Comentario al Evangelio del

José M.ª Vegas cmf

 

La palabra de Dios de esta tercera semana de Cuaresma insiste en la actitud de la conversión y en sus implicaciones: el perdón, la observancia en los pequeños detalles de la vida, la apertura a los signos de la presencia de Dios y, como síntesis de todas ellas, la centralidad del amor. La conversión, en lo que tiene de arrepentimiento, implica un movimiento hacia dentro de sí, pero no puede quedarse ahí, sino que acto seguido tiene que volverse hacia Dios, hacia Jesús y, como consecuencia necesaria, hacia los demás. No podemos contorsionar sobre nosotros mismos para encerrarnos en nuestro interior. Este es un peligro que debe ser evitado. Y este peligro no se da sólo en el nivel personal, sino también en el colectivo: como pueblo, como grupo social, también como Iglesia. Jesús recuerda a sus paisanos que la gracia y la salvación de Dios no son asunto exclusivo de Israel, y lo hace poniendo como ejemplos de la acción salvífica a personajes, como Amán, el sirio, o la viuda de Sarepta, es decir, gentes que pertenecían a pueblos ajenos a las promesas, incluso tradicionalmente enemigos de Israel. También nosotros, cristianos del siglo XXI, hemos de tener en cuenta esta verdad. Cuando por el camino cuaresmal tratamos de revisar nuestra vida, renovarnos por dentro por medio de la oración y el ayuno, no podemos concentrarnos en nosotros mismos hasta el punto de olvidar al resto del mundo, a los demás, también a aquellos que de un modo u otro, por motivos personales, ideológicos, incluso religiosos, están lejos de nosotros. Jesús nos llama a levantar la cabeza y a mirarlos cara a cara. Dios quiere que también a ellos les llegue la salvación. Y nuestra conversión no puede ser ajena a esa voluntad. Si nos consideramos miembros del pueblo elegido, de la Iglesia de Cristo, esto no sólo no nos aísla de todos los demás, sino que nos tiene que llevar a abrir los ojos para ver en ellos a destinatarios iguales a nosotros de los favores de Dio; la conversión significa que nosotros somos los profetas y servidores, mediadores para ellos de esos mismos favores. Si no es así, es que nuestra conversión no es verdadera. Estaremos haciendo de nuestra fe un privilegio, algo privado y exclusivo, en vez de un don que es también una responsabilidad. Y, en tal caso, Jesús, al que creemos conocer bien, al que tenemos por alguien nuestro, se convertirá en un extraño; y bien puede suceder, como les sucedió a los celosos e iracundos paisanos de Jesús, que él, abriéndose paso entre nosotros, simplemente se aleje…

Saludos cordiales

José M.ª Vegas cmf

http://josemvegas.wordpress.com/

Comentarios
ana virginia ana virginia
el 28/3/11
el señor no da la fuerza y la alegria de seguir aqui en este mundo por el tenemos que luchar y seguir la palabra de dios amen
Me gusta 0
Sally, R.D. Sally, R.D.
el 28/3/11
Como nos ilumina la cuaresma!! Como ventila y lleva luz a los rincones que aun nosotros no sabiamos estaban en oscuridad, LA APERTURA siempre nos cuesta, reaccionamos casi por instinto y cuando hemos llegado a un encuentro "exclusivo" con Jesus, entonces decimos " Que bien estamos aqui maestro quedemonos, no bajemos donde los otros, no invitemos a nadie mas, hagamos una casa y quedemosnos aqui", pero Jesus nos invita a ser mas, a dar Mas, porque solo EL sabe todo lo que somos capaces de hacer cuando estamos en sus manos y bajo su cuidado, entonces el baja al pueblo, con "los otros" y no lanza una invitacion...VEN TOMA TU CRUZ Y SIGUEME...YO ESTARE CONTIGO HASTA EL FIN DE LOS DIAS...
AMEN!!
Me gusta 0
vicente condori vicente condori
el 28/3/11
Jesús no ha sido enviado únicamente a los Judíos, sino a todos, principalmente a los que no lo conocen (Naamán y la viuda de Sarepta). Vino a ofrecernos una nueva vida donde reine el amor. Sólo que muchos no queremos dejar nuestra vida cómoda, no queremos mirar nuestra pobreza espiritual, no queremos mirar la pobreza material que hay en nuestro alrededor. Por eso es que muchas veces interpretamos la Palabra de Dios a nuestra conveniencia. Pidamos a Dios que nos recuerde siempre que el amor a Dios se vive en el amor que damos al hermano que nos necesita.
Me gusta 0
rosita27 rosita27
el 28/3/11
La soberbia, el orgullo, la envidia el querer ser mas q los demas nos aleja d Dios y la hermandad en fraternidad como hijos d Dios. En estos tiempos q con tantas "ofertas" religiosas nos desunimos y queremos tener a Dios en exclusividad en ntra. comunidad religioza y nos lastimamos creyendo q Dios nos rechaza x no estar en "x" reliigion, para mi la iglesia universal es la q Cristo fundo pero la salvacion q èl nos ofrece es para los q vivamos el amor a Dios y al projimo alimentandonos con el Evangelio y la Eucaristia y demas sacramentos dejarnos reconciliar con Dios y hermanos. Saludos bendiciones para su hermosa labor misionera.
Me gusta 0
JACKY. JACKY.
el 28/3/11
Como busca la cierva
corrientes de agua,
así mi alma te busca
a ti, Dios mío

EN LA VIDA DE FE, LO PRINCIPAL, ES LA RELACION PERSONAL CON DIOS Y AUNQUE SUENE ROMANTICON…ASI ES, ES UN CONTINUO ENAMORARSE, DEJARSE CAUTIVAR, DEJARSE SEDUCIR POR SUS MENSAJES, POR SU PALABRA Y POR SU PRESENCIA, COSA QUE DE NO SER ASI NO TIENE SENTIDO, SE CONVIERTE EN UNA RELIGION DE ACCIONES Y OBRAS PARA SALVARNOS..., Y NO SE NECESITAN MAS OBRAS ASI, SINO MOVIDAS POR EL, POR SU AMOR, POR SU PRESENCIA, DONDE EL PROTAGONISTA ES EL. HAY MUCHO BLA.BLA.BLA Y MUCHO RUIDO, PERO HACE FALTA MAS ORACION DEL CORAZON, Y LA GARANTIA DE LAS COSAS PEQUEñAS QUE HAGAMOS, SERA DE VICTORIA ABSOLUTA, PUES LA ORACION MUEVE EL CORAZON DE DIOS Y DE LOS HOMBRES, HASTA EL DE LOS MAS DUROS Y CRUELES Y ORGULLOSOS. SIN LA ORA » ver comentario
Me gusta 0
U.SALDAÑA.M U.SALDAÑA.M
el 29/3/11
La ablución de Naamán para su purificación corporal física pudiera anticipar el bautismo y la conversion que posteriormente el Profeta San Juan estará instaurando para la purificación de los pecados de las almas. Además, viene a mostrar, también en forma anticipada, que dichos beneficios se harán extensivos a extranjeros y gentiles, y no constituir un privilegio exclusivo del pueblo de Israel.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.