Comentario al Evangelio del

P. Fernando Gonzalez

Queridos amigos y amigas:

Estamos viviendo la última semana del tiempo pascual. Con ella, concluiremos la lectura continuada de los dos libros que nos han acompañado durante estos cincuenta días: los Hechos de los Apóstoles y el evangelio de Juan. A través de ellos hemos conocido mejor a Jesús y a su comunidad. Hemos aprendido también a encontrar un “punto de vista” objetivo en medio de nuestras incertidumbres. ¿Cuántas veces hemos discutido sobre la identidad de Jesús o sobre la naturaleza de la Iglesia? Muchas de las cuestiones debatidas hoy tienen que ver con estas dos realidades. ¿No nos hemos abandonado a menudo a nuestras impresiones superficiales, a la fuerza de la opinión pública, sin acercarnos a las fuentes que las iluminan?

¡Ojalá, como fruto de la Pascua de este año 2011, hayamos aprendido a dejarnos educar por la fuerza de la Palabra! Nuestras opiniones pueden ser interesantes, novedosas, incluso proféticas, pero la única palabra que “da vida” (y, por lo tanto, que cambia a las personas) es la Palabra de Dios.

Hoy encontramos a Pablo en Éfeso. El encuentro con unos discípulos que habían recibido el bautismo de Juan da pie para acentuar el significado del bautismo cristiano, que no es tanto un signo de conversión cuanto un nuevo nacimiento en el Espíritu. Lo sucedido en Éfeso pone de relieve la acción del Espíritu y los frutos que produce en quienes lo reciben.

En el largo testamento de Jesús, concentrado en los capítulos 13-18 del evangelio de Juan, hoy el Señor advierte a sus discípulos sobre lo que les va a suceder cuando él ya no esté físicamente con ellos: se producirá la dispersión de la comunidad y aumentarán las luchas con el mundo. Frente a estos dos fenómenos, que siguen presentes en toda comunidad cristiana, Jesús nos invita a “tener valor” porque él es la fuente de la paz (Encontraréis la paz en mí) y porque con él la victoria es posible (Yo he vencido al mundo). Por desgracia, estas palabras nos parecen maravillosas hasta el momento preciso en que nos toca vivir en carne propia situaciones reales de dispersión o persecución. Entonces se nos antojan demasiado idealistas y echamos mano de la psicología o de otras destrezas más a ras de suelo. ¿Habremos creído de verdad en lo que Jesús nos promete o lo habremos reducido a una exhortación piadosa sin fuerza real de cambio?

Comentarios

Deja tu mensaje:

Sally, R.D.

Sally, R.D.


el 6/6/11
En este periodo mi familia ha enfrentado muchos retos, que en otras ocaciones quizas le llamariamos "tiempos dificiles", sin embargo bajo el amparo de Jesus hemos encontrado la paz en medio de la persecucion, de la incertidumbre y la espera.... Aun estamos en medio de ese camino, sin embargo que distintas se ven las circunstancias bajo la sabiduria y la paz de la palabra de Dios; las dificultades siguien siendo las mismas, somos nosotros los que iluminados por la luz del Evangelio podemos ver mas alla, podemos decidir con verdadera sabiduria y en medio de la tormenta podemos encontrar la paz... Podemos mirar hacia atras y ver toda la angustia de tiempos pasados, mas en lugar de lamentarnos, con gran humildad podemos decir: Cuanto Ha Crecido Nuestra Fe... Gracias Señor Por Quedarte Junto » ver comentario
Me gusta 0
luz mar

luz mar


el 6/6/11
Es fácil decirlo, perooo cuando ya esta palabra se hace presente en nuestras vidas es cuando debemos rogar al todo poderoso que aumente nuestra fe y nos haga fuertes y valientes ante la prueba , y el señor es fiel responde y nos da una fortaleza que sobre pasa todo,y como esta escrito con cristo somos mas que vencedores.animo.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.