Comentario al Evangelio del

Fernando González

    Queridos amigos:

    El evangelio de hoy juega con dos niveles de rehabilitación: el nivel físico y el nivel espiritual. Uno es metáfora del otro. Perdonar es ayudar a alguien a ponerse en pie. Me encanta el modo como lo presenta el evangelio de Mateo. Jesús perdona los pecados a un paralítico. De entrada, uno tiene la impresión de que no hay ninguna relación directa entre la situación (la parálisis física) y la acción de Jesús (el perdón de los pecados). Pero, leyendo el texto, caemos en la cuenta de que cuando se sana la raíz, toda la persona queda sanada. Jesús no es un simple curandero, sino un sanador que nos rehabilita en nuestro centro personal herido por el pecado. Estas palabras suenan un poco "religiosas", pero no es difícil conectarlas con experiencias de deterioro y de frustración que se dan en nuestras vidas. Un pensador se atrevió a decir que la única doctrina cristiana verificable empíricamente es la del pecado original.

 Vuestro amigo,

Fernando Gonzalez

Comentarios
Yasmín Yasmín
el 30/6/11
En reiteradas ocasiones se nos ha pedido, tal como a Abrahàm, sacrificar lo màs preciado, quizàs aquello que ya era un apego o inclusive lo que habiamos llegado a amar desordenadamente. Es necesario liberarse para abrirse al actuar de Dios. El quiere ser el Señor de nuestras vidas sin compartir ese espacio con nada ni nadie.
Me gusta 0
Ignacio Ignacio
el 30/6/11
Es muy posible que las primeras comunidades cristia -
nas desbordaran la tradición sobre los milagros de Je -
sús, magnificando sus actuaciones en favor de los me-
nesterosos, pero algo nuevo y sorprendente se realizó,
esto es incuestionable. También es verdad que en aque
llos tiempos ( y ahora también ) hubo curanderos y sa-
nadores con capacidad de causar admiración. Así pues,
¿ en qué diferenciar la acción de Jesús con otros tauma
turgos ? Las curaciones de Jesús son integrales, abar -
cando cuerpo y espiritu, mejor dicho, anteponiendo la
sanación del espíritu al cuerpo.
Sobre el sacrificio de Isaac, los intérpretes con tenden -
cias antropológicas han visto en este relato una renun-
cia simbólica, en el que los protojudios abandonan la -
práctica de los » ver comentario
Me gusta 0
Jennys Jennys
el 30/6/11
Doy fe que Dios es fuente de vida y es el mejor cirujano para nuestras enfermedades ya que cuando enfermamos es porque nuestro espíritu está enfermo del pecado. Testifico que he sido librada de una cirugía en mi cuerpo debido a una enfermedad crónica, por la grandeza que Dios tuvo en mi, él fué mi cirujano teniendo misericordia de mi y me siento tal cual como se enseña en el evangelio de hoy que Dios al sanar físicamente va relacionado con la sanación espiritual. Seguiré caminando en mi fe y trabajando para que muchas personas conozcan de él y de su evangelio. Todos fuimos conocidos por él mucho antes de hacer, éramos antes como espíritus y nos revistió en un cuerpo para venir a la tierra y ser probados con pruebas y tribulaciones para ver no lo que se ve, sino lo que no se » ver comentario
Me gusta 0
Carlos Eduardo Carlos Eduardo
el 30/6/11
Agradezco el comentario de Fernando González y de Yasmín que han iluminado mi reflexión. El sacrificio que libera y renueva nuestras alianzas como la primera lectura y la invitación a levaqntarnos de nuestras postraciones para ser plenamente sanados desde el espíritu, como lo hace Jesús en el Evangelio de hoy. Gracias.
Me gusta 0
vicente condori vicente condori
el 30/6/11
La acción liberadora del Señor se manifiesta en Jesús que sana primero el espíritu del paralítico con el perdón y luego su cuerpo poniéndolo a andar. De igual manera lo había hecho con Abrahán al darle un hijo en su vejez (Isaac) y al poner a prueba su fe. Dios premia su fidelidad bendiciendo y multiplicando su descendencia.
Vivimos en un mundo en donde el odio, el rencor y la venganza forma parte de la vida de las personas. Nos cuesta perdonar al que nos ha ofendido y maltratado. Pero para Dios nada es imposible y si verdaderamente creemos en el Señor no debe costarnos mucho PERDONAR.
Me gusta 0
MAYELA MAYELA
el 1/7/11
La fe de Abrahám trasciende el amor a Isaac, obedece y en su obediencia queda manifiesta su entrega al Señor, la confianza devuelve a la vida, al igual que en la fe la parálisis se hace acción y perdón. Dos eventos que nos llama a reflexión, en ambos la entrega se hace inminente, de ahí que surgen testimonios vividos en la Fe...Señor, hoy me entrego en tu confianza, seguro de que en tu poder y gloria sanaré...Amén.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.