Comentario al Evangelio del

Luis Manuel Suarez, cmf

Queridos amigos y amigas:

¡Hay que ver cómo pasa el tiempo! Si no hace ni dos días que estábamos preparando la nochebuena, celebrando el año nuevo, cantando el “Campana sobre campana”... y ya estamos a 9 de enero. Hemos vuelto a lo normal: el trabajo, las clases, la catequesis... lo que sea.
Terminado el ciclo de Adviento-Navidad hemos vuelto al tiempo Ordinario. Hace tiempo escuché a un amigo que había que hacerle un homenaje al tiempo Ordinario. ¿Sabes por qué? Porque, en el fondo, la mayor parte de nuestra vida es tiempo ordinario. Y aunque los tiempos “extraordinarios” nos acercan al misterio de nuestra fe y a la celebración con los cercanos, es en el tiempo ordinario donde se nos van dando las cosas importantes de la vida y donde estamos llamados a vivir con calidad.

En el día a día aprenden los niños/as a andar y a hablar. En ese mismo tiempo construimos la familia y la comunidad. También ahí colaboramos con nuestro trabajo cotidiano en el proyecto de la creación. En lo cotidiano surgen las intuiciones y las dudas, se forjan o se frustran los proyectos, se dan los encuentros y los desencuentros, acontecen las crisis y las superaciones...

“¿Cómo pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho?”. Así se nos sugiere en el Salmo 115 de la liturgia de hoy: invocando su nombre, cumpliendo mis promesas, ofreciendo un sacrificio de alabanza… en medio del mundo.

El mismo Jesús –el Hijo- se hace “ordinario” y viene a la vida de cada día –junto al lago de Galilea, mientras los pescadores echan la red en el lago- a llamarnos por el nombre y a hacernos su propuesta: “Venid conmigo... Convertíos y creed la Buena Noticia”. En el tiempo Ordinario. ¿No es para hacerle un homenaje?

Vuestro hermano en la fe:
Luis Manuel Suárez, claretiano (luismanuel@claretianos.es)

Comentarios

Deja tu mensaje:

Jacky Former
Jacky Former

el 9/1/12
Parece ser que cuando arrestan a Juan, Jesús toma una decisión trascendental y aborda su misión públicamente. Llama la atención la facilidad con que pide y obtiene el seguimiento de quienes después serían apóstoles suyos destacados: Pedro y Andrés, Santiago y Juan. Seguramente fruto del carisma que comenzó entonces a ponerse de manifiesto en Jesús con un poder de atracción irresistible, concentrado en su mirada y en sus palabras. El mismo que impresionó a Felipe e hizo decirle a Natanael : “¡ven y verás!”, y a Natanael después reconocerle como Señor.
Ellos no contaban con nada mas y lo siguieron, todo el mensaje de Jesús estaba aún por hacerse público. Quizás nosotros, que conocemos toda la doctrina y el ejemplo de Jesús, deberíamos en algún momento plantear » ver comentario
Me gusta 1
katiuska
katiuska

el 9/1/12
claro que si que se merece un homenaje porque como bien dices nos va preparando para los tiempos fuertes, y el mismo JESUS a lo largo de este tiempo por medio de las lecturas y el evangelio nos va desgranando su vida,y su mensaje llega anosotros por eso es tiempo de esperanza el color verde que se usa en las vestiduras liturgicas nos lo indican .gracias por recordarnos que JESUS es la buena noticia .
Me gusta 1
natasha
natasha

el 9/1/12
es verdad todo lo reflexionado y no nos damos cuenta que lo extraordinario es DIOS dentro de cada uno de nosotros para que podamos compartirlo disfrutarlo y valorarlo, hacemos tantas cosas importante en èste tiempo y no nos damos cuenta. Gracias SEÑOR
Me gusta 1
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.