Comentario al Evangelio del

Manuel Tamargo, cmf

Pedir “cosas” a Dios puede ser peligroso, o al menos engañoso. Jesús nos dice que pidamos, pero no dice que nos darán justo lo que pidamos, sino “cosas buenas”. Y buenas a juicio de Dios, claro, no al nuestro.

Nos cuesta poco trabajo reconocer la grandeza de Dios como Aquel que es capaz de concedernos lo que necesitamos. Acudimos a Él para buscar algún “refuerzo” a nuestro esfuerzo humano, o para conseguir algo que no está a nuestro alcance. Él es el Todopoderoso, el único que puede ayudarnos.

Pero esa grandeza así reconocida, ese admitir que está más allá de todo lo terreno, de nuestras fuerzas y posibilidades, habrá que aplicarlo también para pensar que las “cosas buenas” a juicio de Dios no van a coincidir siempre con las “cosas buenas” según nuestro criterio humano. Y eso es lo difícil: aceptar que Dios siempre nos escucha cuando nos dirigimos a Él, pero no para concedernos todo lo que pedimos sin más, sino aquello que Él sabe que nos conviene. ¿No hacen eso los padres con sus hijos pequeños?

Por eso, el mensaje no es: “pedid para que os dé”. El mensaje del Evangelio de hoy es: “soy Padre, siempre estoy a la escucha, sólo quiero lo mejor para vosotros; poneos en actitud de contar conmigo, de recibir todo lo que estoy deseando daros, de aprovechar todas los puertas que os puedo abrir, de aprender cómo os trato para que tratéis así a los demás…”

Comentarios

Deja tu mensaje:

celeste

celeste


el 29/2/12
muybuen mensaje,el enfoque es fantastico
Me gusta 0
marlon

marlon


el 1/3/12
si nos da pistas para la reflexión
Me gusta 0
maría delgado

maría delgado


el 1/3/12
les felicito por las lecturas diarias acompañada del comentario del evangelio,Buenísimo !!!!!!!!!!!
Lo estoy compartiendo desde hace varios días.El Señor les bendiga y les siga animando en este apostolado.
BENDICIIONES.
Me gusta 0
nuevafuria

nuevafuria


el 1/3/12
Jesus es mi maestro y en el confio, todos tenemos un poco de Dios dentro de nosotros, tenemos que tener confianza y pensar en positivo, por que si Dios no quiere nada malo para nosotros, ¿por que debemos alimentar nuestra mente y nuestro corazon con pensamientos negativos?, dejemonos llevar por su amor. Asi las personas del mundo contribueiremos a que este mundo sea mas bello
Me gusta 0
Ignacio

Ignacio


el 1/3/12
Hay tanto dolor y sufrimiento en el mundo....
¿ Cuántas voces se habrán elevado al cielo pidiendo clemencia ? En la mayoría de los casos no se obtiene
respuesta. Dicen que Dios nos da lo que nos conviene.
Pero,¿ qué es lo que nos conviene ?
Dicen que la teodicea es la justificación del obrar de
Dios, pero a unos padres que tienen un hijo paralítico
esta razón es insuficiente, no les convence.
El dolor y el sufrimiento son la consecuencia de una
vida degenerada, pero... hay tantos inocentes sufrien-
do...
Cristo fue llevado al madero sin culpa. Otro más.
Me gusta 0
gustavo

gustavo


el 1/3/12
Mi vida es un pedido a Dios, mis actos son un pedido a Dios, todo lo que realizo está siempre pidiendo a Dios.Qué le estoy pidiendo? que me haga más puro, que me ayude a descubrir la idiosincracia de esta bendita Argentina para poder usar la herramienta justa y ayudarla a crecer, no nos podemos desviar ni un milímetro, no podemos pedir lo que no nos mejora.
Qué grande este evangelio!
Qué bondad la de Dios Padre que nos quiere tanto que nos pide que le pidamos justamente como Padre. Por supuesto que Dios obra en nosotros milagrosamente y lo que para nosotros es imposible de lograr El si lo puede realizar.
Por eso yo le pido la máxima pureza en mi persona
Le pido el máximo de fidelidad
Le pido la máxima entrega a la misión que me toca vivir, ( en mi caso a través de la músic » ver comentario
Me gusta 0
MARTHA C.

MARTHA C.


el 1/3/12

Todo lo que pidamos a Nuestro Padre El nos lo concederá si es su voluntad.

Dejemos que El Señor actúe en cada uno de nosotros según su voluntad. El nos dará lo que mas nos conviene, pues quiere lo mejor para nosotros.
Me gusta 0
Sally, R.D.

Sally, R.D.


el 1/3/12
Nuestras penas y dolores se nos hacen insoportables cuando queremos llevarlas sobre nuestros hombros con nuestras propias fuerzas; la ventaja de contar con Dios, de orar al Padre sobre nuestro sufrimiento, es que al terminar de orar, el problema aun sigue hay, pero nosotros ya tenemos mas fuerzas para lidiar con el;
Recuerdo siempre el testimonio de una hermana que quedo postrada en cama por su enfermedad, la gente la visitba y ella les comentaba que el dia no le alcanzaba, para todo lo que tenia que hacer.. " tengo que orar por tanta gente.." decia con una sonrisa;
Me conmovio hasta las lagrimas el testimonio de unos padres que tuvieron un hija hermosa, la cual desarrollo esquizofrenia a muy temprana edad, la vida de toda la familia se vio patas arriba, hasta el punto en que debieron » ver comentario
Me gusta 0
vicente condori

vicente condori


el 1/3/12
Ester ha sido reina, y se la recuerda por su triunfo frente a un rey que amenazaba al pueblo de Israel. Esta es la historia. Pero no nos quedemos con el dato. La oración de Ester nos muestra una total entrega, dependencia y humildad ante Dios. Lo espera todo, lo pone todo en sus manos. Una reina que reconoce que Dios está por encima de ella y de todos. Una reina que no se siente "diosa".

Me gusta 0
jorge luis

jorge luis


el 1/3/12
en primer lugar felicitaciones por mejorar su página .lo que nos cuesta entender es que Dios es un padre que nos ama y como tal quiere nuestra felicidad,y nos da pensando en eso.
Me gusta 0
felias

felias


el 1/3/12
Gracias Manuel, por el enfoque que le das a la lectura, alimenta nuestro entendimiento.
bendiciones,
Me gusta 0
Alejandro

Alejandro


el 1/3/12
"Jesús nos dice que pidamos, pero no dice que nos darán justo lo que pidamos, sino “cosas buenas”. Y buenas a juicio de Dios, claro, no al nuestro". Muy clarito, gracias !!!
Me gusta 0
lidia baron

lidia baron


el 1/3/12
Me aclaro su reflexion a centrado mi memte EN ESO MISMO ESTABA PENSANDO PERO NO ESTABA SEGURA...muchas gracias
Me gusta 0
P. Germán

P. Germán


el 2/3/12
Felicidades por este apostolado. La reflexión del Evangelio se me hace muy adecuado, porque está muy bien adecuado a nuestra realidad. Pedir pero lo que Dios sabe lo que nos conviene. No lo que nosotros queremos a fuerzas. Por eso existen tantos resentidos con Dios. Siempre pedir con humildad: "Señor, danos lo que tu consideres que nos conviene".
Me gusta 0
Jacky Former

Jacky Former


el 2/3/12
Que bella provocación son tus palabras Ignacio! Cargadas de autenticidad, de sencillez, y toda una expresión de grandiosa pequeñez.
Ahí queda tu pregunta. ¿por qué tanto mal?, ¿qué papel damos ahí a Dios? Las palabras dulzonas no sirven como respuesta cuando el dolor y el sufrimiento están en el aire que se respira, por muy agradables que suenen a los oídos. ¿No estaremos pidiendo a Dios que resuelva milagrosamente lo que es tarea nuestra resolver? ¿No estaremos esperando que “venga a nosotros su Reino” sin hacer nada para que suceda? Y ¿qué hacer cuando nada se puede hacer? ¿hemos de seguir esperando un desenlace milagroso? Yo no lo creo.
“El que pide recibe y el que busca encuentra”, y creo que es verdad, lo creo y lo atestiguo; pero cuando el ser humano está » ver comentario
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.