Comentario al Evangelio del

Juan Carlos Martos, cmf

Queridos amigos y amigas:

Hoy Jesús, con ocasión de una dura diatriba contra los fariseos, propone cuál debe ser el estilo del verdadero discípulo. Como siempre sus propuestas hacen saltar por los aires el molde del orgullo y de la soberbia. Nos colocan en otra onda. Fijamos nuestra atención en cuatro enérgicas sentencias. Son tan claras que no dan pie a ningún tipo de confusión. 

Primera, evitar el comportamiento de quienes “dicen y no hacen”. Frente a la hipocresía, propone la autenticidad, el amor a la verdad. Frente a las apariencias, exhorta a la coherencia. Frente a la mascarada, la limpia desnudez. La palabra y la conducta deben ir acordes. Arroja lejos la hipocresía y su infinito repertorio de disfraces: escudarse en los defectos de los otros, para no cumplir con el propio deber; cambiar de opinión según el ambiente en el que estemos; perder todas las fuerzas por la boca… No nos conformemos con lo que no nos mueva a cumplir –con obras- la voluntad de Dios, por buenos que sean los deseos, las intenciones o las palabras.

Segunda, desterrar la manía de aplastar a los demás poniendo sobre sus espaldas “pesados fardos” y, al mismo tiempo, autodispensarse de “mover un dedo”. Es también frecuente y reconocible este proceder injusto. Tendemos con facilidad a utilizar distintas medidas: permisivas para mí y estrictas para los demás; disculpamos nuestros errores y exigimos con rigor a los otros; halagamos los méritos propios y despreciamos los de los demás; nos creemos buenos y desconfiamos de la bondad de los demás; escuchamos lo que nos favorece y hacemos oídos sordos a lo que se nos pide; creemos que nuestro tiempo es más valioso que el de los demás …

Tercera, no dogmatizar, sino predicar con el ejemplo. Cuando Jesús pide no dejarse llamar “rabbi”, ni “maestro”, ni “padre”, no está descalificando ni la autoridad, ni los roles sociales, ni la capacitación profesional, ni siquiera está hablando propiamente de rebajamiento. Alude a la vana-gloria o la megalomanía o el orgullo. Jesús está hablando de humildad. Un discípulo de Jesús no se exhibe en pedestales de gloria, ni discursea en primera persona del singular, ni apabulla con títulos de poder, sino que se abaja al ruedo de la vida, se nivela con sus hermanos, se pone a servir gratis y se deja enseñar. Nunca deja de ser discípulo, aunque sea profesor de universidad o tenga 7 hijos. No tengamos, por tanto, envidia de los que están encaramados, porque lo que nos parece ahora altura, es despeñadero.

Y cuarta, el lugar más alto, la dignidad más sublime, el honor más singular, la dicha más consoladora a la que puede aspirar quien se atreve a ir detrás de Jesús es servir. El más grande de todos será el servidor humilde de sus prójimos. El que quiera elevarse a lo más alto, deberá emprender el inacabable camino del descenso. Y María nos recuerda que Dios no despacha vacío a nadie, excepto a aquellos que ya están llenos de sí mismos.

No olvidemos, finalmente, una constante que se repite: El crecimiento pasa por la imitación de actos excelentes y no por la simple aplicación de reglamentos o la mera exhortación al respeto de las normas. Estas cosas que nos dice Jesús no se aprenden sin mimesis, esto es, sin visibilidad y contagio.

Vuestro, amigo y hermano,

Juan Carlos cmf

Comentarios

Deja tu mensaje:

JACKY.
JACKY.

el 21/3/11
CUANDO ESCUCHAMOS, LEEMOS O MEDITAMOS PALABRAS TAN SABIAS, ENMUDECEMOS Y RECONOCEMOS QUE ES OBRA DEL ESPIRITU SANTO. GLORIA A DIOS! ME ALEGRA MUCHO SUS COMENTARIOS, MARAVILLOSOS. ILUSTRAN LAS LECTURAS DE MANERA QUE SE GRAVEN EN NUESTRO INTERIOR Y DEN FRUTO. GRACIAS.
Me gusta 0
adrian
adrian

el 22/3/11
Es una muy buena reflexión. Gracias
Me gusta 0
Rosalía
Rosalía

el 22/3/11
Muy buena reflexión: sencilla, profunda, práctica.
Gracias, Juan Carlos.Haces una Meditatio muy clara.
Me gusta 0
katyuska
katyuska

el 22/3/11
Avecces,decimos domos cosejos y luegono los cumplimos no es por hipocresia ,ni falta de coherencia sino por falta de experiencia en mi caso creo y lodigo con humildad que DIOS me ha dao un don ..saber escuchar.. bienen ami les escucho y guardo sus confidencias se van contentos pero yo me quedo triste me ¿me pregunto ya haria yo esto ? o solo son palabras .. me vienen ami mente las palabras de MARIA en las bodas de cana cuando dijo alos criados haced lo que EL osdiga co sabia MARIA que su hijo no la defraudaria SEÑOR QUE NUESTRAS PALABRAS VAYAN SIEMPRE EN COHERENCIA CON NUESTROS HECHOS aleja la doble falsedad de nuestros corazones.
Me gusta 0
martha elvira
martha elvira

el 22/3/11
brillante reflexión ! gracias
Me gusta 0
beatriz
beatriz

el 22/3/11
toda vez que leí éstos versículos del evangelio me quedé con muchas dudas... por obra y gracia del Espíritu Santo hoy puedo comprender mejor para aplicarlas,Dios mediante, en mi vida.gracias por ser instrumentO !!!
Me gusta 0
Ana Virginia
Ana Virginia

el 22/3/11
Si en mi a trabajado la palabra de Dios en ti tambien puede hacerlo... solo abrirnos, de corazon, de alma y de mente. Padre te necesitamos hoy y siempre, cubrenos Señor con las sombras de tus alas y sigue utilizando estos medios para la evangelizacion... Bendiciones.
Me gusta 0
ignacio
ignacio

el 22/3/11
muchas gracias muy iluminadora la reflexion Muy esquematica. Eso ayuda Abrazo Que andes bien
Me gusta 0
editha
editha

el 22/3/11
te felicito por la extraordinaria reflexion que Dios te bendiga.
Me gusta 0
Luis Alberto
Luis Alberto

el 22/3/11
"Servir a" en lugar de "servirnos de", qué programa de vida. Con la ebullición de deseos de omnipotencia infantil que nos habitan, entiendo que el camino es arduo y costoso. Pero el seguimiento del Señor es nuestro norte que inspira toda adversidad. Animémonos mutuamente!!
Me gusta 0
Hermis
Hermis

el 22/3/11
Este evangelio está referido a los lideres religiosos...Creo que nuestra vida cristiana se manifiesta en la humildad,que el unico importante en nuestra conversacion es Cristo que es el que merece poder,honor y gloria y que el elemento que plenifica nuestra vida es el servicio...Felicitaciones por sus reflexiones...
Me gusta 0
Nohemy
Nohemy

el 23/3/11
Excelente reflexion. Dios lo bendiga y le permita compartirnos siempre sus conclusiones.
Me gusta 0
U.SALDAÑA.M
U.SALDAÑA.M

el 24/3/11
Observación al comentario de Hermis: No creo que el Evangelio sea aplicable sólamente a "líderes religiosos", sino a todo tipo de lideres y además a todos nosotros que no lo somos, sino que actuamos en niveles intermedios y aun inferiores en la escala estructural de cualquier organización. Yo, en mi caso particular, quizá en un nivel relativamente bajo de la Empresa en que laboro, veo ampliamente aplicables las cuatro enérgicas sentencias del comentario de Juan Carlos Martos al Evangelio del 22 de Marzo de 2011.-- Que Dios nos bendiga a todos !
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.