Comentario al Evangelio del

Carlos Sánchez Miranda, cmf.

Hola, amigos y amigas:

El texto evangélico de hoy nos sumerge de lleno en el corazón de la cuaresma como preparación para la pascua. Jesús anuncia a sus discípulos el inminente desenlace de su vida, les dice que sufrirá mucho, que será rechazado, que lo matarán y que resucitará al tercer día. Es impresionante imaginarse lo que estas palabras pudieron provocar en el corazón de los discípulos, pero, en realidad, Jesús nos les dice nada nuevo, todo esto es la consecuencia lógica del estilo de vida que ya llevaba desde que lo conocieron. Jesús podría haber elegido un camino mesiánico más glorioso y menos sacrificado, pero es alguien que tiene muy claras sus opciones fundamentales y quiere que sus discípulos también las tengan así de claras. Él no ha venido al mundo a pasarla bien, sino a cumplir la misión que su Padre le ha encargado, sabe que el sufrimiento, el rechazo y la condena a muerte son parte de la vida cuando no uno no se acomoda a los criterios de este mundo y busca vivir la novedad del Reino.

La vida del discípulo de Jesús no puede ser diferente a la del Maestro: “el que quiera venir detrás de mí debe renunciar a sí mismo, cargar su cruz de cada día y seguirme”. La primera tarea del discípulo de Jesús es descentrarse de sí mismo. Esto no es fácil, mucho más cuando la sociedad en la que vivimos nos encamina a vivir centrados en nosotros mismos, en nuestros intereses y en nuestro bienestar por encima de todo. Es verdad, que el discípulo de Jesús no es un masoquista que busca el sufrimiento y que quiere pasarla mal para fastidiar la vida del resto. El discípulo de Jesús es alguien que hace suyo el centro existencial de su Señor: el amor del Padre y la seducción de su Reino. Sólo desde esta fuerza amorosa uno es capaz de ir contra la corriente cultural y plantar cara a la seducción de una vida cómoda e individualista. A esto nos invita este tiempo de cuaresma, de conversión.

La pregunta ¿de qué le vale al hombre ganar el mundo entero, si al final se pierde a sí mismo? ha sido el detonante que ha despertado a muchos cristianos a lo largo de la historia; son muchos los que se han convertido a partir de la lectura o la escucha de este texto. Dejemos que la fuerza de la Palabra nos impacte, que nos vuelva a despertar, que nos haga caer en la cuenta de cuál es nuestro centro vital y nos haga superar el miedo que tenemos al sufrimiento y al rechazo. ¿Qué quieres ganar o perder en este tiempo de cuaresma?

Un saludo fraterno
Carlos Sánchez Miranda, cmf.

Comentarios

Deja tu mensaje:

Ignacio
Ignacio

el 23/2/12
Hermano Carlos: Tu comentario es, al menos, discutible
Hemos venido al mundo a pasarlo bien y a pasarlo mal.
Desde que tengo uso de razón siempre he escuchado
esta cantinela en los púlpitos: hay que sufrir para ser merecedores del Reino de los Cielos.
Pero Dios nos presentó un planeta bello, lleno de ofer-
tas generosas, ¿ por qué no gozar de él ?. Ya sé que la
tentación instintiva es quedarnos en ese gozar exclusi-
vamente, como pensamos gozar eternamente en los -
brazos del Eterno.
Como dice el libro del Eclesiastes hay tiempo de nacer
y tiempo de morir, hay tiempo de reir y tiempo de llo -
rar. No tratemos de buscar el sufrimiento por el sufri -
miento, como muchos pretenden. Dios es alegre, muy
alegre. Pero hay otros a los que gustan mucho los ci -
licios. Busque » ver comentario
Me gusta 0
hermana
hermana

el 23/2/12
Querido hermano carlos...
Un día decía un cristiano sobre cómo vivían otros su domingo por la mañana y decía que iban las familias y los amigos a Misa y después iban todos juntos a tomar el aperitivo con alegría y paz.
Otro ejemplo es el de una señora que quería ir de rodillas en Fátima en todo el tramo de la esplanada aquella para que la Virgen la ayudara.
Seguro llegaría esta señora con las rodillas ensangrentadas y aquellos terminarían su jornada de la mañana con mucha alegría y paz y tan contentos aunque tuvieran sus problemas también porque no hay nadie que no los tenga; aunque bien es verdad que hay problemas y problemas.
No se trata de ganar o de perder porque la vida la damos sin que tengan que quitárnosla y esta es la única forma de verlo...veo en esta lect » ver comentario
Me gusta 0
LUz Dart
LUz Dart

el 23/2/12
Gracias por tu mensaje, gracias por fortalcer mi caminar con tus palabras
Me gusta 0
gustavo
gustavo

el 23/2/12
Ignacio , hay que pasarla lo mejor posible, siempre alegre y despreocupado, pero hay momentos de prueba, muy difíciles y en estos momentos, (por experiencia personal) no queda otra que sufrir mediante el ayuno y rezar con el corazón.
Me gusta 0
MARTHA C.
MARTHA C.

el 23/2/12
Hermanos, apartémonos de todo aquello que nos aleja de Dios para ser personas nuevas en Cristo Jesús, y poder agradarle a El.
Me gusta 0
delvis de jesu
delvis de jesu

el 23/2/12
al igual que las lectura, esta bien claro de que le sirve a hombre ganar el mundo entero si se pierde su vida.
Me gusta 0
Sally, R.D.
Sally, R.D.

el 23/2/12
Hernamo Ignacio, " Tomar la cruz y seguir a Cristo" no significa en ningun modo vivir una vida de amargura y castigo. Significa no poner excusas furtivas para no seguir a Cristo, no esperar a que los hijos crezcan, a terminar la carrera, a tener mas dinero... seguir a Cristo AHORA con todo lo que tengo, con todo lo que soy, con mis fortalezas y con mis debilidades....
Ese es el despertar al que nos invita esta frase, no postergar nuestro camino junto al maestro, no esperar el momento PERFECTO, sino seguirlo ahora con todas mis imperfecciones y limitantes, asi Dios me quiere, asi me acepta...
Me gusta 0
felias
felias

el 23/2/12
Estimado Ignacio, el hermano Carlos y más aún Cristo, vino aqui para los necesitados, desamparados,enfermos etc es para ellos y a los que tengan oidos, de escuchar y poder entender a quienes les pide ese sacrificio. tambies es cierto que Dios creo toda esas maravillas que indica para disfrutarlas, pero ello es parte de un todo.
bendiciones,
Me gusta 0
vicente condori
vicente condori

el 23/2/12
El Deuteronomio nos pide elegir la vida; el Evangelio, elegir la Cruz. Elegir la vida es elegir a Cristo, y elegir a Cristo es elegir al Crucificado.
¿Cuál es mi cruz? Sólo puedo conocerlo y decirlo en relación con la Cruz de Cristo. En esa Cruz veo dolor y amor; sufrimiento y paz; veo el límite de las fuerzas humanas y los extremos de la piedad divina; encuentro tragedia y providencia, abandono total y solidaridad sin límites; muerte que acecha y vida que asoma. Son las señales de la Cruz de mi Señor; son las señales de mi propia cruz. Jesús nos invita a que entreguemos nuestra vida minuto a minuto al servicio de los demás, especialmente de los que sufren.
Me gusta 0
Irendegut
Irendegut

el 23/2/12
Ignacio, no creo que el P Carlos haya querido trasmitir un deseo de buscar el sufrimiento. Como bien dices, hay muchos sacerdotes que viven en la Edad Media y creen que es necesario sufrir en la Tierra para ganar el Cielo. No, no se trata de sufrir por sufrir. No debemos querer morir por el Reino, sino vivir por él. Pero, si en ello, perdemos la vida, pues bienvenida sea la pérdida. Ojo, no me refiero sólo a la vida fisiológica.
Me gusta 0
asiatico
asiatico

el 23/2/12
muy bien ignacio. buen comentario! hay que saber vivir la vida con Cristo, en Cristo y para Cristo en la alegria y en la tristeza
Me gusta 0
aarón may
aarón may

el 23/2/12
Nos enseñan a ganar... pero no nos enseñan a perder...
cuando sufrimos, compartimos, perdonamos, damos de nuestro tiempo... perdemos, pero ganamos un pedazo de cielo. Animo a todos.
Me gusta 0
U.SALDAÑA.M
U.SALDAÑA.M

el 24/2/12
Apreciable IGNACIO: creo que tu opinión es muy valiosa y digna de reflexión y que la estás emitiendo "de todo corazón" como parte de la filosofía prudencial y necesaria del "abogado del diablo". Prueba de ello vimos fue la proliferación de opiniones y comentarios de los demás participantes de esta página o foro, que surgieron no en contra de tus comentarios, sino tratando de establecer una mas sana y centrada interpretación para un consenso mejor fortalecido, y eclécticamente fundamentado. // Continúa, dentro de lo posible, con esa sana orientación en tus comentarios para beneficio de una mejor apreciación y reflexión que de la Palabra podamos todos derivar, haciendo eco de la bienvenida opinión de ASIATICO : "viviendo la vida con Cristo, en Cristo y para Cristo, en la a » ver comentario
Me gusta 0
MARTHA C.
MARTHA C.

el 24/2/12
SI, HERMANOS EL VERDADERO AYUNO NOS DEBE LLEVAR A COMPARTIR LO QUE TENEMOS , TANTO EN LO MATERIAL COMO EN LO ESPIRITUAL CON NUESTROS HERMANOS MAS NECESITADOS.

ESO ES LO QUE A DIOS LE AGRADA .
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.