Comentario al Evangelio del

Fernando Torres Pérez cmf

 

      Nadie enciende un candil y lo pone debajo de la cama. Jesús ha venido a traer un mensaje de salvación, amor y esperanza para todos los hombres. No quiere ocultarlo, no quiere esconderlo. Su deseo es que todos lo lleguen a conocer, que todos sientan la potencia y la energía del amor de Dios, capaz de renovar sus vidas, de abrir nuevos horizontes, de llevarnos a una vida en plenitud. 

      Lo que pasa es que siempre ha habido los que consciente o inconscientemente han querido ocultar ese mensaje. Han deseado que sólo fuese para un pequeño grupo de elegidos. Los mismos apóstoles se quejaron en un momento determinado a Jesús de que había otros que pretendían expulsar demonios en su nombre. Más adelante, a lo largo de la historia de la Iglesia también el Evangelio se ha ocultado bajo capas de tradiciones y costumbres, de moral y teología. Hasta la lectura de la Biblia se restringió durante mucho tiempo impidiendo que el pueblo cristiano accediese a la Palabra de Dios. 

      Pero lo mejor es que la luz del candil sale siempre adelante. Siempre hay alguien que toma el candil y lo pone en el candelero para que todos lo vean. Pensemos en las grandes figuras del pasado. Un Francisco de Asís, por ejemplo. Con una vida muy sencilla hizo que todos viesen la potencia de la luz del Evangelio. 

      La Iglesia no es sólo la jerarquía. Iglesia somos todos los creyentes. Iglesia es el Pueblo de Dios, los de arriba y los de abajo. Todos son responsables de hacer que la luz del Evangelio siga brillando en nuestro mundo y atrayendo a todos a la vida y a la esperanza. Todos somos responsables de hacer que el candil no quede oculto sino que brille en el candelero y que todos lo puedan ver. 

      Nuestros pecados y limitaciones son muchos, como personas individuales y como institución. Pero tenemos en nuestras manos un tesoro y nuestro esfuerzo principal ha de ser no taparlo sino enseñarlo y mostrarlo al mundo. No se trata de fijarnos en nuestros pecados sino en el amor que Dios ha puesto en nuestros corazones para regalarlo, para vivirlo, para disfrutarlo. Ese es el regalo que Dios nos ha dado. Somos ricos y la única forma de incrementar esa riqueza es compartirla. Como la luz.

Comentarios
sebastian sebastian
el 19/9/11
es el evangelio 18 de septiembre no del 19
Me gusta 0
Jose del Carmen Jose del Carmen
el 19/9/11
Hermoso comentario
Ocultar y dar por ausente….
Por tiempo regalado por gracia y misericordia de Dios, nos hace ver la luz… que una vez, por dejarnos encontrar por ese amor “nos cambia”…. Su amor que nos hace alegrarnos y que aquel intento por tapar semejante Luz es pura desobediencia…
Hay de aquellos que apartan del rebaño a las ovejas del Pastor…hay de aquellos…,
Hay de aquellos que le hacen algo a sus niños…hay de aquellos…,
Tendría que orar, abrir mi corazón al suyo… a su voluntad. Y mantenerme unido a mi comunidad como se mantuvieron los apóstoles unidos a EL, a pesar de todas los errores que cometían, imprudencias e incredulidades, aguarda ahí hasta que su luz llegue con el Pleno amor como les toco…Y que ese pentecostés con el Bautizo nos llege pa » ver comentario
Me gusta 0
libelula star libelula star
el 19/9/11
:)
Me gusta 0
jose manuel jose manuel
el 19/9/11
Buenos días a la Comunidad. Es particularmente hermoso pensar que "todos somos Iglesia".
¿Podrían explicarme, por favor, el significado de la última frase de Jesús?: A ver si me escucháis bien: al que tiene se le dará, al que no tiene se le quitará hasta lo que cree tener. Muchas Gracias.
Me gusta 0
Fernando Pérez Fernando Pérez
el 19/9/11
A ver si te ayuda este comentario José Manuel:
¿Qué es esto de que al que tiene se le dará? Si ya tiene para qué darle mas. ¿ y al que no tiene se le quitará hasta lo que cree tener? Es una injusticia quitarle lo poco que tiene. ¿Cómo entender esta enseñanza evangélica?

Quién vive seguro en sus cosas pensando que con comer y vestir tiene resuelta su vida, ahí mismo se queda atrapado y poco a poco se va ahogando en su propio egoísmo. Es como el que teniendo dinero en el banco se fía de los intereses y se dedica a gastar; si no hace ingresos , poco a poco el dinero se agota y pierde lo que tenía.
Por el contrario una persona que vive de los valores del espíritu, que goza compartiendo su tiempo y su dinero con los hombres, su vida se carga de densidad, sus fuerzas se » ver comentario
Me gusta 0
Kubala Fion Kubala Fion
el 19/9/11
Hola Jose,
Siempre he pensado y entendido que nuestro Señor se refiere a la cantidad de fe que tengamos. El que ha vivido su vida llena de fe, el que tiene mas fe pues sera acreedor de todas las riquezas celestiales. Mientras los pocos de fe se les quitara hasta lo que cree tener y es porque estas personas se han aferrado a las cosas materiales que los alejan de la fe y de las cosas de Dios. Acordemonos que al fina de nuestra breve pasada por este mundo, no nos llevaremos absolutamente nada material y para mi, ese es el mensaje del evangelio de hoy, ya que sin fe, se nos quitara hasta la esperanza de la salvacion eterna. Q Dios te bendiga y te de una semana llena de exitos.
Me gusta 0
felias felias
el 19/9/11
Jose Manuel: Con unos ejemplos te explico: Quién vive seguro en sus cosas pensando que con comer y vestir tiene resuelta su vida, ahí mismo se queda atrapado y poco a poco se va ahogando en su propio egoísmo. Es como el que teniendo dinero en el banco se fía de los intereses y se dedica a gastar; si no hace ingresos , poco a poco el dinero se agota y pierde lo que tenía.
Por el contrario una persona que vive de los valores del espíritu, que goza compartiendo su tiempo y su dinero con los hombres, su vida se carga de densidad, sus fuerzas se renuevan y todo parece renacer cada día.

Es cuestión de jugar a la banca rota del AMOR: dando te enriqueces; cuanto más te entregas más te posees. Es la paradoja del evangelio: morir para nacer; servir para reinar; dar para recibir.
Ben » ver comentario
Me gusta 0
vicente condori vicente condori
el 19/9/11
La luz y la experiencia de compartirla con otros son parte importante de la vida de comunidad que está formando Jesús. Una comunidad que, teniendo la luz no la comparte, no está animada por el espíritu de Jesús.
Desde siglos, las madres cristianas han enseñado en la intimidad a sus hijos con palabras expresivas, pero sobre todo con la “luz” de su buen ejemplo.
Pidamos a Dios que nos otorgue siempre la luz de su Hijo Jesucristo para que siempre brille en nuestros corazones y podamos compartirla con los demás; pero siempre con nuestro buen ejemplo de verdaderos cristianos.

Me gusta 0
M.Carmen M.Carmen
el 19/9/11
¿Me puede explicar el último párrafo?
Me gusta 0
Jose del Carmen Jose del Carmen
el 19/9/11
Hechos de los apóstoles
20. v32 Ahora los encomiendo al Señor y a la Palabra de su gracia, que tiene poder para construir el EDIFICIO y darles la parte de la herencia que les corresponde, con todos los que han sido santificados

1 Carta a los corintios 3-9 Porque nosotros somos cooperadores de Dios, y ustedes son el campo de Dios, el EDIFICIO de Dios

Carta a los Efesios 2-21 En él, todo el EDIFICIO, bien trabado, va creciendo para constituir un templo santo en el Señor.

Dios no comete errores, Dio es perfecto…Único….y su deseo es unirnos a EL a su amor puro, nacimos para amarlo y ser amados por EL…Jesús vive en la Eucaristía para recordarnos que la LUZ está cada día mas destellante en EL, que el camino esta tirado para seguirle, que la roca esta firme a sujetarnos y » ver comentario
Me gusta 0
MAYELA MAYELA
el 20/9/11
Nos convertimos en Iglesia, cuando somos capaces de encender una luz en nuestros corazones y alumbrar a nuestros semejantes. La palabra de Dios tiene y debe permanecer en nosotros, como fuego vivo que abrigue nuestra vida de la frialdad del mundo. Vamos hacer del fuego divino, luz que se multiplica...Señor, haz que mi corazón, sea como antorcha que se enciende con tu fuego divino. Amén
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.