Comentario al Evangelio del

Pedro Belderrain, cmf

La escena pone los pelos de punta. La abuela, ciega desde hace casi medio siglo, se dirige a sus nietos: “Daría mi vida para que vierais lo que yo veo”. ¡Pero si la abuela no ve!

Con todo respeto al drama de la ceguera, ¡qué grave es también no ver con los ojos del alma! Poder reconocer al Padre y no hacerlo; vivir en el terror, en el pánico, sintiéndose amenazado por todos sin descubrir hermanos en los que te rodean; pensar que la vida es tener, tener y tener; mandar, mandar y mandar; gozar, gozar y gozar… y convertirla en un infierno antes de tiempo. ¿De qué nos vale ganar el mundo entero si al final perdemos la vida?

Que no se nos escapen unas palabrillas que pueden perderse en la primera lectura de hoy: “guárdate muy bien de olvidar los sucesos que vieron tus ojos”. ¿Quién tiene a su Padre tan cerca y tan pendiente? ¿Quién nos ha regalado una tierra que no hemos sudado, ciudades que no hemos construido, viñedos y olivares que no hemos plantado? (Jos 24, 13). ¿Cuánto valen la amistad, la salud, el afecto, la paz, el perdón, la gratuidad, la sonrisa? Dios ha dejado muy claro que no quiere abolir sino dar plenitud. Para que todos tengamos vida y la tengamos en abundancia.

Comentarios
FERNANDO CERERO FERNANDO CERERO
el 14/3/12
La verdad esta vez a esta reflexión no le entendí la relación con el Evangelio.
Me gusta 0
MAARTHA C. MAARTHA C.
el 14/3/12
A veces somos ciegos a todo aquello que el Señor nos ha dado. No queremos ver ni oir, pues nuestros afanes nos apartan de todo lo que Dios nos da y nos enseña en su palabra.

Que el Espíritu de Dios abra nuestros ojos, nuestro entendimiento, nuestra mente y nuestro corazón, destrabe nuestra lengua y abra nuestros oídos para comprender cada dìa lo que nos dice en su Palabra y nos de la valentía de ser mensajeros y verdaderos discipulos suyos para con nuestros hermanos en Cristo Jesús.
Me gusta 0
Jose del Carmen Jose del Carmen
el 14/3/12
Apocalipsis 21:7-8. Esta será la herencia del vencedor: yo seré Dios para él, y él será hijo para mí.
8. Pero los cobardes, los incrédulos, los abominables, los asesinos, los impuros, los hechiceros, los idólatras y todos los embusteros tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre: que es la muerte segunda.
Cuando se oye de propia voz del MAESTRO, Rey de REYES, EL REDENTOR, el MESIAS, EL HIJO DE DIOS, que dice de propia VOZ lo escrito en Mateo: “Os aseguro que antes pasarán el cielo y la tierra que deje de cumplirse hasta la última letra o tilde de la Ley”, seguro lleva en ello uno sea de donde sea de la creencia que sea un instante casi perpetuo de reflexión. Entre ellas de se desprende el AMOR, del que cada uno espera, pide, anhela día a día en el medio que » ver comentario
Me gusta 0
Ángel Ángel
el 14/3/12
Cumplir la ley del amor, ama a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo, si alguna vez en nuestra vida, cuantas veces, lo hace el cristiano nos estamos olvidando de Jesús , de sus palabras, pongamos el alma en la ley del amor y tendremos cumplido todo lo demás.
Me gusta 0
Javier, PICMA Javier, PICMA
el 15/3/12
En tiempo de cuaresma el señor nos habla de varias maneras hoy nos dice que tengamos fe en el señor nuestro DIOS la fe mueve montañas los cristianos con nuestra fe movemos montañas.“Jesús hace esto al unificar todos los mandamientos en el amor a Dios y a los hermanos, y radicalizar las leyes sometiéndolas a las exigencias del amor”
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.