Comentario al Evangelio del

Bonifacio Fernández, cmf

Jesús acaba de hacer el primer anuncio de la pasión. Jesús recuerda que su destino es también el destino de los discípulos; el seguimiento del Mesías Jesús resulta arriesgado y peligroso. El seguimiento implica recorrer el camino de la vida tras  Jesús y ello termina implicando recorrer el mismo camino de Jesús hacia el rechazo, la exclusión…

El logión sobre el seguimiento y el de la vida como juego de gana-pierde ya los ha recogido Mateo en el cap. 10, 38ss.

El texto de hoy resalta la importancia de la praxis: cada uno será juzgado según sus obras, según su conducta; no son suficientes las palabras o la doctrina.

Otra dimensión que aparece en el evangelio de hoy es que el seguimiento está en el contexto de la esperanza de la Parusía. El seguimiento de Jesús hace visible y patente la esperanza de la Parusía, en cuanto que será la plena realización de Jesús y de su mensaje del Reino de Dios. Solamente en la perspectiva de la esperanza es posible mantener  la pasión y la radicalidad del seguimiento de Jesús en la historia.

Bonifacio Fernández, cmf
Comentarios

Deja tu mensaje:

Yasmìn

Yasmìn


el 5/8/11
La exclusiòn... es decir, ser el "bicho raro" porque la mayorìa dice estar en la verdad y dar la espalda a las exigencias del discipulado. Què difìcil es mantenerse en el seguimiento siendo rechazado!!! Se siente como que es mejor abandonar lo emprendido.
Señor Jesùs, danos tu fuerza interior y el coraje para mantenernos realmente fieles.
Me gusta 0
Carlo Lavelli

Carlo Lavelli


el 5/8/11
Seguire Gesù, sulla strada della croce, non è mai stato facile eppure sono convinto che sia l'unica strada da percorrere se vogliamo essere credibili come discepoli.
La croce deve diventare ogni giorno di più il segno distintivo del nostro amore a Cristo e per Lui ai fratelli, se vogliamo davvero essere suoi discepoli non a parole ma con la vita.
Signore Gesà, donaci il dono dello Spirito, perchè sappiamo ogni giorno prendere la nostra croce e seguirti.
Me gusta 0
Ignacio

Ignacio


el 5/8/11
De la misma forma en que el amor y la fidelidad dentro del matrimonio tienen sus gozos y sombras, así nuestra relación con Dios tiene sus fisuras. No cabe duda que una relación contínua, en la que hay exigencia, llega a erosionar, al menos temporalmente, los ánimos mas dispuestos. Personalmente, el seguimiento de Cristo a veces me llega a cansar. Afortunadamente son etapas pasajeras, experiencias de desierto, abandono del hogar por el hijo pródigo, a las que sigue la reconciliación. Comprendo el desánimo que causó en las primeras comunidades la frustración de la segunda y definitiva venida del Señor. Ven, Señor, no tardes. Ven que te esperamos. Hasta entonces, procuremos mantenernos firmes en la esperanza y trabajando por la realización del Reino.
Me gusta 0
AUGUSTO

AUGUSTO


el 5/8/11
CUANDO MÁS NECESITAS CARIDAD, SER AMADO O BUSCAS EL AGAPE, Y ERES RECHAZADO; AHÍ ESTA LA VERDADERA ALEGRÍA, LO DICE SAN FRANCISCO DE ASIS, ES EN ESE MOMENTO QUE NO SE DEBE BOTAR NUESTRA CRUZ DE CADA DÍA NI OLVIDAR QUE EL CAMINO LA VERDAD Y LA VIDA ES JESÚS.
Me gusta 0
MAYELA

MAYELA


el 6/8/11
Seguir a Jesús, sus caminos son empinados y la posibilidad de perder el rumbo esta ahí, un camino de tentaciones, cansancios y confusión. Vencerse así mismo es retomar el rumbo y encontrarse con Él en la cruz que salva y vivifica...Señor que mis pasos me lleven a ti. Amén.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.