Comentario al Evangelio del

Fernando Torres Pérez cmf

 

 

 

      Hay personas que viven la situación actual de la Iglesia de una forma parecida a lo que experimentaron los discípulos de Jesús cuando se encontraron en su barca atravesando el lago de Genesaret cuando se hizo de noche, se levantó viento y el oleaje comenzó a golpear la barca. Aquellos comenzaron a temer por su vida. Y hoy algunos temen también por la Iglesia. 

      Podríamos anotar aquí lo que para algunos son los signos de que la barca de la Iglesia está a punto de naufragar. Desde los ataques de la prensa contra la Iglesia por cualquier motivo, pasando por las persecuciones que sufren los cristianos en diversas partes del mundo. Y ahí se ponen al mismo nivel las quemas de iglesias y persecuciones físicas a cristianos en algunos países de religión preferentemente musulmana y la indiferencia ante lo religioso que se respira en tantas partes de occidente. La falta de vocaciones, el secularismo, el materialismo y muchos otros “ismos” que se ven como amenazas terribles a nuestra identidad. 

      Lo peor es que algunos entienden con claridad que lo malo no está fuera de la Iglesia sino dentro de ella. El problema está en que algunos de los marineros de la tripulación de la barca no están nada convencidos de la dirección tomada ni del estilo de gobierno que impone la oficialidad. Pretenden que haya más democracia. Se oponen a las normas y orientaciones que vienen de arriba. Actúan de forma independiente. Y todo esto basados en su lectura del Evangelio. Pero, claro, introducen la confusión entre el pueblo cristiano. Hablan de liberación donde debían hablar de salvación. Confunden la religión con el compromiso social. Claro está que todo eso nos está llevando al desastre. 

      Hay que tomar medidas. Hay que hacer algo. Hay que poner un mando más fuerte. Hay que... Hay que... Se nos olvida que Jesús no está en peligro. Lo más curioso es que está fuera de la barca. Viene de fuera. Y les dice a los discípulos una palabra muy importante: “Soy yo, no temáis.” Parece que no les resultaba fácil a los discípulos reconocerle. Se habían hecho una idea de como era Jesús y ahora se presentaba de una forma diferente y con un mensaje que les liberaba del temor. Jesús estaba allí. Jesús está aquí. La barca, a pesar de las apariencias, no corre peligro. Los que van en la barca tienen que confiar en Jesús. Él es el verdadero capitán y timonel. Lo nuestro es seguir, con nuestras luces, remando y bogando para que llegue a todos los puertos y para todos sea mensaje de buena nueva. Sin dejarnos llevar ni por el temor ni por el pesimismo. 

Comentarios
katyuska katyuska
el 6/5/11
SOY YO NO TEMAIS en medio del trabajo , de las dificultades, cargados de nuestras tareas, cuando nos domina el miedo y la incertidumbre, cuando no podemos con la carga,porque nuestra barca va a la deriva, cuando los vientos, y, las tempestades nos agovian :TE YAMAMOS . TU SEÑOR NOS DICES :NOTENGAIS MIEDO QUE ,MI,PRESENCIA ESTA CON VOSOTROS seamos humildes ysencillos, para advertir la presencia del resucitado.¡ABRE MIS OJOS SEÑOR PARA QUE PUEDA VERTE,Y NO ME DOMINE EL MIEDO.
Me gusta 0
MAE LATORRE MAE LATORRE
el 7/5/11
GRACIAS !!! EL COMPROMISO ES DE CADA UNO ! TODOS SOMOS PORTADORES DEL EVANGELIO ! Y VAMOS EN LA BARCA AGARRADOS A PESAR DE LAS DIFICULTADES . NO HAY TÉRMINO MEDIO O CONFIAMOS O NÓ . DIOS LO BENDIGA !
Me gusta 0
Emilio Emilio
el 7/5/11
HAY VECES QUE LA SOLEDAD,LA TRISTEZA NOS INUNDA Y PARECE QUE DIOS ESTA LEJOS, PERO EL QUE NOS QUIERE SIEMPRE ESTA CERCA SOLO HAY QUE LLAMARLE Y DECIRLE NUESTRAS PREOCUPACIONES PORQUE NOS ESCUCHA Y NOS DA LA PAZ
Me gusta 0
JUANJO JUANJO
el 7/5/11
Espero que este comentario no sea negativo, porque para negativo, este que acabo de leer;... nos persiguen, cuidado que nos persiguen..., y siguiendo con el amor y la fe en él yo digo; amaros unos a los otros.................., que JESUS no nos enseña a desconfiar sino a dar la otra mejilla, osea, mas amor al que menos lo tiene. UN ABRAZO
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.