Comentario al Evangelio del

Luis Manuel Suarez, cmf

Queridos amigos y amigas:

La vida es un bien recibido, que por su misma naturaleza está llamada a convertirse en un bien dado. Algo así puede ser el “kerygma vocacional” de la fe cristiana, compartido por otros muchos. “Gratis lo recibisteis, dadlo gratis”, dice el Señor. La gracia de la vida consiste en ser conscientes de todo lo recibido, para darlo gratis y generar así más vida. Ese es el tronco común de toda vocación.

En este Evangelio, Jesús expresa esta verdad de una forma paradójica: “el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mí y por el Evangelio la salvará”.

Es importante darse cuenta de un detalle: Jesús habla primero de su destino, y sólo después anima a sus discípulos a hacer lo mismo. El que le ha afirmado con su llamada, les pide luego negarse a sí mismos. El que les ha mostrado la belleza del Evangelio, les pide después perder su vida por ello. El que les a abierto las puertas del Reino, les invita a darlo todo para abrirle caminos a ese Dios que quiere llegar a todos.

Sólo quien se haya sentido afirmado por Dios, podrá “negarse”, dando todo lo recibido. El Dios que nos lo da todo, es el mismo que nos lo pide todo… para que la Buena Noticia siga su camino. En esa dinámica de recibir y dar, está la gracia de la vida y de toda vocación.

Gracias, Señor, por todo lo recibido.
Tuyo soy. Mi vida para ti.
Y para darla a otros, según tu querer.
Hágase en mi según tu Palabra.

Vuestro hermano en la fe:
Luis Manuel Suárez, claretiano (luismanuel@claretianos.es)

Comentarios
gustavo spa gustavo spa
el 16/2/12
Tener muy en claro quien soy .
Cumplo un rol social y dentro de ese rol tengo una característica especial y única que me regaló Dios,( como dice Luis Manuel).A través de los años logramos descubrir ese rol y esa característica cristiana que nos hace singulares.
Hay que tenrla muy clara y partiendo de esta claridad empezamos a asumir las consecuencias que sobrelleva desarrollarnos con esta singularidad cristiana.
No existe tal desarrollo sin el sufrimiento, sin una coherencia entre lo que digo y hago.Siempre tener presente las consecuencias de mis decisiones, asumir lo que viene por ser cristiano y de vivir de un determinado modo mi cristianismo.
Tener presente que no podemos mimar nuestro cuerpo, hay que cuidarlo pero éste está al servicio de nuestra misión, tampoco mimar nues » ver comentario
Me gusta 1
Jacky Former Jacky Former
el 17/2/12
No me parece que la angustia sea compatible con la fe cristiana. Mas bien al contrario, la fe auténtica creo que conduce a la serenidad. No al desánimo por favor! (ver Juan, 14:1). La fe auténtica si que es un don de Dios, y que hay que pedirlo.
Si pensamos que el “desarrollo” personal ha de ir acompañado de sufrimiento es que algo en nuestras creencias espirituales no funciona. Porque como aceptar entonces las palabras de Cristo “…mi yugo es suave y mi carga ligera”? (ver Mateo, 11:30)
Sin embargo hay dos situaciones que si me parece que hacen difícil el “seguimiento”. Una viene del interior: es la resistencia al perdón de los enemigos. Otra viene de fuera: es la persecución secular que han soportado muchos cristianos, soportan, y soportarán, y que está anunciada » ver comentario
Me gusta 1
MARTHA C. MARTHA C.
el 17/2/12
Hermanos, debemos dar de lo que hemos recibido de Dios. La fé se debe demostrar con hechos, dándonos a los demás, siendo servidores alegres de los más necesitados.

Ayúdanos señor a ver todo aquello que nos aleja de Ti
para responder al llamado que tu nos haces.
Me gusta 1
hermana hermana
el 17/2/12
Creo lo mismo que tú hermano Jacky...la vida espiritual no ha de basarse en el sufrimiento ni en el dolor que causa dar la vida, porque quien da la vida que Dios da que es su Amor en plenitud con nuestro ser para hacer buenas obras deAmor, esa vida, no cuesta darla...no habla de vida física sino de Amor en tu vida que has de dar porque lo recibimos gratis para ser entregado. Hasta para entregarlo somos libres y por eso el maligno se aprovecha de esto...
El maligno precisamente quiere eso...quiere que los cristianos se maten unos a otros teniendo como bandera el dolor, la muerte y el sufrimiento para que desaparezcamos...lo de la persecución es lo mismo. Cristo no quiere que seamos perseguidos, pero pide que si lo somos y nos advierte de que los lobos existen, no les dejemos hacer daño » ver comentario
Me gusta 0
gustavo gustavo
el 17/2/12
Nuestro cuerpo es una posesión, por eso hay que tener presente como tratarlo.
Si no fuera así , Cristo no nos hablaria de negarse a si mismo.
Por eso yo me pongo normas estrictas para con el cuerpo que tengo.
Sé que sin esas normas, éste hace lo que quiere.

Ojalá Dios me ilumine cómo controlar este cuerpo que me lleva para todos lados en todo monento, sé que las verdaderas herramientas están en las lecturas del evangelio, ojalá logre aplicarlas en mi .
Me gusta 0
Jacky Former Jacky Former
el 18/2/12
Para Gustavo con amor fraterno
“Negarse a sí mismo” es poner el amor a los demás por delante del amor a uno mismo, como hizo Cristo. No es odiarse a sí mismo ni en el cuerpo ni en el espíritu.
¿Cómo vamos a amar a Dios en los hermanos si no nos amamos plenamente a nosotros mismos?
¿Cómo esperamos estar reconciliados con Dios sino estamos reconciliados con nosotros y con los demás?
Si alguien es capaz de hacerse violencia a si mismo, ¿qué no será capaz de hacer con los demás cuando les juzgue y les condene?
¿Qué nos dicen hoy día las palabras de Mateo 9,13: …id y aprended lo que significa “misericordia quiero y no sacrificios”, que Jesús tomó del profeta Oseas?
Nuestro ser, hermano Gustavo, es un regalo porque nadie es capaz de ser por si mismo, y además » ver comentario
Me gusta 0
gustavo gustavo
el 18/2/12
Jacky, me baso en el ejemplo de Cristo.
El no mimó su cuerpo, lo ofreció como sacrificio por los demás, si no no hubiera muerto en la cruz.
Me gusta 0
Jacky Former Jacky Former
el 20/2/12
Querido Gustavo, Cristo en coherencia con su espiritualidad, su mensaje y su ejemplo de vida aceptó y sufrió su martirio y su asesinato, pero no lo buscó, mas bien al contrario, vivió con profundo temor su llegada.
Pido y deseo que recibas mucha Luz
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.