Comentario al Evangelio del

Manolo Tamargo, cmf

Queridos amigos y amigas:

Cuando leo esta lectura del Evangelio de los jornaleros siempre me pregunto: ¿cuánto sería entonces un denario? ¿El amo de la viña pagó de más a los últimos o de menos a los primeros? Porque con nuestra lógica mercantil tuvo que pasar algo de eso: o racaneó con unos o se pasó de generoso con los otros.

Probablemente ese tipo de razonamiento es el que el propio Jesús quiere desmontar con la parábola. Para Dios no hay “contratos” ni “intercambios mercantiles”. Para Dios hay cariño, y Él siempre quiere totalmente, infinitamente, a todos, independientemente de las “horas” que hayan trabajado en la viña.

Entonces viene lo de siempre: ¿para qué trabajar todo el día si vas a cobrar lo  mismo? O lo que es igual: ¿para qué “ser bueno” toda la vida si basta con serlo al final?

La respuesta es tan simple como ilógica desde el punto de vista humano. Todos sabemos por experiencia que los que consiguen seguir a Jesús más de cerca, los que más enfrascados están en el trabajo de la viña, son mucho más felices, tienen su vida en manos de Dios y ello les da una perspectiva, una seguridad, una esperanza, una fortaleza frente a las dificultades, una capacidad de disfrutar de las cosas pequeñas, un grado de satisfacción íntima y, como decíamos, una mayor cercanía a la auténtica Felicidad, que hace que sin duda merezca la pena “contratarse” lo antes posible y disfrutar de la vida de Dios con mayor la intensidad que nuestra frágil naturaleza nos permita.

Manolo Tamargo, cmf

Comentarios
octavio de j . octavio de j .
el 17/8/11
estupendo ,comentario, me gusto mucho,gracias por compartirlo con nosotros,cada dia.
Me gusta 0
Umberto Umberto
el 17/8/11
hermoso! muchas gracias. Trabajar en la viña es anticipar el reino en nosotros
Me gusta 0
jazmin uceta jazmin uceta
el 17/8/11
Bendicione Herman@s Desde que Dios nos crea solo alumno de un 100 o de A la excelencia ya que somos hechos a semejansa de el ya esta en cada ser humano mantener ese 100 o de mantener esa A. al finalizar la jornada el y solo el sabe que calificacion tendremos si mantenemos la A o simplemente trabajamos para una C,D o F
Me gusta 0
vicente condori vicente condori
el 17/8/11
El Señor es justo y generoso. Justo con los trabajadores "primeros" que recibieron su salario pactado y Generoso con los "últimos" que estaban tristes porque nadie los contrataba. El Señor es bueno y compasivo con los últimos, los postergados, los olvidados , los incomprendidos,...No siempre los que han llegado primero al camino del Señor están más cerca de Cristo; a veces los últimos avanzan más y mejor que los que siempre estuvieron "cercanos" a él.
Me gusta 0
Augusto Augusto
el 17/8/11
Yo no quiero ser Dios de Dios, y no le exijo nad,a solo recibo agradecido de lo que me da, porque se que es lo mejor para que pueda vivir en su voluntad que es justa y se que Él es bueno y santo.
Me gusta 0
emilio emilio
el 17/8/11
Me ha gustado mucho este comentario,seguir a Jesus proporciona en esta vida una felicidad real mas profunda que el placer que buscan los hedonistas a los que todo les parece poco
Me gusta 0
MAYELA MAYELA
el 18/8/11
La vida como escenario se hace viña, trabajar en pos a Jesús es seguirle por medio de la fe y su voluntad, la ganancia en Amor se multiplica y nos prepara para las jornadas más difíciles...Señor hazme atenta a tu llamado. Amén.
Me gusta 0
U.SALDAÑA.M U.SALDAÑA.M
el 18/8/11
Habemos quienes creemos que tenemos "derechos de antigüedad o de nacimiento", "dueños" de algunas prerrogativas importantes ; que nos extrañamos , nos escandalizamos o nos sentimos traicionados cuando no se nos hacen efectivos dichos "reconocimientos". ¿Pertenecemos quizás a esta categoría?
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.