiación divina y libertad, ante tantos cantamañanas, ante tantos agoreros, ante tantos y tantos... los cristianos tenemos en nuestro adn espiritual la libertad ante las ataduras de espíritu, la filiación divina para darnos seguridad que no proviene de nosotros mismos sino del mismo Dios uno y trino.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.