Comentario al Evangelio del

Fernando Torres Pérez, cmf

 

      Hay una corriente extendida por el mundo cristiano, a veces especialmente entre los jóvenes de los grupos de parroquias y colegios, en la que parece que ser cristiano es algo muy difícil, que uno siempre tiene que estar en contra de la marea y de las tendencias más generalizadas en la sociedad. Es decir, de alguna forma parece que ser cristianos hoy, vivir como cristiano en nuestra sociedad es algo así como una suerte de martirio continuo, alargado en el tiempo. Vivir así la fe genera inevitablemente una cierta tensión, estrés. No se puede estar permanentemente en contra. Y la persona que vive sometida a una situación de ese tipo es muy difícil que viva contenta y feliz.
      El Evangelio de hoy nos habla de los setenta y dos discípulos a los que Jesús había enviado a predicar la buena nueva del reino por delante de él. Han ido a los lugares donde les había mandado. Ahora vuelven a encontrarse con Jesús. Y vuelven “muy contentos”. La misión en este caso al menos no parece haber generado tristeza, agotamiento, depresión, sino exactamente lo contrario. Los discípulos se sienten felices, contentos. Dicen que “hasta los demonios se someten en tu nombre.” Jesús lo confirma cuando dice que “veía a Satanás caer del cielo como un rayo.”
      Jesús también se siente alegre y contento. Le sale del corazón dar gracias a su Abbá, porque ha revelado la buena nueva del Evangelio del reino a los humildes y sencillos. Termina volviéndose a los discípulos y declarándolos “bienaventurados”.
      Es un Evangelio para pensar un poco que los cristianos no podemos vivir en tristeza ni cabizbajos. Es posible que en la sociedad haya muchos que no piensen como nosotros. ¿Y qué? También son hijos e hijas de Dios. También son hermanos nuestros. Es posible que tengamos algún día triste y difícil. Pero el tesoro del reino, el mensaje del amor y la misericordia de Dios está con nosotros. Por eso estamos contentos y alegres.

Comentarios

Deja tu mensaje:

sofi pulido
sofi pulido

el 1/10/11
Me ha tocado convivir con hermanos consagrados y de verdad no hay coherencia en alguno de ellos; bien dice Jesús hagan lo que les digan pero no imiten sus ejemplos, que Dios nos dé el entendimiento y no perdamos de vista el camino que es Jesús.
Me gusta 0
Gerardo
Gerardo

el 1/10/11
Hay mucho cristiano "rarillo" en este mundo. No hace
falta salir de nuestro entorno. En esta pantalla abierta
a nuestros comentarios hay algunos que me sorpren-
den por su extravagancia e incoherencia. Tal vez sería
necesario por parte del programa aplicar el sistema de
filtro retirando la " paja ", que sirve para poco y dejan-
do el " grano ", que alimenta, y en nuestro caso nutre
la fe.
Me gusta 0
Rosicela
Rosicela

el 1/10/11
Creo que este mensaje llego al centro de mi corazon si creo que Dios esta conmigo porque tengo que estar triste todo lo puedo en el que me fortaleze. Amen
Me gusta 0
Beatriz Bonilla
Beatriz Bonilla

el 1/10/11
Alegremonos hermanos, porque somos cristianos, porque solo en la iglesia de Cristo hay gozo y porque seguir al señor no es un martirio si no un alivio, con el la cruz de cada dia se vuelve mas liviana y sin el esa crus se hace mas pesada.
Me gusta 0
MAYELA
MAYELA

el 2/10/11
La fuerza y el gozo de predicar la palabra de Dios, viene de otra fuerza superior; el Espíritu Santo que anida en el verbo, como sustancia que da vida. Hoy Jesús, nos invita en su nombre a ser portadores de la verdad y de la luz que viene de Dios...Señor, haz que en mí se manifieste el gozo que viene de tu espíritu. Amén.
Me gusta 0
U.SALDAÑA.M
U.SALDAÑA.M

el 2/10/11
El Señor envió a sus discípulos a evangelizar y ellos regresaron muy complacidos de los resultados . El se los reconoció y les externó que más que enorgullecerse por los logros obtenidos deberían mejor alegrarse de que con ellos sus nombres hayan quedado inscritos en el Cielo. // Les dio a entender que "evangelizar" no es hacer propaganda con el Evangelio, sino demostrar la fuerza que éste tiene para sanar a los hombres de sus demonios. Y que para ello no se necesita caer en el "activismo", sino reconocer que en tales situaciones, solos no podemos hacer nada, sino dar gracias al Padre que nos capacita para ver, para oír y para trasmitir Su salvación. // ¡ Felices sus ojos ! ¡ Grandes personajes de tiempos pasados hubieran querido haber visto lo que ustedes han visto ! ¡A » ver comentario
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.