Comentario al Evangelio del

Juan Carlos Martos, cmf

 

Queridos amigos y amigas:

Sin duda que nos encontramos en esta página del evangelio ante una obra maestra de la narrativa. Pocas historias como ésta describen con tanta finura y precisión los entresijos del corazón humano en sus reacciones y la magnanimidad del corazón de Dios-Padre. Es una historia que jamás ha  agotado la luz que contiene. 

Una provocación: Jesús la proclama a consecuencia de una murmuración de los fariseos y de los escribas que condenan que Jesús reciba a los pecadores y coma con ellos. Esa relación les escandaliza. La parábola es, por tanto, la respuesta de Jesús a la pregunta de cómo actúa Dios con aquellos que nos puede parecer que no merecen nada. Habla sobre todo de la forma de proceder de Dios.

La dificultad de aceptar al padre. Nunca fue obvio, ni siquiera en el pasado, aceptar sin problemas la figura paterna. Ninguno de los dos hijos fue capaz de vivir en verdad su relación con el padre. Los dos de alguna manera lo rechazaron. Fue necesario un largo camino para encontrar al padre por parte del hijo más joven, mientras que del mayor no sabemos todavía hoy, si recorrió este camino de vuelta. Pero lo claro de la parábola es que Dios es de verdad padre (y madre) de todos; pero que para todos es difícil reconocerlo como tal.

El asesinato del padre. Las razones del menor para irse de la casa son las mismas por las cuales fue acuñada la expresión "el asesinato del padre". Ella denota el impulso que hay en nosotros de pedir cuentas y razón, a quien pensamos que de algún modo está sobre nosotros, de aquello que nos corresponde, para ser así finalmente dueños de nosotros mismos y de nuestro destino, para hacer de nosotros "lo que nos dé la gana". Pero para esto es necesario eliminar de algún modo la figura del padre, hacer como si no hubiese existido jamás, suprimirlo.

El síndrome del “hijo mayor”. Vive con el padre, pero se diferencia mucho de él. En el fondo el hijo mayor es también un hijo “perdido”, perdido en el resentimiento y la envidia. Existe un “síndrome del hijo mayor”: Siempre quiere agradar, cumplir las expectativas de los padres. Pero tiene envidia de los hermanos que parecen disfrutar haciendo sus planes. De la envidia, el pecado de los buenos, decía agudamente Quevedo que “era amarilla y flaca, porque muerde, pero no come”. Por ello, la suya es una fidelidad sin alegría y sin gratuidad. Cumple, pero siempre espera la recompensa. También a él se le ofrece un regreso a través de una doble experiencia: la confianza y la gratuidad.

El padre bueno. Es un padre/madre. Curiosamente no aparece expresamente la madre. Es débil –“no puede” con sus hijos-; pero les espera con una paciencia infinita. Es el padre quien “encuentra” a sus hijos, quien sale a buscarlos. No es un padre que se esconde. El padre lo da todo, da lo mejor: vestido, anillo, sandalias, banquete,... Toda la escena es una invitación a la alegría. El Padre quiere decir, más su actitud que con sus palabras, cosas buenas de sus hijos. No les castiga. Ya han recibido demasiados castigos con sus caprichos. Quiere simplemente hacerles saber que el amor que han estado buscando por las vías más variadas ha estado, está, y siempre estará allí para ellos. El Padre quiere decir más con sus manos que con su boca: "Tú eres mi amado, en ti me complazco". Descubrir que tenemos un Padre así, vale una eternidad.

Vuestro, amigo y hermano,
Juan Carlos cmf

Comentarios

Deja tu mensaje:

Augusto Molina
Augusto Molina

el 26/3/11
Que hermosa es la misericordia de Dios, amemos su voluntad amandolo a Él y a nuestros hermanos; así el Tesoro, la perla... su Reino será nuestro ahora y siempre en el camino, la luz, la vida verdadera que es Jesucristo nuestro Señor.
Me gusta 0
martha elvira
martha elvira

el 26/3/11
enorme tema el de las motivaciones verdaderas y rpofundas que guian nuestro accionar!!!
Serúia para conversarlo largamente`porque de pronto nos revela errores de los cuales, espero, que no tengamos que dar cuenta porque son inconscientes y además porque provienen de una formación exigente donde no se supone la desobediencia ante la autoridad.
Me parece excelente el comentario porque leva muy adentro en la reflexión.
Me gusta 0
Sally, R.D.
Sally, R.D.

el 26/3/11
Gracias Padre mio, por todo cuanto me das, Gracias Padre.. porque me recibes de regreso cuando me alejo, porque sales a mi encuentro me abrazas, me reparas y me repites cuanto me Amas, Gracias porque si me quedo fuera de la cena con recelos y envidia por mi hermano, tu sales a mi encuentro y me dices "mi pequena, entra ven...acaso no sabes qeu todo lo que tengo es tuyo, todo mi amor, todo mis milagros, toda mi gracia, y mis prodigios son para ti " y me llevas de la mano y me reconcilias y me amas y yo me siento digna nuevamente, y yo me siento hija otra vez, Amada y Valorada como nunca antes....TU ERES MI PADRE Y YO SOY TU HIJA...
Gracias Dios Mio Por Ese Eterno Milagro...
Me gusta 0
Eduardo 1980
Eduardo 1980

el 26/3/11
La verdad que su comentario a la lectura de hoy me han dado ganas de llorar de alegría, pero bueno tendré que esperar a llegar a la capilla del Santísimo para hacerlo porque, ni modo estoy en mi oficina y no es lo mismo.
Me gusta 0
katyuska
katyuska

el 26/3/11
al escuchar hoy por la emisora de la radio y oir esta pabola me he sentido como el hijo mayor que tene todo y no lo sabe hasta que la envidia que tiene en su corazon asoma cuando rregresa el hermano quiere a su padre pero a su manera esperando siempre la recompesa los alagos los regalos .en cambio el hijo pequeño se da cuenta de el amor que le tine su padre cuando se le acaba todo y arrepentido decide volver , cual no seria susorpresa al ver aese PADRE ESPERANDOLE ,ABRAZANDOLE sinpedirle explicacines porque como ,comentas es padre ymadre ala vez y nos quiere y nos ama a unque marchemos y volvamos anuestro antojo .... onos quedemos junto a el indiferentes como el mayor SEÑOR PERNONA NUESTRAS INDIFERENCIAS Y NUESTROS ALEJAMIENTOS ydanos valentia para volver aTI CUANDO NOS ALEJEM » ver comentario
Me gusta 0
U.SALDAÑA.M
U.SALDAÑA.M

el 27/3/11
El padre pudiera representar a Dios, el hijo mayor al fariseo, y el menor al pecador, quien busca defender su libertad, pensando que su padre se la quiere reprimir, por lo que opta por abandonarlo. Luego, al ver las consecuencias decide retornar a su padre, quien gozoso lo recibe con los brazos abiertos, habiendo estado siempre en espera de su regreso, sin distinguir si fue "justo" o "pecador" y desearle sólo el mayor bien. Esto no lo comprende el hijo mayor, quien actúa sólo esperando ser reconocido o "premiado" por su apego estricto a lo que él considera constituyen las normas familiares y no alegrarse de la rectificación (salvación) de su hermano. (!)






Me gusta 0
U.SALDAÑA.M
U.SALDAÑA.M

el 27/3/11
El Salmo 102 y su respuesta ("El Señor es compasivo y misericordioso") ilustran y complementan el contenido y el sentido de la parábola del "hijo pródigo" descrita en el Evangelio de hoy
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.