Comentario al Evangelio del viernes, 27 de enero de 2012

Enviar por email En PDF Imprimir
Carlos Latorre, cmf

El evangelio de hoy  nos trae dos parábolas para explicar el reino de Dios. Ambas coinciden en subrayar la insignificancia de la semilla y la abundancia de la cosecha final. El reino de Dios basa su poder en lo pequeño y  se va haciendo realidad  desde las pequeñas comunidades u organizaciones.

No soy yo el que tiene que defender a Dios, pues él se defiende muy bien solo. Lo importante es que yo no ponga obstáculos a su acción. Dejar que Dios instaure su reino entre nosotros con esa inmensa sencillez con que él sabe hacerlo, casi imperceptiblemente, como cuando la más pequeña semilla es sembrada y comienza su proceso de crecimiento sin que el labrador se dé cuenta. ¡Cuántas semillas del Reino están germinando y creciendo, y nosotros sin darnos cuenta ni agradecerlo!

Acostumbrados a valorar casi exclusivamente la eficacia y el rendimiento, hemos olvidado que el evangelio habla de fecundidad, no de esfuerzo, pues Jesús entiende que la ley fundamental del crecimiento humano no es el trabajo, sino la acogida de la vida que vamos recibiendo de Dios. De hecho la “lógica de la eficacia” está llevando al hombre contemporáneo a una existencia tensa y agobiada, a un deterioro  creciente de sus relaciones  con el mundo y las personas, a un vaciamiento interior y a ese “síndrome de inmanencia” donde Dios desaparece poco a poco del horizonte de la persona” (J. A. Pagola).

La crisis económica que agobia nuestros países ha llevado a la ruina a millones de familias por la falta de trabajo. A esto se añade un futuro sumamente incierto, puesto que no sabemos cuántos años va a durar esta crisis.  El aspecto positivo de esta situación es el surgimiento de una conciencia nueva que nos lleve a organizar las relaciones humanas y la economía de otra manera. Y a despertar en nuestro interior el agradecimiento y la alabanza a Dios por la vida que nos regala.

icono comentarios 4 comentarios

Si te ha gustado, compártelo:
Comentarios
En la primera lectura de hoy se entrevé que por muy consagrados que estemos debemos estar muy atentos ya que en nuestros cuerpos hay dos fuerzas que se contrapone. La que nos hace caer (la imperfección) y la que nos levanta (el arrepentimiento) el cual Dios toma en cuenta y nos perdona. y nos da la oportunidad. Para que la semilla que cayó en nuestro ser humano. Comience un verdadero proceso de conversión y a si Germine para bien nuestro de nuestros hermanos y gloria de él; señor tu que conoces las debilidades del ser humano te suplico borra de mi toda culpa y hazme oír el gozo y la alegría de la grandeza de tu misericordia AMEN
0
Elvia Rosa B Elvia Rosa B
el 27/1/12

El perdón y el arrepentimiento, es producto de que la presencia de Dios yace aún en nuestros corazones...A veces una vida de caída, la podemos convertir en camino que nos conduce a Dios, para valorar su presencia entre nosotros... Señor, en ti quiero permanecer, para que seas fortaleza de mi vida. Amén.
0
MAYELA. MAYELA.
el 27/1/12
SEÑOR TU, que si quieres todo lo puedes haz que crezca en mi la semilla de la fe que un dia recibi cuando siendo niña me bautizaron que como el grano de mostaza se haga grande, y de frutos y sombra y cobijo acuantos se acerquen a mi y hazme cnstrutora de tu REINO . que comienze el proceso que DIOS QUIERE en nosotros y que TU reino SEÑOR este germinando y creciendo por que los CRISTIANOS NUNCA DEVE PERDER LA ESPERANZA, CON el salmo 50 te digo como david lava mi culpa limpia mi pecado , misericordia señor misericoria .
0
katiuska katiuska
el 27/1/12
Apreciable Carlos: Tus expectativas de una reestructuración de los recursos humanos seguramente contribuirán a superar la eficacia y rendimiento que son factores clave de la producción para la superacion de la crisis, pero asimismo y con el apoyo DIVINO se logre contribuir a ello adicionalmente a través de la "fecundidad" (calidad de los insumos o recursos materiales) y al "efecto medioambiental", al que tampoco se hace referencia en el Evangelio, para lograr dicha superación de las crisis económicas productivas.
0
U.SALDAÑA.M U.SALDAÑA.M
el 28/1/12
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.

Palabra diaria

Miércoles, 3 de septiembre de 2014

SAN GREGORIO MAGNO
Lc 4,38-44. También a los otros pueblos tengo que anunciarles el reino de Dios, para eso me han enviado.

Lecturas Comentario
Liturgia Calendario
GodGopssip
Ciudad Redonda en su email :

Últimos usuarios de Ciudad Redonda