Comentario al Evangelio del

Severiano Blanco cmf

Queridos hermanos:

No es raro que los evangelistas, al redactar sus obras, entremezclen los recuerdos de Jesús con la historia vivida posteriormente. En el relato de hoy Lucas completa la triste profecía de Jesús sobre Jerusalén con lo que él sabe que sucedió en la guerra judía contra Roma (años 66-74): los romanos sitiaron Jerusalén, estrecharon  el cerco y acabaron por destruir el templo y gran parte de la ciudad; estos hechos los contempla el evangelista como consecuencia de no haber buscado la salvación allí donde estaba, en Jesús y en la fidelidad a la alianza.

Frecuentemente se han hecho especulaciones acerca de por qué Jesús, tras haber  vivido un tiempo en la comunidad del Bautista, se separó de él y fundó su propio grupo. Una respuesta simplista ha sido la contraposición, también simplista, entre el mensaje de uno y de otro; el Bautista anunciaría castigos y Jesús sólo gracia y perdón. Pero las cosas deben de haber sido algo más complejas. En la predicación de Jesús no falta la amenaza al Israel endurecido en su comodidad e instalado en tradiciones obsoletas. En Jesús nunca está ausente la oferta de conversión y salvación; pero suele ir acompañada de la llamada a percibir la seriedad del momento: con la oferta de Dios no se juega.

Es impresionante ver a Jesús llorando sobre Jerusalén; la Ciudad Santa que él quiso reconducir a una mayor fidelidad a la alianza, abriéndose a la llamada del definitivo enviado de Dios, le ha vuelto la espalda. Jesús, verdaderamente humano, tiene sentimientos, y experiencias de fracaso. Pero nunca se rinde; más bien saca el “plan B” para la salvación de su pueblo: la oferta de la propia vida que realizará anticipadamente en la última cena, ya próxima, rompiendo su cuerpo y vertiendo su sangre “por vosotros y por todos”. El amor es mucho más fuerte que la indignación.

A nosotros, y quizá ya también a los lectores de Lucas, no nos resulta difícil establecer una relación entre la infidelidad religiosa de los jerosolimitanos y la destrucción de su ciudad por las legiones romanas. Pero no es tal comprensión lo que más importa. Lo decisivo es que Jesús contrapone el camino de la realización al camino de la autodestrucción, que él quisiera evitar. Y el evangelista parece estar interpelando a miembros de su comunidad endurecidos en rutinas e instalados en falsas seguridades; no le gustaría que Jesús llorase por la ceguera de su comunidad, que se sintiera fracasado después de haber realizado con ella repetidos intentos.

Estamos a punto de entrar en un tiempo litúrgico fuerte: el Adviento. La Palabra será especialmente interpelante en estos días, casi “desestabilizadora” de nuestras “buenas costumbres”. Es el “día de la visita” del Señor, que no debiera pasarnos inadvertido.

Vuestro hermano
Severiano Blanco cmf

Comentarios

Deja tu mensaje:

felias
felias

el 17/11/11
Se viene un tiempo de mesura y calma, con la renovacion en el nacimiento de Jesus, que mas bello momento, donde se unen la creación de nosostros los humanos y la deidad de un Dios hecho humano, como nosotros.
Me gusta 0
MARLENE
MARLENE

el 17/11/11
Es difícil perdonar pero con todas estas lecturas diarias que me hacen reflexionar no soy nada para no hacerlo a pesar y quiero hacerlo por que siento que estoy sanando.gracias señor
Me gusta 0
Carmen S
Carmen S

el 17/11/11
Señor Jesús ayúdanos a reconocerte desde la paz como en su vida te reconoció Santa Isabel de Hungría patrona de la OFS Orden Franciasca Seglar.
Hoy celebramos su fiesta; ella entregó si estatus social, su belleza, su juventud a Dios y a los más pobres haciendose pobre como ellos. Que jóvenes y mayores la tengamos como ejemplo a seguir.
Me gusta 0
vicente condori
vicente condori

el 17/11/11
Muchas veces no reconocemos a Nuestro Señor Jesucristo porque siempre estamos listos a juzgar y a condenar a nuestros semejantes. Nos olvidamos que Jesús no vino a condenar sino a salvar, a perdonar, a curar y sanar heridas del cuerpo y del alma. Debieramos revisar nuestra vida si realmente amamos a Dios sin hacer nada por nuestros semejantes.
Me gusta 0
KATIUSKA
KATIUSKA

el 17/11/11
EL DOMINGO proximo ,es el ultimo domingo del tiempo ordinario, con el cerramos el ciclo A y la lectura de MATEO , hemos tenido una riqueza muy grande al escuchar estas parabolas que nos son conocidas por sus relatos tan cercanos y tan faciles alguas veces y otras tan dificiles .TERMINAMOS ESTE CICLO CON LA FIESTA DE ¡JESUCRISTO REY DEL UNIVERSO¡ las lecturas nos hablan de como nos ba ajuzgar EL SEÑOR cuando nos presentemos ante EL ? QUE FRASE OIREMOS? BENID BENDITOS DE MI PADRE , PORQUE TUVE AMBRE YME DISTEIS DE COMER, ENFERMO, Y ME VISITATEIS, DESNUDO, Y ME VESTITEIS,Y NOSOTROS EXTRAÑADOS DIREMOS,¿CUANDO LO HICE SEÑOR? cuando se lo hiciste al hermano a MI me lo hiciste, aunque a veces no nos damos cuenta, pero lo hacemos cuando trabajamos por un mundo mas justo,y mejor para los » ver comentario
Me gusta 0
MAYELA.
MAYELA.

el 18/11/11
Hoy Jesús, llora por los apartados de la fe y el camino que Él representa. A ellos también le aguardan momentos difíciles como a la Jerusalén del ayer...Jesús es compasivo y promete nuevos tiempos de salvación que se verán coronados con su muerte y resurrección...Señor, que tu palabra me fortalezca en la fe y amor a ti Amén.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.