Comentario al Evangelio del

Luis Manuel Suarez, cmf

Queridos amigos y amigas:

El cuerpo humano es una maravilla. Células, tejidos, órganos... conexiones, movimientos, respuestas. Si no existiera, costaría trabajo siquiera pensarlo. ¿Y qué decir del alma humana? Más increíble todavía: percepciones, memoria, lenguaje... capacidad de amar y ser amado, libertad, apertura a lo Absoluto. De la complejidad y maravilla de ambos se entiende su fragilidad. Algo puede fallar.

Al vivir en sociedad, también formamos parte de un “cuerpo social” y un “alma social”. Y lo que recibimos de los demás influye poderosamente en nuestra vida, para bien o para mal.
Hoy el evangelio nos habla de enfermedad. Una de las comunes en el tiempo de Jesús: la lepra. En el antiguo Israel, los que tenían esta enfermedad eran apartados de la sociedad, siendo considerados malditos. Puede representar a cualquier dolencia, en el cuerpo o en el alma, que afecta al ser humano y le disminuye en su actividad y en sus relaciones con los demás, hasta llegar a oscurecer la vida recibida.

Jesús aparece como el que se acerca a toda enfermedad y dolencia, y atreviéndose a tocar a la persona, puede aliviarla y reconfortarla de una manera impensable. Porque es el Hijo del Dios que rompe las barreras y quiere traer vida, y vida para todos.

Hoy puede ser un buen día para, desde tus enfermedades y dolencias, presentarte humilde al Señor: “Si quieres, puedes limpiarme”. Y déjate confortar por Él. Para seguir caminando. Porque la tierra prometida está más cerca que cuando empezaste a caminar. Aunque a veces no te lo parezca.

Vuestro hermano en la fe:
Luis Manuel Suárez, claretiano (luismanuel@claretianos.es)
 

Comentarios

Deja tu mensaje:

omar monge
omar monge

el 11/1/12
Este comentario que acabo de leer es bellisimo,que el poder de Dios lo siga iluminando.
Me gusta 1
vicente condori
vicente condori

el 12/1/12
Es bien notable lo que se nos dice, que el Señor "se compadeció." Hizo más de lo que el leproso había pedido. El señor "extendió su mano y lo tocó." Esto estaba prohibido por la ley de Moisés, por lo menos en la presunción de que la enfermedad fuera transmitida a la persona sana. Mas en sentido estricto Jesús no quebrantó la Ley, porque la Ley no consideraba el caso de la transmisión de la salud, sino solamente la propagación del mal.

Jesús está vivo. Él, hasta ahora, ha tocado millones y millones de personas. Su compasión está viva. Su poder está vivo. "Felices --nosotros-- los invitados al banquete de bodas del Cordero."
Me gusta 1
Jesús Enciso
Jesús Enciso

el 12/1/12
Que Bello es tu comentario que acabo de leer, Dios es grande y poderoso tener fe y mucha
Me gusta 1
KATIUSKA
KATIUSKA

el 12/1/12
sSEÑOR si quiers puedes curarme . cuata fe y cuanta humildad hay en enfermo de lepra que nos habla el evangelio de hoy .pero hay todabia mas compasion en JESUS si queiro queda limpio lo toca lbesa lo acaricia lo ama de nuevo JESUS hace el milagro impulsado por el AMOR. porque los milagros ,son posibles cuando se ama mucho , cuando hay una gra compasion. SEÑOR cura mi lepra de la rutina , cura mi lepra del egoismo, curame SEÑOR de la falta de FE , acariciame tocame que yo te sienta SEÑOR que tu sabes que quiero ser curada de todo lo que me aparte de TI . señor yo quiero ser ama por TI.
Me gusta 1
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.