Comentario al Evangelio del

Fernando González

Queridos amigos y amigas:

El Éxodo nos presenta la “noche de Pascua”, el relato fundacional de una práctica que se ha mantenido hasta hoy. El relato termina así: Este será un día memorable para vosotros y lo celebraréis como fiesta en honor del Señor, de generación en generación. Decretaréis que sea fiesta para siempre.

Para el pueblo judío, celebrar la Pascua era una “memoria subversiva”. No sólo suponía el recuerdo de la liberación del yugo egipcio sino un acicate para seguir experimentando la mano del Señor en el presente. Esto lo comprendieron bien los romanos. Por eso, cuando se aproximaban las fiestas de Pascua, los procuradores, que residían habitualmente en Cesarea, se trasladaban a Jerusalén: ¡los motines contra el imperio estaban asegurados! Porque la Pascua siempre es hoy.

Para los cristianos, la Pascua definitiva se ha producido en la muerte y resurrección de Jesús, el paso liberador de Dios por nuestra historia. En cada eucaristía actualizamos ese misterio.

Vuestro hermano en la fe:
Fernando González
 

Comentarios

Deja tu mensaje:

vicente condori
vicente condori

el 15/7/11
El cumplimiento de las normas religiosas (ley del sábado) no se puede anteponer a la VIDA de las personas. La Pascua será, para todo el Antiguo Testamento, la gran fiesta, la primera y madre de todas las fiestas del pueblo hebreo, símbolo de un Dios que libera.
Para nosotros Cristianos la Eucaristía es fuente de salvación porque ahí está CRISTO que se ofrece como el NUEVO CORDERO PASCUAL.
Me gusta 0
MAYELA
MAYELA

el 16/7/11
La liberación estará presente a través del tiempo. Cuando nuestro corazón emprende camino a la salvación por medio de la Eucaristía saciamos el hambre de vida. El cordero se entrega y su entrega se hace alimento de salvación...El tiempo es propicio para la reflexión...Señor tu que eres camino de liberación, que tus huellas me lleven a ti...Amén.
Me gusta 0
Ignacio
Ignacio

el 15/7/11
El pasaje evangélico de hoy nos muestra, una vez más,
la libertad con que Jesús vivió las prácticas de libera -
ción que realizó y que le acarrearon la muerte. El Jesús
humanista resulta ser un tipo peligroso e incómodo pa-
ra los cancerberos de la ley. El Jesús-profeta que dice
que " no es eso, no es eso, no es eso ", constituye una
amenaza constante contra la seguridad de la religión y
desenmascara a los charlatanes de lo sagrado. Su vida
fue la crónica de una muerte anunciada.
Un abrazo para todos.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.