Comentario al Evangelio del

Carlos Latorre, cmf

La oración penitencial comunitaria de Daniel en la primera lectura nos prepara para escuchar el texto del evangelio: “Sed compasivos, como también vuestro Padre es compasivo”.  Pero, ¿quién se siente preparado para actuar como Dios actúa?

Y a continuación nos da como una especie de vocabulario básico para vivir en cristiano, algo así como las frases fundamentales para entenderte con la gente cuando viajas a un país extranjero: “No juzguéis, no condenéis, perdonad, dad…Dios os medirá con la misma medida con que vosotros midáis a los demás.”

Sólo quien tiene el corazón abierto a Dios y ha experimentado la compasión y el perdón en su vida, es capaz de actuar guiado por esos sentimientos.

Decíamos en el salmo de hoy: “Señor, no nos trates como merecen nuestros pecados…, que tu compasión nos alcance pronto pues estamos agotados.”

En el Reino que Jesús inaugura, hay que ignorar las barreras creadas por afinidades y simpatías naturales. Se trata de adoptar el comportamiento misericordioso de Dios, para recrear una humanidad nueva. El amor del discípulo de Jesús siempre es entendido en el Nuevo Testamento no como un sentimiento, sino como una acción y una tarea, y debe alcanzar incluso a aquellos que no lo merecen: los enemigos, los que te odian, los que te golpean, los que te roban.

La Beata Teresa de Calcuta siguió practicando el amor total y desinteresado al prójimo más pobre y abandonado a pesar de la oscuridad y desolación interior en que vivía. Así lo revelan sus cartas íntimas. Nadie  podía imaginar que esta mujer tan entregada a las obras de caridad más heroicas, viviera en una profunda noche espiritual: no sentía la cercanía de Dios, pero nunca renunció a la compasión. Esa es su grandeza espiritual y lo que la convierte en ejemplo permanente para nosotros. Su amor a los pobres era fruto de una fe pura y desnuda en Jesús, cuya palabra no se cansaba de escuchar. ¿Con el corazón rebosante de alegría quien no es capaz de algún heroísmo?

Comentarios

Deja tu mensaje:

MARTHA C.

MARTHA C.


el 5/3/12

Hermanos: Seamos misericordiosos como nuestro Padre del cielo es misericordioso con nosotros, no juzguemos y no seremos juzgados, perdonemos y seremos perdonados.

El señor nos ayude.
Me gusta 0
gustavo

gustavo


el 5/3/12
Que es ser generoso? es comprometerse y cumplir la PROMESA.Si digo ayudo, cumplirlo.Acá en Argentina lo que falta es eso, ser consecuente con las promesas y los proyectos.La palabra dada es una de las responsabilidades mayores.
Me gusta 0
gustavo

gustavo


el 5/3/12
Hacer el bien en Argentina es un entrenamiento arduo, porque no es un pueblo que se muere de hambre, si no que el trabajo hay que hacerlo desde la perspectiva de ayudar a tomar conciencia de lo religioso como fundamento de la persona.
GENEROSIDAD nos pide en este evangelio ( tremendo por cierto) Dios para dar, perdonar, juzgar y para ser compasivos.No le gusta a Dios que midamos lo que no se mide.
un abrazo gustavo.
Me gusta 0
miguel

miguel


el 5/3/12
muy buena lectura: la gente sencilla no tiene tanta complicacion para comprender y practicar; sin embargo, no se los hay que exigir a nuestros prelados o los llamados superiores; ellos mandan, exigen, pero pa hacer, dificil. oremos por nuestros pastores. saludos desde peru
Me gusta 0
vicente condoti

vicente condoti


el 5/3/12
En el evangelio se toca el tema de la compasión, de la mansedumbre y de la generosidad como valores importantes en el seguimiento de Jesús. El punto de referencia es Dios Padre. La compasión significa asumir la dura realidad del otro para comprender su situación y ayudarle a salir de ella. La compasión está íntimamente relacionada con la solidaridad fraterna, que debe caracterizar a los cristianos. Juzgar y condenar es una tendencia de todos los seres humanos; Jesús propone el perdón como actitud alternativa, y la generosidad, que derrumba todo egoísmo acaparador y que tanto seduce a los seres humanos. Sigamos a Jesús.
Me gusta 0
Ángel

Ángel


el 5/3/12
El buen Dios nos invita en esta Cuaresma a medirnos como el nos mide , con el metro del amor, cuanto hemos de profundizar en como Jesús nos invita a actuar según el modelo al que estamos hechos, si Él es pura santidad nosotros hemos de trabajar por profundizar en nuestro acercamiento espiritual y vivencial con el Maestro.
Me gusta 0
katiuska

katiuska


el 5/3/12
skeñor nos me trates como merrecen nuestros pecados pues TU eres compasivo yte olvidas de nuestras faltas y pecados pero quieres que nosotros hagamos lo mismo que perdonemos de corazon ,que no juzgemosan nadie para que EL no nos juzge dad aotros lo que podais porque con la medida que midais sereis medidos . ser compasivo es el mejor sintoma de ser hijos de DIOS la compasion se muestra con actitudes,no juzgar, no condenar,perdonar ,y dar generosamente. si hiceramos esto en la medida que podemos la sociedad seria distinta y habria mas amor entre todos.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.