Comentario al Evangelio del martes, 30 de agosto de 2011

Enviar por email En PDF Imprimir
Rosa Ruiz Aragoneses, rmi

 

Ante el mal, no valen paños calientes

Cafarnaún fue algo así como el “centro de operaciones” que Jesús eligió durante su vida pública. Era paso obligado de extranjeros por el comercio entre Oriente y Occidente. Un lugar idóneo para que sus enseñanzas y sus signos se extendieran de boca en boca por todos los alrededores.

Y en este centro de actividad misionera, la lucha contra el mal que atenaza al ser humano, contra todo demonio, aparece con insistencia. El mal no se da por vencido fácilmente y nos provoca constantemente. Siempre apunta a nuestro centro más hondo, como hizo con Jesús: “Sé quién eres: el Santo de Dios”. 

Y así sigue actuando hoy: su estrategia se basa en tirarnos por tierra, a nosotros y nuestros hermanos. Y cuando alguien lo planta cara sólo queda una salida: “¡Calla y sal!”. Con contundencia. Los paños calientes y las ambigüedades sólo nos llevan a ser arrollados por ese mal, caer en sus halagos, despistarnos, creer que nos conoce bien porque nos da siempre en el mismo centro. La diferencia con Dios es evidente: Él también sabe quiénes somos en lo más profundo -mejor que nosotros mismos-, pero nunca nos tira por tierra; más bien nos pone en pie sin hacernos daño alguno. No nos dejemos enredar por ningún mal endemoniado. No hagamos pactos aparentemente inocentes. La respuesta de Jesús es clara: “¡Calla y sal!”.

icono comentarios 6 comentarios

Si te ha gustado, compártelo:
Comentarios
MI ALEGRÍA ES SABER QUE EL SANTO DE ISRRAEL ESTÁ RESUCITADO EN MEDIO DE NOSOTROS.
0
Augusto Augusto
el 30/8/11
Dios nos ama ayer hoy y siempre.
Donde menos los pensemos EL manifestara su amor, EL dará muestra de su amor. Quizás al sentir el paso del viento sobre tu piel, o al sentir el paso del tiempo sobre tu vida, en los sacramentos, entonces hemos de entender que sobre todo lo que nos suceda, esta EL para hacernos sentir su amor. FALTA solo dejarse caer!, de allá arriba donde nuestro propio yo intolerante autónomo, absolutamente relativo! y egocéntrico, posesivo se niega a abrir el corazón y sentir su amor. No serian acá, fantasmas ni demonios, más diría yo son como latigazos que hacen recordar que le damos mas peso a su Cruz, que con amor la mantiene y con amor pide ser atravesado…por nuestra propia voluntad que aparada vivir de la voluntad del AMOR de DIOS. Oh! Dame la fortaleza de » ver comentario
0
Jose del Carmen Jose del Carmen
el 30/8/11
para los que creen en dios.
el nos quiere a todos por igual.
0
flavio flavio
el 30/8/11
La vida por si misma ya es tentación, creer y crecer en la fe es signo de fuerzas para enfrentar el mal que nos acecha. La fortaleza viene de la preparación y conversión .Sabia es aquella vida que distingue aún en las tinieblas, para no tropezar...Señor, en ti quiero fortalecer mi vida, para mantenerme firme en la fe. Amén.


0
MAYELA MAYELA
el 31/8/11
Amen
0
Miguel Miguel
el 30/8/11
Todo lo que proviene de jesus cura y ayuda a las p ersonas ,su palabra su brazo extendido.Lo que tenemos que hacer es dejarnos impresionar por las cosas de EL.
0
roque roque
el 30/8/11
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.

Palabra diaria

Miércoles, 24 de septiembre de 2014

FERIA
Lc 9,1-6. Les envió a proclamar el reino de Dios y a curar a los enfermos.

Lecturas Comentario
Liturgia Calendario
GodGopssip
Ciudad Redonda en su email :

Últimos usuarios de Ciudad Redonda