Comentario al Evangelio del

Juan Lozano Belmonte, cmf

 

Queridos amigos y amigas:

Dios ha respondido y perdonado a su pueblo; lo invita a salir del exilio y le promete un regreso feliz, pues es un Dios que cumple su promesa ya que su fidelidad es eterna. La Palabra insiste en este tiempo de Cuaresma en que nuestro Dios es fiel en su relación con nosotros, a pesar de nuestra infidelidad con él. Una y otra vez este mensaje llega a nosotros pero no sé si acaba por calar nuestro corazón. “¿Es que puede una madre olvidarse de su criatura, no conmoverse por el hijo de sus entrañas? Pues, aunque ella se olvide, yo no te olvidaré.” Is 49, 15. ¿Cuándo aprenderemos a ser fieles? ¿A corresponder a tanto amor? ¿Qué acontecimiento desestabilizador necesitamos en nuestra vida para que esto ocurra? ¿Tocar fondo en nuestro ser limitado y finito? ¿Ver las orejas al lobo del mal cuando nos alejamos de Dios?

La ley fue uno de los grandes temas de discusión en el contexto social de Jesús. ¿Dónde está la revelación de Dios en la ley o en la palabra de Jesús? Entre la ley y creer en Jesús no puede haber contradicción, pues quien cumple la voluntad de Dios, creyendo en Jesús, está cumpliendo la Ley.  El Padre habla en el Hijo. El Hijo no anula la Ley, va más allá de ella para darle plenitud, sentido total.

Para muchos jóvenes hoy este dilema de los primeros seguidores cristianos –si Ley o palabra de Jesús-  se reproduce en su sentido de pertenencia eclesial, creer en la Iglesia  y creer en Jesús. Dicho en otras palabras, si la Iglesia fundada por Jesús, es el “lugar” donde el Hijo se sigue revelando y actuando. Indudablemente en nuestra Iglesia subsiste la Iglesia de Jesucristo, pero quizá es la Iglesia -que somos todos- la que debe  hacer más transparente esta realidad, purgando todo aquello, como en la antigua Ley, que obstaculizaba y perdía el camino de la búsqueda de Dios. El Dios Padre-Madre también actúa a través nuestra. “Mi Padre sigue actuando, y yo también actúo” Jn 5, 17. Somos espejo de Dios para los demás, nuestra vida debe ser un reflejo de su voluntad. Es nuestra misión. En Cuaresma y en todo tiempo.

Vuestro amigo en la fe.
Juan Lozano Belmonte, cmf.

Comentarios

Deja tu mensaje:

vicente condori
vicente condori

el 6/4/11
Su unión con el Padre es la fuerza moral de Jesús en los momentos más difíciles. La misericordia es la nueva Ley en el Reino de Dios. Pidamos a Dios que nos de la seguridad de tener siempre a Cristo como nuestro guía y protector cuando estemos inseguros.
Me gusta 0
tapwxah
tapwxah

el 6/4/11
He caído muchas veces en el pecado, avergonzada y sintiendome culpable, muchas veces he dicho ya no lo voy a hacer, quiero cambiar, y paso un mes bien, pero de repente no sé, los sentimientos malos que hay en mí desencadenan y vuelvo a pecar; hoy en este tiempo de cuaresma en que el Señor a través de sus lécturas está pidiendo que regresemos a El quiero hacerlo pero con su ayuda, porque he entendido que sola no puedo, que solo si voy de su mano seré capaz de sostenerme y levantarme, y El que es fiel y nos da otra oportunidad por su divina misericordia estará conmigo a mi lado apoyandome, El que mira los corazones sabe sinceramente que mi deseo mas grande es seguirle y que bien se siente seguir el camino del Señor.
Me gusta 0
Luis Alberto
Luis Alberto

el 6/4/11
Aún lo que decimos, pensamo o imaginamos de Dios, dice San Juan de la Cruz, es ya por eso mismo falso... Qué lejos estamos de Dios cuando nos quedamos en las mediaciones (conceptos, leyes, imágenes, instituciones, etc) que deben orientar a Él, pero no son Dios... Silenciar las mediaciones y contemplar al Padre... ¡Qué falta nos hace! Nuestro Exlio es aún realidad cuando nos quedamos en las represenataciones de Dios, sin hacer la experiencia de su ser-Padre... me parece.
Me gusta 0
JACKY.
JACKY.

el 6/4/11
ELTESTIMONIO, ES CON OBRAS DE VIDA Y SI ES NECESARIO, EL SABIO, CALLA HASTA EL MOMENTO OPORTUNO, ESTO SEGUN EL LIBRO DE LA SABIDURIA….PERO ES CIERTO QUE JESUCRISTO ES DIOS, Y COMO DIOS, ES EN SI POSEEDOR DEL ESPIRITU SANTO, PUES SON UNA SOLA TRINIDAD, POR LO TANTO FUE CAPAZ DE DECLARAR, ENSEñAR, PREDICAR, CON TANTA SEGURIDAD, Y CONOCIMIENTO Y AUTORIDAD, DEL REINO DE DIOS, PUES ES ALGO QUE EL CONOCE PERSONALMENTE, NADIE SE LO CONTO, NADIE LO OBLIGO, Y SI TUBO MUCHA PRECION, CONTRAPOSICION MAS SIN EMBARGO SU LUZ BRILLO EN MEDIO DE LAS TINIEBLAS. LA AUTORIDAD DE HABLAR DE LA PALABRA DE DIOS NOS LA DA JESUS CON SU ENVIO A TODOS LOS QUE LO AMAMOS, PERO NO ES MENOS CIERTO QUE LAS SITUACIONES ADVERSAS QUE SE HAN PRODUCIDO EN CIERTOS AMBIENTES, HACEN QUE ESTO SEA PROPICIO O NO, DE ALGUNA MANE » ver comentario
Me gusta 0
katyuska
katyuska

el 6/4/11
ENla primera lectura dice el SEÑOR ¡ salid ¡ ala luz los andais en tinieblas que EL nos guiarra hacia manantiales de agui viva alegrate cielo ,alegrate tierra ,porque EL SEÑORse compadece de los desamparados EL SEÑOR es compasivo y nunca ,nunca, nos abandonaria por muchas fechorias que le hayamos hecho ¿ acaso puede una madre avandonar a su hijo? puel nunca nos va a dejar por que le hemos costao muy caros le hemos costao la vida de su amado hijo yno quiere que se pierda ninguno si no que nos salvemos todos. salmo para sentirlo TU SEÑOR ERES COMPASIVO Y MISERICORDIOSO lento ala colera y nos quieres atodos apesar de todo lo que te hacemos el evangelio de hoy sigue la misma linia quelos dias anteriores¡¡quien escucha las palabras de JESUS y cre que DIOS PADRE le envio algun dia a » ver comentario
Me gusta 0
m. dolors
m. dolors

el 7/4/11
“¿Es que puede una madre olvidarse de su criatura, no conmoverse por el hijo de sus entrañas? Pues, aunque ella se olvide, yo no te olvidaré.” Is 49, 15

A mí, como madre, me impacta mucho esta reflexión de Isaías… Os aseguro que no hay madre, por cruel que sea, que pueda olvidarse de haber llevado un hijo en sus entrañas… He hablado con madres que han abortado y cuentan como cuando ven una persona que sería de la edad de su hijo, siempre se acuerdan del que concibieron…
Y tampoco una madre olvida aquel hijo que se ha marchado… que ha arruinado su vida…
La relación con los hijos va cambiando: primero es muy física y luego es más profunda. No están, pero están.
Dios, padre-madre, no nos olvida nunca… Si nuestra relación con él, fuese esta relación ínt » ver comentario
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.