Comentario al Evangelio del

Juan Lozano, cmf

Querido amigo/a:

¿De qué estás cansado/a? ¿Del ritmo de vida que llevas? ¿De esa relación personal que no termina de arreglarse? ¿De la falta de comprensión que los demás tienen hacia ti? ¿De las estructuras injustas sociales que te impiden realizarte y oprimen a muchos? ¿De que las cosas no salen como quisieras? ¿De que no te hacen caso? ¿Cansado de vivir? ¿De qué estás cansado? Piénsalo y exprésalo con sinceridad, sin autoengaños. Escúchate y dítelo a ti mismo, porque el Señor, a través de su Palabra, hoy nos hace una invitación muy concreta: ¡ven y descansa!

Por un lado, uno de los protagonistas del Adviento, el profeta Isaías, nos dice: … Él da fuerza al cansado, acrecienta el vigor del inválido; se cansan los muchachos, se fatigan, los jóvenes tropiezan y vacilan; pero los que esperan en el Señor renuevan sus fuerzas, echan alas como las águilas, corren sin cansarse, marchan sin fatigarse. Y el Evangelio refuerza esta invitación con el imperativo que Mateo pone en boca de Jesús: Venid a mi todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré.
Está muy claro, la invitación es que hoy encuentres algún momento de paz, en medio de tus rutinas diarias, para orar descansando; para abrir tu corazón a Jesús y enseñarle todos tus cansancios existenciales que no te dejan vivir, que te restan energías y te quitan alegría. Para dejar que la fuerza de la Gracia que nos llega a través del Espíritu Santo, reponga tus fuerzas, toque tus heridas, alivie tus cargas. Déjate querer por el Señor, descansa en Él, para un poco. Sin prisas, sin correr, sin ansiedad. Su acción es lenta, pero segura, reparadora. Sólo hay que dejarse hacer, ponte a tiro.

No sé si San Ambrosio encontró espacios para descansar en el Señor, seguro que sí, pues una vida tan activa y con tanta intensidad no es posible vivirla sin pequeños oasis de paz que repongan las fuerzas. Que este obispo y pastoralista que supo ganarse el corazón de su pueblo y gran estudioso y defensor de la fe interceda hoy por nosotros.

Vuestro hermano en la fe: 
Juan Lozano, cmf.

Comentarios

Deja tu mensaje:

Yasmín
Yasmín

el 7/12/11
¿De quièn màs podremos sacar las fuerzas necesarias sino es de nuestro Dios y Señor? Lo que sea diferente a Èl, sòlo es momentàneo, no permanente y profundo.
Me gusta 0
DOLORES
DOLORES

el 7/12/11
SOLO CONFIANDO EN EL SEÑOR ENCONTRAMOS LA PAZ Y EL AMOR VERDADERO EL ESPÌRITU NOS CONDUCE POR ELCAMINO RECTO Y SOLO TENEMOS QUE SEGUIRLE PARA ENCONTRAR EL DESCANSOi
Me gusta 0
elvia rosa B
elvia rosa B

el 7/12/11
la falta de fe y orientacion es la que no nos deja ver ni sentir la presencia de Dios en la omnipotecias que existen en el universo y en especial en el ser humano pues Dios le regolo saviduria entendimiento para que lo descubra crea y ponga en practica ya que solo asi podra encontrale sentido a la vida
Me gusta 0
Valmiro
Valmiro

el 7/12/11
Creo, que no debemos comparar a que es semejante el señor. El salmista hoy nos dice a cada uno de nosotros, que el señor es compasivo, misericordioso, y no nos trata como merecen nuestros pecados. Sino totalmente lo contrario nos invita en medio de cada una de las situaciones por las que estemos pasando a reforzar nuestras fuerzas y descanzar en él. Amen.
Me gusta 0
Alberto
Alberto

el 7/12/11
Realmente gracias, recién anoche después de leerlos, encontré lo que tanto pregunté, y busqué. ¿A donde le llevo a Jesus, mis cargas que no son pocas? y ya me di cuenta, gracias, gracias, y perdón por demorar tanto en entender, o ser tan duro. Gracias.
Me gusta 0
Carlos Eduardo
Carlos Eduardo

el 7/12/11
Hoy Isaías nos exhorta a la confianza en el Señor que da fuerza al cansado, acrecienta el vigor del inválido, renueva nuestras fuerzas. Como las águilas renuevan sus alas cuando están viejas, así nos renueva el Señor. Nos permite correr sin cansarnos, marchar sin fatigarnos.
Más fácilmente los jóvenes se fatigan, tropiezan y vacilan, que los que confiamos en el Señor.
El “Ven Señor Jesús” que proclamamos en el Adviento, Jesús nos lo retorna invitándonos a ir hacia Él con el “Vengan a mí”. Nos promete el alivio y el descanso; nos compromete a cargar con su yugo, a trabajar para Él pero sin fatiga, más bien para hacernos partícipes de sus beneficios. Es así como “nos colma de gracia y de ternura”, dice el Salmo 102.
Aunque los planes de turismo de esta tem » ver comentario
Me gusta 0
JUANA TERAN
JUANA TERAN

el 7/12/11
LLegar a Dios es el camino mas hermoso que encontre en mi vida,se siente paz,tranquilidad,crean hermanos,el camino no es dificil tomarlo solo es decision de la perona, si tu quieres seguirle ¡ DECIDE HOY NO EDSPERES MAÑANA! ¡ VERAS QUE NO TE ARREPENTIRAS! ¡ATREVETE! Dios te limpie el camino para que vayas a su encuentro.
Me gusta 0
MAYELA.
MAYELA.

el 9/12/11
Hoy Señor voy a tu encuentro para presentarte mi carga y reposar en ti...Si, así es Jesús, Él nos brinda un reposo que va más allá de nuestro cuerpo físico, la serenidad y paz como alivio para el alma, que solo se viven a través de la fe...Señor, mira mi carga que es pesada, hoy te la presento, para que en ti encuentre alivio. Amén.


Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.