Comentario al Evangelio del

Pedro Belderrain, cmf

Se nos olvida a menudo: lo que procede no es que tengamos una idea de Dios y tratemos de ver en qué medida Jesús y su palabra se ajustan a ella. No, ¡a Dios le hemos conocido en Jesús! Por eso toda experiencia de discipulado, de aceptación del Evangelio, supone ir renunciando a  ideas previas sobre Dios, el ser humano, la vida, e ir acogiendo lo que Jesús vive, enseña, representa y propone. El rey de la parábola perdona toda la deuda; Jesús invita a perdonar setenta veces siete. Pero, ¿no será mejor dosificar el perdón no vaya a ser que los pecadores se acostumbren a ese perdón barato?, ¿no convendrá ser menos drástico e ir poco a poco?

La misericordia se ríe del juicio, dice la carta de Santiago. Es un misterio, pero el Justo es sobre todo Misericordioso. No hay que comprarle a base de méritos o conquistas; hay que responder a su amor. No hay que enseñarle a ser Dios; hay que aceptar su libérrima voluntad. Ya no hacen falta ni príncipes ni profetas ni jefes, ni holocaustos ni sacrificios. Él sabe de sobra qué desea hacer y cómo. Y, como recordaban las lecturas de hace dos domingos, el que no se reservó ni a su propio Hijo, ¿no nos dará todo con él? (Rm 8, 32).

Acojamos la Palabra, demos gracias, y volvamos a la vida: nos han perdonado mucho; no podemos estrangular a quien sólo nos debe cien denarios.

Comentarios

Deja tu mensaje:

MARTHA C.
MARTHA C.

el 13/3/12
Sigamos el ejemplo de JESÚS: AMAR Y PERDONAR a nuestros hermanos de todo corazòn, como El nos ama y nos perdona.
Me gusta 0
milenis
milenis

el 13/3/12
nosotros en nuestras vidas nunca nos vemos nuestras faltas cometidas contra nuestros hermanos nos convertimos en jueces sin mirarnos interiormente que somos nada ante la misericordia de dios pedimos perdon y somos incapases de perdonar
Me gusta 0
gustavo
gustavo

el 13/3/12
El perdón está muy presente en la enseñanza de Jesús, (en el padre nuestro, el hijo pródigo, clavado en la cruz "perdonalos porque no saben lo que hacen", etc). El perdón es la otra cara de la hermandad, hermandad y perdón son las dos caras de lo mismo. Mi hermano al que perdono, merece perdón, porque es mi forma de ayudarlo a encontrar caminos de bondad, si lo perdono la vida le muestra una cara dulce y esto lo ayuda a transformarse.
Un abrazo Gustavo
Me gusta 0
Ángel
Ángel

el 13/3/12
Perdonar siempre, tener el corazón abierto al hermano, tener compasión por el que nos ofende, tener los ojos fijos en Dios pidiendo perdón al hermano, se habla de estar para recibir y para dar perdón, con la ayuda de Dios para realizar lo uno y lo otro, creo que es una de las bases del ser cristiano el perdón.
Me gusta 0
maribel
maribel

el 16/5/12
dios nos ama y no devemos olvidar ama a tus enemigos mas q ati mismo para q no tengas ningun rencor en tu vida nueva
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.