Comentario al Evangelio del

CR

Queridos amigos:

No es obligatorio que nos caigan simpáticas las jóvenes que entraron en el banquete, o que consideremos en todo y por todo modélica su conducta. ¡Como que en la parábola de ayer se nos instaba a atender con solicitud a quienes tenemos a nuestro cargo! Hay que repartirles el aceite a sus horas, la ración diaria que necesitan para acompañar al Esposo.

La cuestión es otra. El aviso nos viene de la suerte que corrieron las que se dejaron las alcuzas en casa. ¡Mira que perderse, por un tonto descuido, o por cierta dejadez, una fiesta anhelada con pasión! Hay riesgos que no se deben correr de ningún modo, es insensato exponerse a ellos: lo que está en juego es demasiado importante, quizá vital. (En Derecho se habla de imprudencia temeraria, un delito que tiene su correspondiente sanción; por ejemplo, la conducción temeraria de un coche.)

En nuestra parábola sólo se trata de una cosa: la venida del Señor es cierta y su momento incierto; pero esta incertidumbre “resulta, en el fondo, totalmente indiferente para aquellos que en todo momento hacen la voluntad del Padre” (U. Luz). Es la forma de estar listos y como al acecho de las secretas venidas del Señor; la forma de ser vigías de su aparición y presencia, quizá bajo un inesperado disfraz, en distintos recodos de la historia personal y comunitaria. Así se disipa el temor a que el Esposo pase de largo sin que nos enteremos. Le podemos decir como Teresa de Jesús: “Dulce Esposo y redención, / pues por vuestra me ofrecí, / ¿qué mandáis hacer de mí?”. Esa unión de voluntades es la garante y la guardiana de los encuentros, el aceite que mantiene encendida la lámpara en medio de la noche de este mundo.

Comentarios
Augusto Augusto
el 26/8/11
Esta parábola me muestra que mi vida es una sola y para llegar al reino no debo perder el tiempo durmiendo; solo debo orar, orar y estar despierto para no caer en la tentación de que lo estoy haciendo todo bien; la realidad es otra, estoy para vivir con fe y esperanza en Jesucristo nuestro Señor que ya viene en gloria y majestad, y que todo lo que hago lo debo hacer en justicia por la gracia de Dios.
Me gusta 0
vicente condori vicente condori
el 26/8/11
La invitación de Jesús es clara: "Estén preparados porque no saben el día ni la hora". Cristo admite que hay una especie de sueño que nos envuelve a todos. Algunas doncellas se prepararon para el banquete teniendo en cuenta el sueño que las podía vencer preparando sus lámparas para el despertar. Es un asunto de conciencia: unas fueron conscientes de que podían dormirse, y tomaron medidas al respecto; otras sencillamente se dejaron ganar del sueño.
Preparémonos para ese despertar junto a Jesucristo alistando el aceite para esos momentos de sueño y de pereza; que siempre nos quede aunque sea una tenue luz de esperanza en nuestras vidas.
Me gusta 0
DIANA VEJARANO DIANA VEJARANO
el 26/8/11
Por qué será que los hombres estamos acostumbrados a dejar todo para último momento? siempre vivimos confiados en que la tienda esté abierta, que el super es 24 horas, que me lo traen a domicilio y muchas otras cosas más...y nosotros que prevención tenemos frente a la escasez de cosas en nuestro hogar??? no siempre está abierto el super y no siempre podré pagar el domicilio, por tanto nuestro día a día, nuestra vida, tambien debe tener una organización y no siempre estar atenidos a lo que otros puedan hacer por mi o me puedan ayudar; así pasa con nuestro Padre, él nos ha dado esta maravillosa vida y dia a dia la vamos construyendo, nos vamos preparando, para cuando estemos frente a frente podamos recibirlo con los brazos extendidos y nuestro corazón lleno de amor para así po » ver comentario
Me gusta 0
MAYELA MAYELA
el 27/8/11
Hoy la prudencia se traduce en preparación interior y conversión, somos prudente y nos preparamos a la luz del Evangelio de hoy en la medida que reconozcamos que la puerta a las bodas es una y se llama Cristo. No reconocerlo, es llevar una vida desprevenida y confundida...Señor que tu palabra sea signo de preparación y conversión en mi vida. Amén.
Me gusta 0
U.SALDAÑA.M U.SALDAÑA.M
el 27/8/11
Estimado CR: ¡ Qué reflexivo y valioso tu comentario, así como las opiniones de apoyo al mismo de todos los compañeros lectores !..... Estoy 99.9 % de acuerdo con ustedes. /// Sólo tengo una pequeña observación, basada en tu párrafo inicial : Efectivamente, no me caen especialmente simpáticas las jóvenes que lograron entrar al banquete ni siento que sea "modélica" su conducta cuando que al menos POR CARIDAD hacia el PROJIMO podrían haber brindado un poco de combustible a sus descuidadas compañeras, confiando en que la PROVIDENCIA (que mantiene vivas a las aves y a los lirios del campo) no las hubiese desamparado a ellas si hubiesen mostrado algo de desprendimiento hacia sus muy poco previsoras compañeras. (Quizás esa conducta hubiese impedido al Evangelista hacernos l » ver comentario
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.