Comentario al Evangelio del

Severiano Blanco cmf

Queridos hermanos:

Nuestra época ha sido denominada como la del “pensamiento débil”, de la “caída de las utopías”, desaparición de los “grandes relatos”…. Hemos dejado atrás los tiempos del denostado dogmatismo, las certezas a toda prueba, las convicciones profundas. Por supuesto, esto no es aplicable a todos los campos: nadie duda de su derecho a un buen salario por el trabajo que realiza, ni de la obligación que tiene el Estado de proporcionarle una serie de prestaciones en educación, sanidad, vivienda, deporte… ¿Tendremos mayor clarividencia en los pequeños campos de nuestros intereses personales que en lo que la filosofía antigua llamaba principia per se nota (principios evidentes)?

Naturalmente que hay reacciones contra esa relativización generalizada de criterios y valores. Y no es fácil la coexistencia de ambas actitudes. El escéptico llama fanático a quien se apoya en criterios sólidos; y éste llama superficial al relativista que está de vuelta… Tolerancia e intransigencia, rigidez y relativismo, fanatismo e indiferencia...  larga serie de binomios mal avenidos...

Los libros de los macabeos, cuya lectura iniciamos hoy, ofrecen muchos ejemplos de todo esto. El imperio seleúcida persiguió a muerte la fe judía. En tal situación, algunos judíos no fueron meramente “flexibles” sino lisa y llanamente apóstatas de sus prácticas y convicciones religiosas, por comodidad y para no correr riesgos. Otros judíos de creencias más sólidas procedieron con violencia y sin miramientos contra los primeros. Y la historia posterior –como bien sabemos- está llena de fanatismos inflexibles y de deserciones cobardes.

¿Cuál fue el comportamiento de Jesús en materia de convicciones y tolerancia? ¿Encontraremos en él alguna orientación para nuestras vidas de creyentes? Parece que nadie pudo tildarle de fanático; más bien algunos le consideraron “flojo” tanto en sus prácticas religiosas como en sus opciones políticas. No pudieron arrancarle una condena explícita de la ocupación romana ni que demostrase su fidelidad a la alianza evitando el trato con pecadores. En uno y otro campo tenía mucho mayor amplitud de miras…

Pero Jesús se dejó ajusticiar por su forma de entender la fidelidad. Fue constante y coherente en su presentación del proyecto del Padre, y el riesgo de morir no le llevó a desdecirse de nada, ni al más mínimo disimulo. La causa para la que vivió era para él de más valor que la propia vida. Y sin embargo no fue un amargado o agresivo contra sus contemporáneos, ni los menospreció: lo suyo fue la comprensión de debilidades sin renunciar a altos ideales. Vivió la utopía, las grandes convicciones,… mostrando que sin ellas la vida no vale la pena. Y el desprendimiento de ventajas personales fue su garantía de veracidad. ¡Una llamada a la lucidez y a la recuperación de elevados ideales, a vivir para grandes causas, sin sucumbir a la tentación de eliminar a quien no las perciba!   

Vuestro hermano
Severiano Blanco cmf

Comentarios
Rachel Buendia Rachel Buendia
el 14/11/11
Cuando el desaliento, la duda, la impaciencia, el miedo y muchos más obstáculos que se atraviesan en nuestra búsqueda, el la lucha por mantener las utopías que le dan sentido a la vida, nada mejor que fijar prufundamente la mirada en la persona de Jesús de Nazareth...que incleible...
Me gusta 0
Sally, R.D. Sally, R.D.
el 14/11/11
Son muchas las cegueras que hoy en dia nos nublan la vision de la fe, la vision que nuestro Dios tiene para cada uno de nosotros, el Plan de grandeza para el que hemos sido creados, y nos dejamos abandonar en la oscuridad, y entonces creemos que la mediocridad esta bien, que la injusticia es todo lo que merecemos, y que no podremos llegar a tener todo lo que anhelamos.... JESUS HIJO DE DAVID, TEN COMPASION DE MI... dejame creer en mi con tu crees en mi, dejame creer en los suenos de grandeza que tienes para mi, dejarme entender que es posible, ABRE MIS OJOS... hazme creer que NADA ES IMPOSIBLE PARA TI...JESUS HIJO DE DAVID TEN COMPASION DE MI ....
Me gusta 0
Jose del Carmen Jose del Carmen
el 14/11/11
Hermano Severiano Blanco, espero seguire leyendo.
Dios lo Bendiga, aprender del MAESTRO, nos hace mucha falta....
JC
Me gusta 0
vicente condori vicente condori
el 14/11/11
Jesús se muestra utilizando todo su poder para curar a un enfermo, para devolverle la vista, él queria ver, quería ver a Jesús. Asi también nosotros no somos capaces de ver a Cristo en nuestros hermanos que nos necesitan, muchas veces les negamos toda ayuda, les cerramos la puerta. Pidamos a Dios que nos cure la ceguera espiritual que tenemos para ser iluminados por Cristo nuestro Señor para entregar nuestra vida ayudando en la construcción del Nuevo Reino de Dios.
Me gusta 0
Jacky Former Jacky Former
el 14/11/11
El milagro del ciego Bartimeo me gusta mucho leerlo en Marcos porque tiene algunos matices que aparte de la frescura que dan al relato, resultan sumamente sugerentes. Uno de ellos es que el ciego “cuando se supo llamado por Jesús, arrojó la capa, dio un salto y se acercó a Jesús”. La escena así pintada es de una plasticidad impresionante.
En cuanto a la simbología: LA CAPA era un signo de poder, de posesión, del cual el ciego se desprende porque le molesta para acercarse al Señor; DIO UN SALTO como prueba de vehemencia en su deseo de ser acogido por Jesús, cualquier otro pensamiento o intención desaparecen de su mente; SE ACERCÓ, no fue Jesús el que se acercó a él. Creo que el ciego Bartimeo representa bien a los cristianos de hoy las preguntas que el relato puede trae » ver comentario
Me gusta 0
emilio emilio
el 14/11/11
Muy bueno el comentario especialmente el ultimo parrafo,la tolerancia de Jesus que no hechaba la culpa nadie sino asumia la defensa de su ideal aun a riesgo de perder la vida.
Me gusta 0
Jose del Carmen Jose del Carmen
el 14/11/11

Gracias por todos los comentarios del día. El año nuevo pinta a Cristianos Católicos saltando, a la Iglesia, que eres tu, que soy YO, que somos todos y alabando. Me encantan todos los comentarios....Dios del CIELO y la tierra, gracias por esta comunidad.
Viva JESUS de NAZARET
VIVA:::::
Me gusta 0
MAYELA. MAYELA.
el 15/11/11
La fe, nos lleva a la convicción de que la palabra de Dios es signo de luz. Jesús atiende la suplica del ciego y le devuelve la luz a sus ojos "tú fe te ha salvado "le dice , como hoy también nos dice su palabra, que buscar a Dios es buscar la luz que nos alumbra el camino que hemos de transitar...Señor, que mi oración llegue a tu Santa presencia. Amén.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.