Comentario al Evangelio del

Carlos Latorre, cmf

¿Qué nos puede decir hoy a nosotros esta parábola de la viña? Esta dura parábola nació como expresión del agudo conflicto al que había llegado Jesús con los dirigentes de su pueblo. Es como si Jesús viera cercana su muerte hacia la cual lo llevaba la violencia que se apoderó del corazón de los dirigentes de su pueblo. La oferta de Jesús de una sociedad fraterna, solidaria, igualitaria chocaba con los intereses del sistema.

¿Qué ha sucedido? Los líderes de Israel no han cultivado la viña, preparándola para el Mesías. Se han apropiado del pueblo y deciden la muerte de Jesús porque les arrebata el control sobre la gente sencilla. El heredero es asesinado fuera de la viña, como Jesús a las afueras de Jerusalén.

Esta parábola tiene una gran importancia en el conjunto del evangelio. Mateo ha subrayado  que al principio la buena noticia se dirige sólo a Israel, para comunicarle que ha llegado el momento de anunciar la salvación a todas las naciones. Pero como el pueblo de la Promesa rechaza esa invitación, Jesús congregará en torno a los doce Apóstoles un nuevo Israel que dé frutos mejores y anuncie a todos los pueblos la salvación.

Hasta aquí podríamos pensar que se trata de una situación que  nos desborda, que la parábola es para juzgar aquella época antigua y a sus dirigentes religiosos.

También hoy nos puede acechar la tentación del exclusivismo: la viña es mía.

La historia de José traicionado y vendido por sus hermanos nos hace abrir los ojos  de nuestra reflexión: ¿Qué significa para nosotros la palabra fraternidad?, ¿qué apertura tenemos hacia personas de distinta cultura? ¿También nosotros pensamos que los emigrantes que vienen a  nuestro país se apoderan de lo que nosotros necesitamos para vivir?

Amigo lector, amiga lectora, buscamos juntos la voluntad de Dios. A través de la Palabra Jesús ilumina  nuestra mente y llena nuestro corazón de su Espíritu para que seamos capaces de colaborar en la construcción de una sociedad diferente que prepare la llegada de su Reino.

Comentarios
gustavo gustavo
el 9/3/12
Este es otro buenísimo evangelio, ya que nos muestra la gran calidad humana de Dios.
La ingenuidad y la confianza en el enemigo me sorprenden. Intenta hasta las últimas consecuencias, hasta entregar a su hijo al sacrificio de la cruz, ofrece lo mejor que tiene, sabiendo que únicamente esto transformará de algún modo la realidad para bien.

Qué virtud tan hermosa la ingenuidad, la inocencia .Qué gran corazón tiene el que es capaz de actuar de este modo! Qué buena persona es Dios , que valiente, y que desafiante!

El desafío lo hace con total entrega de su inocencia incapaz de hacer el mal, es como un chico tratando de hacer el bien, si no fuera así , ¿cómo se entiende el sacrificio de la cruz?

Un abrazo, Gustavo
Me gusta 0
Jose Gregorio Jose Gregorio
el 9/3/12
Ciertamente, el Evangelio es más actual hoy que nunca. Vivimos en una sociedad llena por el egoismo y la violencia. Donde no se generan espacios suficientes para el diálogo y la fraternidad. Mi país Venezuela es uno de los que vive este drama!
Bendiciones! 100% Católico.
Me gusta 0
MARTHA C. MARTHA C.
el 9/3/12
Pidamos al Señor, nos ayude a amar la vida sin rechazar el sufrimiento cuando sea necesario -
Me gusta 0
Ángel Ángel
el 9/3/12
El mensaje del evangelio de hoy nos hace estar ilusionados con el adjetivo de "católica" que posee nuestra iglesia. El pueblo de Dios lo somos todos los creyentes en el Maestro Jesús, una sola condición puede impedir esto y es el creer que otros no pueden serlo. Alegrémonos de estar llamados a vivir un día en el seno del Dios eterno, ya prefigurado en la fe que poseemos, ni emigrantes, ni razones de nacimiento, ni color de la piel, ni... nadie ha de ser rechazado a creer en el Salvador.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.