Comentario al Evangelio del

Fernando Torres Pérez cmf

 

      A lo largo del año escuchamos muchos textos del Evangelio. Hablan de muchas cosas. Pero de vez en cuando, la liturgia nos acerca a cuestiones fundamentales. Como en el texto de hoy. “¿Quién decís vosotros que soy yo?” La pregunta es directa. Jesús no se anda con redeos y pide a sus discípulos que se definan ante él. No basta con estar informado. No basta con conocer lo que dicen los demás. 

      Los discípulos tienen esa información. “Unos dicen que eres Juan Bautista, otros que Elías o uno de los profetas.” Los discípulos han llegando a ese conocimiento como podemos llegar nosotros después de leer unos cuantos libros. En ellos hay diversos capítulos: Jesús el hombre, Jesús el predicador, Jesús el milagrero... Podemos conocer su biografía, todos los datos a que nos es posible acceder hoy en día. Y todavía no habríamos conocido de verdad a Jesús. 

      La respuesta de Pedro da en el clavo: Jesús es el “Mesías de Dios.” Eso es situarse en un nivel diferente. Ya no hablamos de un profeta. No hablamos de un hombre normal. Decir que Jesús es el Mesías de Dios significa que Jesús tiene una relación muy especial, absolutamente especial, con esa realidad tan sentida pero nunca bien conocida y tantas veces incomprendida que es Dios. 

      Hablar del Mesías en el contexto del pueblo de Israel habla de esperanza y vida nueva. La promesa del Mesías hablaba de una liberación colectiva del pueblo de Israel, de una superación de la opresión en que vivían. El Mesías era el signo de que Dios quería para su pueblo un futuro de libertad y bienestar. 

      Cuando Pedro dijo a Jesús que era el “Mesías de Dios” quizá no sabía perfectamente lo que decía pero la intuición profunda era clara. En Jesús veía al que devolvía la esperanza al pueblo, a los pobres y marginados, a los que sufrían y a los oprimidos. Jesús era el mensajero de la liberación de Dios, de la liberación que desde siempre Dios había ofrecido a su pueblo. Desde aquella lejana liberación de Egipto hasta la superación del mal y la muerte que se produciría en la resurrección de Jesús. Quizá Pedro no sabía expresar perfectamente todo esto pero estaba en el buen camino. Y, aunque con altos y bajos, fue fiel a ella. 

      Y nosotros, ¿quién es Jesús para nosotros? 

Comentarios
jose manuel jose manuel
el 23/9/11
Aún diría yo más. ¿Estamos dispuestos a llevar nuestra cruz de cada día aguantando el sufrimiento, cómo no, pero con esperanza y alegría? Buenos días a todos.
Me gusta 0
Gonzalo Ruiz V. Gonzalo Ruiz V.
el 23/9/11
Dios Mio.
No he preguntado a mis hijos, a mi esposa, a mi familia, a los mios. "QUIEN DICEN QUE SOY YO" derrepente un mal padre y mal esposo..........
Me gusta 0
Gerardo Gerardo
el 23/9/11
Para José Manuel y otros que piensen como él.
El sufrimiento, la enfermedad y el dolor nunca deben ser acogidos con espíritu alegre. A eso lo llamaríamos
masoquismo.
Un cristiano debe acoger la desgracia con entereza y confianza en ser asistido por el Señor.
Por lo general solemos hablar de esta forma cuando
estamos sanos, pero cuando llega la prueba .....
Me gusta 0
Sally, R.D. Sally, R.D.
el 23/9/11
GONZALO.... QUE GRANDE ES TU COMENTARIO !!!

Dios Mio nunca te he preguntado ... PARA TI PADRE MIO QUIEN SOY YO? QUE TIPO DE HIJA SOY?
TE HAS SENTIDO ORGULLOSO DE MI ?

PERDON PADRE MIO.... POR TODO!!
Me gusta 0
jazmin uceta jazmin uceta
el 23/9/11
bendiciones y buen dia
es una pregunta tan intensa y nos encanta elevar y poner a Dios por encima de todo y lo alabamos y glorificamos pero en la practica ejecutamos todo lo contrario. sabemos que existe y es el defesor incansable para cada uno de nosotros por eso hoy en dia le pido que nos de esa sabiduria de no solo hacer mencion de tus testimonios si no ser parte de ellos.
Me gusta 0
Augusto Augusto
el 23/9/11
Oración: Jesús Cristo nuestro Señor creo en ti, te amo a ti, te espero amén
Me gusta 0
Marga Pulido Marga Pulido
el 23/9/11
Para mi eres el que me ha salvado atraves del amor, me buscaste y aunque me rehusaba me encontraste, creo en ti, pero aumenta mi fe. Eres tan poderoso que ni cuenta me di, eres tan amoroso que llenaste mis vacios de desamor, eres tan fuerte que me estremeces cuando estas cerca y quieres que te escuche y siga la luz que emana de tu palabra, gracias por estar a mi lado, tu eres mi protecor.
Me gusta 0
Maria Victoria Maria Victoria
el 23/9/11
El Señor es mi redentor el que murio por mi para salvarme del pecado, y yo le pido fortaleza y perseverancia para seguirle y poder decir como Pedro ."Tu eres el hijo de Dios".
Me gusta 0
Jose del Carmen Jose del Carmen
el 23/9/11
Antes de ti y después de ti JESUS de NAZARET.

Ir un domingo y ver pero no observar, cada ser que nos rodea, verme a mi mismo (semejante pecador)…ser un completo ciego…que de frente se encuentra el camino a la eternidad, ahi uno sin ver mas allá de nuestras narices. Que Cristo esta presente con un cielo totalmente abierto.
Es sentir que respiro solo oxigeno y que deduce que respira por completa autonomía pero egocéntrica y que sin embargo ni cuenta se da, que respirar es un acto ajeno a mi voluntad (acto involuntario y natural).
Es oír pero no escuchar, oír la liturgia y cada palabra emitida por el Padre y pensar que “es lo mismo, lo mismo” me da sueño…es oír un vacío en nuestro corazón que solo se concentra por juzgar a los demás y que todo alrededor esta completa » ver comentario
Me gusta 0
MAYELA MAYELA
el 24/9/11
La misión de Jesús entre los hijos del mundo, lo hace ser faro de luz para el mundo, luz que es sinónimo de camino seguro. Hoy desde la claridad que le da a la vida, quien le busca y le sigue puede saber y sentir con certeza que Jesús es el más fiel de los amigos que nunca falla...Señor, es tu amistad he de recrear mi vida, para darle significado. Amén.

Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.