Comentario al Evangelio del

Manuel Tamargo, cmf

¿Es más difícil amar o saludar? En principio, saludar. Claro, porque amar es suficientemente abstracto como para que yo pueda decir que amo a todo el mundo (e incluso lo diga convencido) y me quede tan tranquilo. Pero cuando tengo que se amable y “saludar” (no “echar un saludo” para cumplir) a todos aquellos que se cruzan en mi vida, la cosa se complica.

El saludo es una de las manifestaciones más sencillas de eso que llamamos amar incluso a los enemigos, y no siempre nos sale espontánemente. Las cosas se complican si pretendemos ir más allá, profundizar el trato o la relación. En efecto, sabiendo que a veces ya nos cuesta saludar cordialmente a algunas personas, ¡qué será amarlas con amor evangélico! Si pensamos en cuáles deberían ser las manifestaciones concretas de ese amor, entonces sí que es mucho más difícil amar que saludar. Pero, de momento, lo inmediato es el saludo. No estaría mal que empezáramos por ahí.

¿Es más difícil amar a los amigos o a los enemigos? En principio, a los amigos.
En ciertas ocasiones, amar a los amigos no es nada fácil. Porque son los que trato a diario; porque son los que me piden (y me dan) cosas, los que ocupan mi tiempo y mi energía. Y no siempre estoy “a partir un piñón” con ellos. Con aquellos que trato a frecuentemente es con quienes tengo enfrentamientos; siguen siendo mis amigos, claro, pero de vez en cuando esa relación de amistad requiere que renuncie a algunos de mis planteamientos, que pida perdón, que acepte criterios de otros…

A los enemigos (o a los rivales, o como los denomine) con no verlos... Si no me los encuentro no necesito contrastar o manifestar mi supuesto amor por ellos.

La conclusión es sencilla: empecemos por los de casa. El amor a los enemigos, bien entendido, es imposible de alcanzar si no soy capaz de saludar, siempre y cordialmente, a los amigos.

Comentarios
espartel espartel
el 28/2/12
¡ GRACIAS ! por sus comentarios a la Palabra diaria.
Nos están sirviendo a varias religiosas para su meditación.
Un saludo,
espartel
Me gusta 0
Ignacio Ignacio
el 3/3/12
A vueltas con el amor.
Tengo unos vecinos que me molestan bastante con sus
ruidos y con los ladridos de un perro. He procurado lle-
var a efecto el método del diálogo con ellos, pero no ha sido posible. Empleo el método de la denuncia ante
la policia local. Les amonestan pero siguen poco más o
menos. A pesar de que me considero cristiano no soy
capaz de aplicar el consejo de poner la otra mejilla cuando te han lastimado la otra.
El amor es imposible en este caso, pues no hay una re
lación afable y de convivencia. Y como este hay multi-
tud de casos diversos en que el amor es una utopia.
Ah, y amar al que os persigue me parece una proposi-
ción absurda.
Me gusta 0
gustavo gustavo
el 3/3/12

Otra vez nos encontramos con una de las claves que nos transforman, nos ayudan a crecer en forma perfecta. Rezar siempre por aquellos que nos hacen mal, es un ejercicio diario. Rezar y ayunar por ellos, pedir por ellos luego te ubica a vos en el mejor lugar de todos, en el lugar que nunca pensaste estar, es increible !
Este evangelio es extraordinario porque nos hace responsables de ayudar a los que nosotros consideramos insoportables o a los que nos hacen directamente el mal. Somos nosotros responsables de que ellos mejoren y al mismo tiempo al ayudarlos nos elevamos cada vez más !
Un abrazo, Gustavo
Me gusta 0
martha c martha c
el 3/3/12

Si Dios amó, porqué no hacerlo nosotros con los que nos caen mal? Sé que es difìcil pero por amor a El, que lo dio todo por nosotros hasta su propia vida, debemos esforzarnos y seguir su ejemplo.

Pidámosle al Señor nos ayude a amar y perdonar a nuestro prójimo y ver en cada uno de ellos El Rostro de Jesús.
Me gusta 0
Antonia Antonia
el 3/3/12
Excelente reflexion para llevar a cabo, gracias!
Me gusta 0
karmenfl karmenfl
el 3/3/12
Triste comentario el tuyo, Ignacio. Si sólo intentas amar cuando hay una relación afable, el esfuerzo es mínimo.
¿Te parece absurdo amar incluso al que te persigue? Yo no lo veo absurdo, para nada. No es fácil, eso desde luego, pero no tiene nada de absurdo si se conoce a fondo el mensaje de Jesús y el Reino del que nos habla.
Me gusta 0
omar monge omar monge
el 3/3/12
Si es posible perdonar,no digo que sea facil,es muy duro pero con la ayuda da Dios,todo se puede.Perdonar a los que nos ofenden nos hace pasar a otro nivel mas alto de espiritualidad,eso es estar mucho mas cerca de Dios.
Me gusta 0
Ángel Ángel
el 3/3/12
Cuando el Maestro nos da una regla práctica de qué es el amor nos dice: no hagas a otro lo que no quieras que te hagan a ti, es decir, mide a los demás con el mismo metro que quisieras ser medido. La Iglesia nos marca el camino con su llamada a seguir incondicionalmente al Maestro según el estado de cada uno, que se note en el amor que somos seguidores de un Maestro crucificado a todo lo legítimo en provecho de las almas.
Me gusta 0
Sylvia Sylvia
el 5/3/12
pues veras ...si solo amas a quien te ama que merito tiene acaso eso no hacian tambien los publicanos? Amar a quien te ama se llama corresponder,amar a quien no te ama..eso se llama amar.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.