Comentario al Evangelio del

José María Vegas, cmf

A Dios y al César

Si los fariseos y los herodianos se han aliado para pillar a Jesús, puede pensarse que la situación de éste es desesperada y sin salida. De hecho, la alianza de los dos grupos no puede ser más antinatural: los fariseos, partidarios del sistema teocrático judío, no podían aceptar ninguna forma de colaboración con el poder pagano de los romanos. Los herodianos, por el contrario, eran colaboracionistas sin escrúpulos, que trataban de sacar ventajas de la ocupación. La actitud hacia el impuesto al César indicaba bien a las claras la posición de cada uno. La trampa era perfecta: si Jesús aceptaba el pago del impuesto, era un enemigo de Dios, un blasfemo, un renegado que no aceptaba el único reinado de Yahvé. Si rechazaba al impuesto podía ser acusado de sedición y rebeldía contra el poder establecido. En los dos casos había causa contra él, que es lo que, en el fondo, interesaba a unos y otros: encontrar un motivo para acusarlo y quitarlo de en medio.

Las dos posiciones, más allá de las peculiaridades culturales de la época, expresan tendencias universales, presentes de un modo y otro en todo tiempo. La tendencia teocrática quiere someter todo el orbe de la actividad humana al poder religioso, negando todo espacio de autonomía para el hombre, la que el mismo Dios le ha dado en el acto de la creación. El fundamentalismo es una religión excesiva, asfixiante, que se niega a reconocer la madurez del hombre y el ejercicio de su libertad responsable. La otra tendencia diviniza idolátricamente realidades humanas, demasiado humanas: el poder político, la riqueza económica, el éxito social. A esos ídolos han de sacrificarse todas las demás realidades, incluidas las más sagradas, como la fe, la propia conciencia, la justicia, la caridad.

Que estos dos extremos viciosos se unan contra Jesús da que pensar. Por una lado, no es infrecuente que formas del mal entre sí contradictorias unan sus fuerzas para lograr sus turbios objetivos: carentes de escrúpulos, para ellas el fin justifica los medios. Pero, por el otro, no es que la verdad se encuentre en un mediocre término medio, hecho de compromisos. Al contrario, Jesús no se inclina ante el poder, pero tampoco gusta de imposiciones, ni siquiera en nombre de Dios. En su respuesta, sencillamente genial, no sólo sale del aprieto en que querían ponerle, sino que, además, nos muestra meridianamente qué significa la libertad del Hijo de Dios, una libertad que, por ser también hijo del hombre, quiere compartir con nosotros. Jesús no necesita negar al hombre para afirmar a Dios, ni negar a Dios para afirmar la libertad del hombre, sino que su afirmación de Dios es la perfecta confirmación de la libertad responsable del hombre y de su ámbito de autonomía.

¿Qué significa esta respuesta: “dadle al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”? Significa, en primer lugar, la distinción de las esferas religiosa y secular. Es una novedad absoluta en la historia de la humanidad. Existen áreas en las que el hombre debe decidir por sí mismo,  resolviendo con autonomía sus problemas. Jesús llama a la responsabilidad y, al mismo tiempo, exige que no tratemos de manipular a Dios, haciendo de Él la justificación indebida de aquello que nos corresponde resolver por nosotros mismos (como el modo de organizar la política, la economía, la investigación de la naturaleza, etc.). Dios no es ni debe ser el talismán mágico de nuestros problemas. Bajo la teocracia se encuentra también con frecuencia la voluntad de dominio de algunos, que se sirven de Dios y apelan a su autoridad para oprimir al hombre. Jesús desdiviniza así el poder político (y todo otro poder humano), que podrá exigir el impuesto, pero nada más: no puede exigir la conciencia de los hombres.
Ahora bien, ¿no existe en esta distinción de esferas el peligro de espiritualizar en exceso la dimensión religiosa, hasta el punto de recluirla en la sacristía y ponerla de espaldas a los problemas reales del hombre? ¿Está acaso diciéndonos Jesús que “no nos metamos en política”, que permanezcamos mudos ante la injusticia, y nos limitemos a darle a Dios el culto debido en la oración?

Desde luego que no. La pregunta sobre el impuesto lleva a la pregunta sobre la cara y la inscripción de la moneda; eso es “lo del César”. Pero queda en el aire la cuestión de qué es “lo de Dios”. ¿Dónde está el rostro y la inscripción que hay que darle a Dios? Cualquier judío medianamente instruido y conocedor de la Biblia sabía la respuesta: la imagen de Dios es el hombre, el rostro del hombre, y no hay verdadero culto a Dios si no hay respeto al ser humano y servicio al necesitado. De manera implícita e inteligente (a buen entendedor…) Jesús nos está diciendo que el sacramento de Dios en la tierra es el hombre concreto. Es en él en el que Dios ha depositado su imagen y ha hecho resplandecer su semejanza. Por tanto, el ser humano singular y concreto no puede ser sacrificado en el altar del poder político, económico, ni de ningún otro tipo. Todas esas esferas de actividad, teniendo sus ámbitos respectivos de autonomía, han de estar al servicio del hombre, deben realizarse en el respeto de la dignidad humana, no pueden convertir al ser humano en mero medio e instrumento de sus fines, porque sólo el hombre está investido de la dignidad de fin en sí, y eso es lo que hace inadmisible que fines cualesquiera justifiquen medios que lesionen aquella dignidad. Este verdadero humanismo de raíz teológica es el punto de intersección entre la experiencia religiosa y todas las demás esferas de actividad humana. La religión, las iglesias, los curas o los ayatolás no tienen que arrogarse competencias que no les pertenecen, ni meterse a dirigentes de la política, la economía, etc. No tienen derecho, en una palabra, a oprimir al hombre en nombre de Dios. Pero quien cree en el Hijo de Dios hecho hombre, y, en consecuencia, descubre el rostro de Dios en cada ser humano real, no puede consentir que se pisotee la imagen de Dios en nombre de cualesquiera ideologías, formas de poder, sistemas económicos o logros científicos. Ahí la Iglesia y los cristianos deben alzar su voz en defensa de aquello que debemos a Dios. Nuestra fe en el Dios creador y Padre de Nuestro Señor Jesucristo no nos permite permanecer en la indiferencia ante los múltiples atentados contra la dignidad y el valor de la vida humana.

Hoy como ayer, fuerzas contradictorias se alían en contra del hijo del hombre. Fundamentalismos religiosos pretenden determinar hasta los mínimos detalles la vida humana, destruyendo su libertad y amenazándolo de muerte (y matándolo) si no se somete. Y, en el otro extremo, sistemas políticos y económicos, políticas demográficas, programas de investigación científica, etc., utilizan al hombre, su vida y su dignidad, como moneda de cambio para los más variados fines. Hoy como ayer, Cristo, sus discípulos, su Iglesia tienen que alzar la voz para que, respetando la debida autonomía de las realidades de este mundo (dándole al César lo que es suyo, su moneda, pero nada más), no dejemos de darle a Dios lo que le pertenece sólo a Él: su imagen que habita en el interior de cada uno. Reconocer y aceptar a Jesús como el Cristo, Hijo de Dios e hijo del Hombre, es el mejor camino para encontrar ese equilibrio que no está hecho de medias tintas o componendas, sino de la radicalidad del mandamiento del amor a Dios y a los hermanos.

Comentarios

Deja tu mensaje:

José Antonio
José Antonio

el 13/10/11
Muchas gracias por la reflexión, es muy concreto y preciso, es to me ayuda a tener una visión distinta de la realidad.
Me gusta 0
Jesus Antonio
Jesus Antonio

el 13/10/11
Me gusto como lo aplicaste al presente y desafortunadamente todo eso esta sucediendo en la actualidad alrededor del mundo.
Me gusta 0
José Alberto
José Alberto

el 14/10/11
Estimado Sr. Director:
Gracias por poner el comentario el jueves. Se lo agradecemos todo el grupo parroquial. Que el Señor os siga bendiciendo a todo el grupo que formáis CIUDAD REDONDA. Atentamente afmo en el Señor
José A.
Me gusta 0
katyuska
katyuska

el 14/10/11
cuantas veces nosotros sin querer hacerlo tentamos al SEÑOR , obedeciendo a los criterios de los demas antes que anuestra conciencia, sabemos lo que tenemos que hacer pero ,no se porque nos empeñamos en que nos digan a quien pertenece la moneda obramos como los fariseos. DAME SEÑOR ESPIRITU DE LIBERTAD PARA OBEDECER TUS MANDATOS.Y QUE NO DEJEMOS DE DARLE ADIOS NUESTRA FE Y NUESTRO COMPROMISO.
Me gusta 0
manolo
manolo

el 15/10/11
gracias me a ayudado mucho y me ha inspirado para mi servicio y mi trabajo voy a ponerlo a la practica y ha proclamar lo- Dios lo siga bendiciedndo.
Me gusta 0
wilson
wilson

el 15/10/11
Me gusto...pienso tiene puntos muy concretos de reflexion...Dios te bendiga...
Me gusta 0
wilsonsgam
wilsonsgam

el 15/10/11
Me gustó,trae puntos muy concretos de reflexion...Dios te bendiga...
Me gusta 0
elorrio
elorrio

el 15/10/11
Gracias por el comentario, está estupendo. He podido extrapolarlo a la situación propia de mi comunidad creyente, donde también hay fariseos y herodianos. Bendita libertad regalada por Dios al hombre.
Paz y bien
Me gusta 0
jomaca
jomaca

el 15/10/11
Me ha gustado tu comentario. Tal vez algo denso. Una homilía a mi modo de ver debe ser más concisa y sin tantas matizaciones. Pero desde luego tocas el núcleo de la cuestión actual. Un abrazo.
Me gusta 0
josefo
josefo

el 15/10/11
Nosotros, como cristianos y seguidores de Jesús, el Maestro, tenemos que implicarnos ante los demás, con cariño, con comprensión, con amor...
Hacernos ver a nosotros y a los demás la importancia de una contestación amable, de una sonrisa, se una ayuda, de un sacrificio (hoy no como postre y el importe lo dono a quien no tiene, etc), del respeto, etc etc . Así reconocemos la dignidad de la persona.
Y así damos a Dios lo que es de Dios....como nos dice el Evangelio.
Os deseo lo mejor.
Me gusta 0
ximena
ximena

el 15/10/11
graciass señor por que tu eres todo poderoso tu lo savez todo y tu eress todo para mi perdon si e efaltdo al respeto al quien sea te quieroo muchoo tu contaras con migo y perdooon por no ir a tu templo..... gracias por que mi familia esta muy bn y en cualquier lado que mi papa este cuiidalo mucoo señor gracias
Me gusta 0
mario2011
mario2011

el 15/10/11
Bien pensado y bien dicho. Se nota que provienes del mundo de la filosofía. Lo digo por lo acertado y claro que es tu discurso. Saludos desde Asturias.
Me gusta 0
Lauren Yaber
Lauren Yaber

el 15/10/11
Excelente!!!!!!!!!! muchas gracias, no podía entender el evangelio; a mi me toca hacer las moniciones para mañana domingo 16 de octubre, gracias
Me gusta 0
Javier
Javier

el 15/10/11
Muy buena explicacion/interpretacion. Lo campartirE con el grupo de jovenes esta misma tarde. Es de muy buena ayuda tener herramientas como esta para facilitar el dialogo entre quienes no estamos muy instruidos en la palabra. Muchas gracias.
Desde San Antonio, TX
Me gusta 0
victoria
victoria

el 15/10/11
Los fariseos, junto con los partidarios de Herodes, se pusieron de acuerdo para preguntar a Jesús: Dinos ¿Estamos nosotros obligados,a pagar impuesto al César, o no? Jesús, viendo su mala intención, les dijo: Hipócritas ¿Por que me haceis esa pregunta Mostradme la moneda con que se paga el impuesto. Le presentaron un denario, y Jesús les preguntó ¿De quien es esta imagen, y el nombre aquí escrito? Ellos, contestaron: Del César. Entonces, Jesús, les dijo: Dad al César lo que es del César y a Dios,lo que es de Dios. Este juego se repite también hoy. Gente que reconoce el bien que se hace, pero quiere encontrar en ello errores graves, desaciertos y deficiencias. Jesús dejó clara la responsabilidad cívica y también la responsabilidad ante Dios. Desarrollemos una personali » ver comentario
Me gusta 0
Miguel
Miguel

el 15/10/11
Sin comentario, en realidad, muy bueno.....y a Dios lo que es de Dios
Me gusta 0
José Manuel
José Manuel

el 16/10/11
Está muy interesante. Les felicito. Me parece que hacen una muy buena interpretación y aplicación para nuestro tiempo y para nuestra realidad. Sigan adelante y que la Sma. Virgen de Guadalupe les cuide siempre. Felicidades.
Me gusta 0
Julián. Madrid
Julián. Madrid

el 16/10/11
¡Magistral!, no se puede añadir más. Sólo remarcar que después de 2000 años seguimos igual, tal vez ahoraque somos conscientes de ello y nos vemos oprimidos por la becesidad sea el momento de un profundo cambio.
Me gusta 0
Augusto
Augusto

el 16/10/11
Para mi el mandamiento del amor es un título que no me deja realizar la voluntad libre de actuar y menos Dios es un título una imagen. El Maestro Jesús dijo que debemos "AMAR A DIOS Y AMAR A NUESTRO PRÓJIMO COMO NOS AMAMOS A NOSOTROS MISMO" libremente y no por compromiso, con humildad y temor de Dios alabando y dándole gracias por su gran misericordia para con nosotros.
Me gusta 0
U.SALDAÑA.M
U.SALDAÑA.M

el 17/10/11
Muy interesante y profunda tu reflexión, José María Vegas, "Dar al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios": una magnífica base para las expectativas y compromisos asociados con el aspecto de la sana laicidad de una forma de gobierno, en contraposición a (A) un absurdo laicismo jacobino en que queda socavado todo tipo de manifestación moral, religiosa, ética, etc., de la vida diaria de la ciudadanía, intentando confinarla (la manifestación) al interior de los edificios o lugares "exclusivos" para el culto; o (B) a un aberrante fundamentalismo oficial, religioso y/o ideológico, en que el estado pretende coartar incluso la libertad de conciencia de la ciudadania y bajo el cual el más minimo detalle afuera de sus lineamientos religiosos constituye un pretexto, m » ver comentario
Me gusta 0
eduardo
eduardo

el 20/10/11
interesante , gracias
Me gusta 0
antonio
antonio

el 21/10/11
es hermoso e interesante este texto nos sirve para reflexionar un poco acercade lo que pasa hoy en dia el abuso que hay en el mundo y que el señor nos de esa fuerza para poder decir no a tanto abuso
Me gusta 0
l. joel
l. joel

el 23/10/11
EXCELENTE COMENTARIO, ES EMOCIONANTE VER COMO LA PALABRA DE JESÚS ESTÁ PARA TODOS LOS TIEMPOS. VIVA DIOS, JESÚS Y MARÍA
Me gusta 0
jose luis
jose luis

el 24/10/11
ama a dios
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.