Comentario al Evangelio del

Conrado Bueno, cmf

Silencio y servicio

Acción y contemplación, Marta y María, servicio y silencio. Qué claro lo tenemos, y cuánto nos cuesta vivirlo. Ojalá el santo de hoy, Francisco de Asís, nos recuerde con su “Cántico de las criaturas” que van, a la vez,”Tú eres digno de toda bendición, loado seas” y “Los que perdonan y aguantan por tu amor”. Una misma actitud con dos caras.

Lo reafirma el lenguaje popular y religioso: “A Dios rogando y con el mazo dando”, “Ora et labora” (Trabaja y reza). Es nuestra condición cristiana: Dios y el hombre, visible e invisible, verdadero Dios y verdadero hombre, signo y misterio.

Dicen los entendidos en la sabiduría del hombre que alcanzar la unidad personal, desde tantos campos dispersos, es una señal de madurez. Qué bien se entiende esto contemplando a una religiosa que se levanta de mañana y se recoge largamente en oración con su comunidad, y luego se entrega, con pasión y sin tiempo, al enfermo, al niño que educa o al indiferente a quien evangeliza.

Las dos hermanas, en el fondo, coinciden. María escucha al Maestro. Es la  mejor parte, pero no la única. María escucha no la ley sino al que es la misma Palabra de Dios. Una palabra que insiste: amaos, dad de beber al sediento. (Cuando la mujer no podía acudir a la sinagoga ni estudiar la ley, Jesús es su Maestro). No podemos distorsionar la palabra de Jesús, para sacar otras conclusiones, como ocurre con otra palabra de Jesús en Betania: “A los pobres los tendréis siempre con vosotros”. Distorsionar significa cercenar, desde estos dichos de Jesús, el compromiso social y el servicio a los demás.  Marta, como el discípulo amado con la madre de Jesús, lo recibe en su casa, presta hospitalidad  a Jesús: “Lo recibió, y se multiplicaba por servir”. Jesús mismo lo hacía muy bien: por la noche, oraba; por la mañana, bajaba a curar a la gente.

A nosotros nos toca saber escuchar y saber hospedar. La dimensión contemplativa es una llamada al silencio, al asombro, a la sorpresa, a la reflexión, a la interiorización, a la profundidad. En la escucha del Evangelio, oímos, a la vez: “Escuchadle” y “Dadles vosotros de comer”. Por otra parte, si Jesús vino a servir y no ser servido, ¿qué otra cosa podemos hacer sus seguidores sino hospedar a todos “desde el corazón”? Un escritor religioso afirma que Cristo es “la suma actividad sosegada”. De un obispo misionero es esta oración a María: “Quédate con nosotros, con el Espíritu que te fecundaba en la carne y en el corazón. El mundo se ahoga en el mar del ruido, y no es posible amar a los hermanos sin un corazón callado y atento. Haznos comprender que el servicio sin silencio es alienación, y que el silencio sin entrega es comodidad. Envuélvenos en el manto de tu silencio y comunícanos la fuerza de la fe, la altura de tu esperanza y la profundidad de tu amor”.

Comentarios
elena lucia elena lucia
el 4/10/11
Que buen analisis para entender la unidad del servicio y el silencio....en tiempos que pareciera que uno y el otro no pueden darse tan facilmente.....
Mil gracias,un regalo para leer y releer en dos tiempos como diria Menapace; un tiempo para pensar y otro para seguir pensando...
Me gusta 0
Jacky Former Jacky Former
el 4/10/11
En todos nosotros hay una Marta y una María que nos acompañarán siempre. La cuestión es, si siendo conscientes de esta realidad nos dejamos conducir por nuestra Marta, o permitimos a María que se enriquezca con las palabras de Jesús. Estamos muy atareados con nuestro día a día, o damos a la Palabra el tiempo y el espacio necesario para que sea de verdad alimento de nuestra vida?
Me gusta 0
vicente condori vicente condori
el 4/10/11
Marta y María, dos hermanas que sirven al Señor, una orando y la otra haciendo los quehaceres. Lo ideal sería que combinaramos ambas orar y obrar. Hay que saber escuchar, pero también hay que saber hacer, saber aplicar lo que aprendemos del Señor en nuestra vida y una de ellas es el Servicio a los demás.
Me gusta 0
CARMEN S. CARMEN S.
el 4/10/11
ANUNCIEMOS EL EVANGELIO DE JESUS AL ESTILO DE FRANC ISCO SElo pedimos en el dia de su fiest.a
Me gusta 0
CARMEN S. CARMEN S.
el 4/10/11
ANUNCIEMOS EL EVANGELIO DE JESUS AL ESTILO DE FRANC ISCO SElo pedimos en el dia de su fiest.a
Me gusta 0
MAYELA. MAYELA.
el 5/10/11
Nuestro servicio al Señor, se refleja en la faena de cada día, en vivirla desde la escucha de su palabra y el cumplimiento de nuestras responsabilidades...el trabajo, la familia, los amigos son signos de relaciones en el que podemos recibir a Jesús y servirle, sin distraer nuestros corazones en banalidades...Señor, que en el trajín de cada día, pueda encontrar el gozo de tu presencia. Amén.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.