Comentario al Evangelio del

Fernando Torres Pérez cmf

 

      Dice el evangelista que Jesús le dijo a sus discípulos: “Meteos esto bien en la cabeza.” Debe ser que sabía que tenían la cabeza dura. O que, simplemente, a veces hay cosas que no nos gusta oír y que, por tanto, no oímos. Los discípulos, acaudillados por Pedro, han tomado conciencia de que Jesús es el Mesías, el enviado de Dios para liberar al pueblo de Israel de la opresión y la injusticia. 

      Eso lo sabe Jesús. Como buen catequeta y pedagogo, sabe que los discípulos han dado un paso al frente. Ahora saben que él es el Mesías. Pero no tienen ni idea de qué tipo de Mesías es Jesús. Más bien tienen muy claro cómo les gustaría a ellos que Jesús fuese Mesías. 

      Se imaginan a Jesús en triunfo, entrando en Jerusalén después de haber barrido la ciudad y toda Palestina de los romanos invasores y de haber quitado de enmedio a todos aquellos judíos que se aprovechaban de sus hermanos, que los oprimían tanto o más que los romanos y que colaboraban con ellos. Se imaginaban a ellos mismos cabalgando al lado de Jesús, compartiendo el triunfo. Con Jesús se acabó la miseria. 

      Por eso sabía Jesús que les iba a costar comprender su peculiar manera de ser Mesías: estando cerca de los pobres y sencillos, siendo testigo del amor de Dios para los marginados y excluidos y encontrándose con los poderosos sin armas, renunciando a toda violencia. Asumiendo que al final las fuerzas del mal podrían ganar la batalla (¡pero no la guerra!). Por eso les dijo “meteos bien esto en la cabeza: al Hijo del hombre lo van a entregar en manos de los hombres.”

      Como es natural, los discípulos no entendían. Tampoco querían entender algo que estaba tan lejos de sus expectativas. Sentían que lo que decía Jesús era verdad pero les daba miedo asumir esa verdad. A ellos, como tantas veces a nosotros, les costaba entender que la resurrección pasa por la muerte y que no puede ser de otra manera. 

Comentarios
Jose del Carmen Jose del Carmen
el 24/9/11
“Porque alejarme de Jesús… presente en la Eucaristía?”…
Lectura de la profecía de Zacarías (2,5-9.14-15a): “Alégrate y goza, hija de Sión, que yo vengo a habitar dentro de ti –oráculo del Señor–. Aquel día se unirán al Señor muchos pueblos, y serán pueblo mío, y habitaré en medio de ti.»
No podría entender al DIOS nunca…no podría ser capaz.
Espero no equivocarme en la búsqueda de la Luz. Cuando hoy cruzamos la Lectura de la profecía de Zacarías con las lecturas de ayer y hoy resulta una ejecución perfecta de la Palabra de DIOS todopoderoso en JESUCRISTO. Queda demostrado que la presencia de Jesús de Nazaret es la misma presencia que DIOS mismo hecho hombre, quien en su vida en la tierra trajo amor, perdón, aceptación, vida en comunidad, obedienci » ver comentario
Me gusta 0
MILIO LOGO MILIO LOGO
el 24/9/11
El Mesías triunfante, justiciero, sangriento, que esperaban los judíos, todos, los discípulos, los justos y los pecadores, es la antítesis del Jesús humilde, misericordioso, Amor perfecto, que se rodea de los marginados, de pecadores (no son los sanos los que tienen necesidad de médico... Marcos, 2-13). No solamente no busca a ricos y sabios (preciosa letra de la canción "Pescador"), sino a pobres y humildes. Vapulea y deja en ridículo en muchas ocasiones a los doctores de la ley, a fariseos y escribas y los coloca en su lugar: "los publicanos y las prostitutas os precederán en el Reino de los cielos (Mt, 21-28).
Me gusta 0
mariadolores mariadolores
el 24/9/11
sabemos que Jesùs es el mesias,pero obramos como si lo ignorasemos. Confiamos en su misericordia y èl nos pide mas, que seamos coerntes con ese gran amor y asì sabremos realmente quien es Jesùs
Me gusta 0
MAYELA MAYELA
el 25/9/11
Jesús se entrega por nosotros en la cruz, pero es el mismo hombre que lo lleva a través del dolor camino al calvario. Jesús muere porque solo así regresa a nosotros en vida...Señor que en tu entrega, reconozca que solo al morir puedo encontrar la vida eterna. Amén.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.