Comentario al Evangelio del

Fernando Torres Pérez, cmf

 

      El que escribe estas líneas hizo hace algunos años el Camino de Santiago. Lo hice sólo. Y tuve la oportunidad de experimentar lo que es salir al camino sin estar seguro de cuál es la meta. Ni siquiera se tenía la seguridad de dónde estaba la meta. Cada mañana se tomaba la mochila y el bordón de peregrino y se salía al camino. Siempre hacia el oeste.
      Estar con Jesús era algo parecido al camino de Santiago. Con la diferencia de que no era para un mes sino para toda la vida. Con Jesús se sabía de dónde se salía pero no a dónde se llegaba. Los discípulos habían dejado atrás sus casas, sus trabajos, sus redes. Con Jesús no tenían nada más que sus propias fuerzas y el polvo del camino. Jesús iba por delante. Todo era posible. Porque Jesús era absolutamente sorprendente. Sus caminos siempre parecen nuevos.
      En el Evangelio de hoy, como en el caso de los peregrinos, no es Jesús el que invita a seguirle. Son algunos de los que están con él los que parece que se quieren comprometer a seguir a Jesús, a estar siempre con él. Da la impresión de que se habían encontrado con él, que le habían acompañado unos días. Y que de esa experiencia había brotado el deseo de quedarse en la compañía de Jesús.
      Pero no saben donde se han metido. Jesús les pide una entrega y una radicalidad total. Hay que dejarlo todo y encontrarse con nada. Si el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza tampoco los que están con él. Jesús va camino de Jerusalén y allí las expectativas no son buenas. Esos nubarrones terribles también están sobre la cabeza de los que acompañan a Jesús.
      Hoy sucede algo parecido. Seguir a Jesús es comprometerse con la justicia, acercar el amor de Dios a los más pobres y marginados, renunciar a la violencia en todas sus formas y abrir caminos a una fraternidad en la que toda la humanidad está invitada a participar sin excepciones ni exclusiones. En ese camino no hay vuelta atrás. Y no hay otro camino para encontrar la vida de verdad.

Comentarios

Deja tu mensaje:

jose manuel
jose manuel

el 28/9/11
El único camino es Jesús. No te va a pedir que dejes a tu familia, a tu padre enfermo. Te va a pedir que estés con tu familia, para eso es tu familia. Que te quedes junto a tu padre. El se sacrificó por ti. Y que NO VAYAS por ahí a "salvar el mundo". Buenos días a todos.
Me gusta 0
Ignacio
Ignacio

el 28/9/11
El Evangelio de hoy es radical. Así pues, parece decir que o lo tomas o lo dejas. ¿ No hay un camino interme
dio ? ¿ No se puede compatibilizar el anuncio del Reino
con el disfrute y atención hacia las pequeñas satisfac-
ciones o inconveniencias que te de la vida ?. ! Cuánto
daña pueden haber producido estas palabras ¡-
Por ejemplo: el libro del Eclesiastés en 9, 7-10, pode -
mos llegar a entender el derecho al disfrute de la vida,
no como fín principal, sino como medio para no quedar
aplastados por el sinsentido, tantas veces experimenta-
do, de esa vida. Y en el mismo libro 3, l-8 se expresa
de forma sencilla y contundente una visión de nuestra
misión en la vida.
Así pues, el seguimiento de Jesús, no puede ni debe -
restringir las obligaciones sociales que los » ver comentario
Me gusta 0
Augusto
Augusto

el 28/9/11
Al acojer el llamado de Jesús, al levantarme y seguirlo no puedo mirar atras porque no se donde dirijiré este carro evangélico que él me confía; menos si no miro al maestro no sabré si lo estoy acompañando en su verdadero camino de luz.
Me gusta 0
CARLOS
CARLOS

el 28/9/11
Mirar a atrás, es Buscar en el Pasado o Mirar que Cosas te Amarran para Seguir a Jesús, el Cristiano Tiene a Vivir una vida Plena, día por día, luchando su Presente y Proyectar su Futuro inmediato, cada día es una oportunidad nueva para que Jesús se Manifieste en Nuestras Vidas.
Me gusta 0
jazmin uceta
jazmin uceta

el 28/9/11
BENDICIONES ENTIENDO QUE NO ES UN SI POR SI SI NO UN SI SIN RETROCESOS UN SI HACIA DELANTE ASUMIR EL COMPROMISO NO SOLO CON LA COMUNIDAD SI NO CON NOSOTROS MISMO Y CON DIOS. NO PODEMOS ESPERAR UNA CERCANIA CON DOLOR SI NO POR FE ES COMO UNA DECISION DE LA CUAL PENSAMOS ,ANALIZAMOS PERO QUE DEBEMOS DE ACEPTARLA.
Me gusta 0
CARMEN S
CARMEN S

el 28/9/11
Alludame SEÑOR ACAMINAR DE LAMANO DE LOS MAS NECESITADOS
Me gusta 0
wilfredo penate
wilfredo penate

el 28/9/11
me sorprende cada dia jesus, es alguien que nunca le atino con que va a salir, es hermoso saber que tengo un papa que siempre se renueva, y ese es jesucristo siempre manifestando con hechos reales lo que va ha responder, como no quiciera que ya estuviera ardiendo dice, deja lo que te hace trompesar, lo que te hace inequivoco, pero algo tienes que dejar....es necesario comprometerte de lo contrario no hay fuerza de conversion...cuidate..
Me gusta 0
Jacky Former
Jacky Former

el 28/9/11
Creo que Jesús para hacerse entender por la gente sencilla del pueblo basa casi siempre en aspectos materiales cotidianos su mensaje espiritual. En este caso también. Me parece desacertado el hacer una lectura literal de la Palabra ( y peligroso, por cierto! La tutela del magisterio de la SMI se echa a veces muy en falta) .
Hoy nos habla de su actitud de DESASIMIENTO al mencionar a las zorras y los pájaros.
Habla de la VIDA VERDADERA, la vida del espíritu, cuando evoca a los muertos.
Habla de la PRIORIDAD DEL AMOR al prójimo, que es el fondo de todo el mensaje de su vida pública, al invitar a mirar adelante sin volver la vista a las interminables formalidades del judaísmo.
Me gusta 0
MAYELA
MAYELA

el 29/9/11
Hoy Jesús, nos presenta un camino diferente al del ayer para seguirle. Más que dejarlo todo, es comprometernos y responsabilizarnos desde la consciencia, conversión, fe y verdadero amor con nuestras responsabilidades y obligaciones con nuestros hermanos y seres queridos. Desde ahí estamos siguiendo a Jesús y le estamos diciendo que le amamos y que lo hemos dejado todo por ÉL...Señor, que en cada día, reconozca el valor de tu presencia, para quedarme contigo. Amén.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.