Comentario al Evangelio del

Rosa Ruiz Aragoneses, rmi

 

En la salud y en la enfermedad…

Seguimos en Cafarnaún, en la casa de Pedro, que probablemente fue también la casa de Jesús en esos años. Él sigue atendiendo a todos los necesitados de curación, uno a uno. Desde la puesta del sol hasta el amanecer. Jesús busca la soledad pero no por ello deja de atender a quienes le andan buscando. No se ata a nada ni a nadie. No deja que nada ni nade le retenga. Sabe que la misión recibida es más grande y no es suya. No le pertenece. Tampoco a nosotros, pero ¡qué difícil a veces!

Un detalle más: la suegra de Pedro, alguien de “la casa”, de la familia. Es bonito ver cómo su fiebre es motivo de preocupación para los demás, hasta el punto de ser ellos quienes piden a Jesús que haga algo por ella. Ojalá tengamos nosotros esa misma sensibilidad con los más cercanos, con el mal que sufren “los de casa”. Ojalá el dolor de toda persona sea preocupación de la comunidad, de la Iglesia y nos sea tan importante que no dudemos en suplicar la acción sanadora de Cristo.  Quizá sólo entonces, la sanación de los demás revierta en mayor servicio a la comunidad, como de inmediato hace la suegra de Pedro. Si hacemos nuestros los dolores de los demás, ¿cómo no haremos también comunes nuestros talentos, nuestra disponibilidad, nuestro deseo de servicio?

Que la exigencia de la misión, de tener que predicar por todos los lugares y atender todas las necesidades de nuestro mundo, no sea nunca excusa para desentendernos de los dolores de los de casa y dejar de ponernos también a su servicio.

Comentarios
lorenzo lorenzo
el 31/8/11
exelente el comentario y que nos invita a engrandecer el amor de dios a travez de atender las necesidades de nuestro projimo.
Me gusta 0
Jose del Carmen Jose del Carmen
el 31/8/11
A pesar de la vida que me ha dado…y la oportunidad de acercármele…Le estaremos diciendo de verdad a Jesús Sáname, Ayúdame, Libera esta pesada Cruz, esta enfermedad que nace en el mismo ser propio y que fecunda con toda clase de enfermedades y que de ellas solo lo malo saco? Como pedirle por otro? Si yo mismo no valoro el espíritu que nos ha regalado en el bautismo. Cada día que pasa y veo lo que ha pasado en nuestra vida me pregunto como he dejado pasar el tiempo así… Le imagino como un Hombre esperando en la entrada de la casa a que le abra, y pasa el tiempo y esta ahí mirándote… con la misma sonrisa y gesto.. bajo la lluvia, sol, nieve, frío, calor y/o humedad esperándote que le habrás y le invites a entrar para sentarse a tu lado y sanarte todo tu ser.
Tenerle en » ver comentario
Me gusta 0
madeleine madeleine
el 1/9/11
muy bueno el comentario tienen mucha razon no devemos descuidar los dolores de la cada sin ninguna escusa devemos ayudar a nuestro projimo.
Me gusta 0
U.SALDAÑA.M U.SALDAÑA.M
el 1/9/11
Lorenzo, a tu breve pero profundo comentario yo adicionaría, para enfatizar a Rosa Ruiz : ..." sobre todo a los más próximos: nuestro cónyuge y nuestros hijos...". // Saludos afectuosos

Me gusta 0
MAYELA MAYELA
el 1/9/11
El servicio desde la doctrina Cristiana, nos llama a atender al necesitado...Jesús en su incansable predica, se hacia seguir por los que buscaban ser liberados de sus males, en Él encontraban el reposo de cuerpo y espíritu y cobraban fuerzas. Hoy como ayer busquemos a Jesús en la oración, en la fe, en la esperanza y sobre todo en la ayuda al hermano más cercano...Padre de Gracia, ven, acude a mi llamado, para confiar en ti mis debilidades. Amén.
Me gusta 0
Angel misionero Angel misionero
el 1/9/11
hola, amigos DLB siempre, muy buena reflexión del evangelio nos invita a entregarnos por entero a la misión de Jesucristo para entregar esta buena noticia a los pobres.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.