Comentario al Evangelio del

Manuel Tamargo, cmf

Cuando uno se compra un portátil o una pantalla plana para el ordenador, le recomiendan comprobar que no hay ningún fallo en ella, que todos los puntos (“píxels”) funcionan correctamente. Para ello hay que poner la pantalla en negro por si se ve algún punto blanco, que sería el erróneo; de otra manera, a simple vista, es imposible detectar el fallo de un solo píxel.

Nuestra vida se puede ver como un entramado de relaciones que contribuyen a configurar lo que somos (como una pantalla, con multitud de puntos que configuran la imagen). Si alguno de esas relaciones (puntos) está mal, el resultado final no es bueno, la imagen no es buena, hay que arreglar la pantalla.

Y el culto, la ofrenda a Dios, el presentarle a Él lo que somos y lo que aspiramos a ser, es la ocasión en que se aprecian esos pequeños fallos de imagen. Acercarnos al altar es como poner la pantalla en negro: se ven a primera vista los puntos erróneos. Y entonces no podemos disimular, no podemos pretender que con algún píxel deteriorado, con alguna relación alterada, las cosas van bien. Y si en vez de uno son varios….

Este texto evangélico nos invita a poner de vez en cuando nuestra pantalla de relaciones en negro y detectar (si es que no lo sabemos ya de antemano) qué puntos no funcionan, qué relaciones humanas no son correctas, evangélicas, para arreglarlas mientras sea posible.

Y arreglarlas supone también que el otro repara al mismo tiempo el punto correspondiente en su propia pantalla. Aunque el pasaje de hoy parece referirse más bien a las actitudes de uno mismo, sabemos que no hay nada que hagamos o digamos que no tenga su repercusión en la comunidad, en el grupo, en el ambiente,… Y precisamente de cara al grupo tenemos la responsabilidad evangélica de ser creadores de armonía, de paz, y no de tensión o relaciones deterioradas.

Comentarios

Deja tu mensaje:

Roberto Quiroz
Roberto Quiroz

el 1/3/12
Buen comentario (sencillo sobre todo) que ayuda a mi comunidad que nos estamos iniciando
Me gusta 0
MARTHA C.
MARTHA C.

el 2/3/12
Pidamos al Señor nos de el valor de dar el primer paso para perdonar de corazón, a quienes nos han herido y ofendido
Me gusta 0
gustavo
gustavo

el 2/3/12
Hay que luchar contra el mal con todas las fuerzas, pero nunca enojarse con la persona que lo trae consigo.
Porqué le voy a tener bronca? , él solamente tiene la culpa de ser como es?, no es que soy responsable también de su forma de ser ( " el que está libre de culpa que tire la primer piedra")
No nos pone Dios a este hermano a mi lado por alguna razón?
Todo es trabajo, no seamos vagos y entendamos la verdad que hay en el equivocado.

Si no somos mejores que los que dicen tener la verdad, estamos en el horno (ja ja )
Este es un gran evangelio!! porque no enojarse y no tratar de renagado al hermano, nos enseña una de las verdades de la hermandad y nos muestra el rostro de Dios Padre, Gracias Padre por este evangelio !!
( esta es otra de las claves y de los sorprendentes adel » ver comentario
Me gusta 0
CARMEN
CARMEN

el 2/3/12
ESTE COMENTARIO NOS ENSEÑA A ENCONTRARNOS CON NOSOTROS MISMOS, A DARNOS CUENTA DE LOS FALLOS QUE HAY EN CADA UNO Y A PODER DESARROLLAR EN EL CAMBIO...
Me gusta 0
Ángel
Ángel

el 2/3/12
El buen Dios nos invita hoy a vivir en el presente, en gracia, no importa nuestro pasado ni el porvenir, con tal de que nos acerquemos a Él con actitud de conversión. Jesús nos habla de vivir un presente continuo en actitud humilde de encuentro con El, es también un canto a perdonar y a ser perdonado, a vivir con espíritu de conversión durante esta Cuaresma
Me gusta 0
la catolica
la catolica

el 2/3/12
comentario simple, pero llega a todos
Me gusta 0
MARIA JOSE
MARIA JOSE

el 3/3/12
EL VIERNES ASISTÍ A MISA, Y SIENTO DECIR QUE POR PRIMERA VEZ EN MI VIDA ME SENTÍ OFENDIDA, Y EL DOLOR INVADIO MI ESPIRITU. HAY QUE PERDONAR AL HERMANO ANTES DE ENTRAR AL TEMPLO DE DIOS, PERO QUE DEBO HACER CUANDO MI HERMANO NO MUESTRA AMOR NI RESPETO A SUS PADRES ANTE LA ENFERMEDAD, Y NO ES CAPAZ DE ARREPENTIRSE NI SIQUIERA ANTE LA MUERTE DE ELLOS. MI CONCIENCIA ESTÁ TRANQUILA, , Y HA TENIDO 19 AÑOS PARA CAMBIAR, PERO ESO ES ALGO QUE NO ESTÁ EN MI MANO. ¿DEBO POR ESO SENTIRME CULPABLE ?. ¿DEBO SENTIRME ALEJADO DE DIOS POR MIS PENSAMIENTOS?
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.