Comentario al Evangelio del

Juan Carlos Martos, cmf

Queridos amigos y amigas:

El evangelio de hoy recoge el final del sermón de la Montaña en su versión lucana. Al final de su discurso, Jesús propone cinco criterios prácticos para amar a los demás. Sin duda que los acogeremos como un buen plan de vida cuaresmal. Más que propósitos, constituyen cinco actitudes que hoy pediremos obstinadamente y sin desmayo al Padre bueno. Con esos dones se puede componer en nosotros el rostro más amable de Dios: su corazón materno.

Pidamos, en primer lugar, ser misericordiosos: No pedimos una venda para los ojos para no ver lo malo del otro, sino ojos de madre que nos trasladen hasta la verdad más honda de las personas caídas y nos hagan caer en la cuenta de que ellas, normalmente, no son “malas”, sino que “están mal”. ¡Es tan distinto! Ante quien está mal… sólo vale la compasión y la ayuda… La estricta justicia jamás será capaz de sanar al herido porque sólo el amor –no la ley- es lo que restaura.

Pidamos también no juzgar a nadie: Reconozcamos, para empezar, que no conocemos al otro. Vemos sólo la apariencia que nos muestra: su conducta externa. Pero no resulta fácil acceder a sus intenciones, a sus deseos, a su interior, a su verdad… Además, ¡somos tan parciales y proyectivos en nuestros juicios! Nos suele suceder que criticamos en los demás lo que nosotros mismos encubrimos, disculpamos o maquillamos. Tendemos a ser injustos, porque nos juzgamos a nosotros mismos por nuestros ideales y a los demás por sus actos.

Pidamos, en tercer lugar, no condenar. Somos grandes exploradores del espacio exterior, pero muy poco hábiles explorando el espacio interior. No es fácil reconocer objetivamente la culpabilidad. Ni suponer que la condena sea “supuestamente justa y merecida”. No condenar no es lo mismo que justificar. Es más bien creer en la fuerza positiva que desde el fondo de cada persona alienta y genera vida… ¡Es posible para cualquier persona el volver a empezar!

Cuando pidamos el don de perdonar, pidámosle también un raro don: olvidar. El olvido de las ofensas no es humano. Es divino. Lo sabemos. Sólo Dios lo hace de manera perfecta. Las ofensas más bien nos despiertan la memoria y de qué manera. Si perdonar es comprender, es caer en la cuenta de que mis enemigos “no saben lo que hacen”… olvidar es una virtud superior: es tener el mismo corazón de Dios que elimina del recuerdo el mal recibido... ¡Algo impensable!

Finalmente, pidamos a Dios generosidad, dar sin medida. La magnanimidad es el mejor de los negocios. ¿Daremos mucho trabajo a Dios para convencernos de que nos interesa dar sin usar calculadoras? La manera de dar vale más que lo que se da. Demos generosamente y con humildad… y no tardaremos en recoger beneficios impensables. En los cosas de Dios lo más prudente es atreverse a las “imprudencias”.

Decía S. Agustín que “a Dios no se va caminando, sino amando”. Y tanto mejor para nosotros cuanto más nos acerquemos a Él por los mismos caminos por los que Él se ha acercado a nosotros. Esto es, amando. No tiene sentido una práctica cuaresmal sin el amor. Lo dice el mismo Señor: “Misericordia quiero y no sacrificios”.

 

Vuestro, amigo y hermano,
Juan Carlos cmf

Comentarios

Deja tu mensaje:

derek
derek

el 20/3/11
hacer gestos buenos es agradable como izo jesus en el monte luminoso llamado tabor
Me gusta 0
Augusto Molina
Augusto Molina

el 21/3/11
Al final de tu comentario pones "No tiene sentido una práctica cuaresmal sin el amor", yo pienso que la práctica cuaresmal es "amando a Dios y al prójimo", y así vivir el Reino en justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo.
Me gusta 0
JACKY.
JACKY.

el 21/3/11
LE CONFIESO QUE MIENTRAS LEIA LAS ESCRITURAS, VENIAN A MI MENTE LAS MISMAS PALABRAS...CON LA MISMA MEDIDA QUE MIDAN SERAN MEDIDOS Y LA OTRA, MISERICORDIA QUIERO Y NO SACRIFICIOS. SR. JUAN CARLOS MARTOS, DIOS LO BENDIGA POR LA SENCILLEZ CON QUE HA TRANSMITIDO EL MENSAJE DE HOY, ME IDENTIFICO MUCHO CON SUS PALABRAS CON RESPECTO A MIRAR CON LOS OJOS DE MADRE DE DIOS, A SER MISERICORDIOSOS SINO, ENTONCES NO HEMOS COMPRENDIDO EL MENSAJE DE JESUS, AUNQUE NOS LEAMOS LA BIBLIA COMPLETA MUCHAS VECES. CREO QUE HACE MUCHO QUE NO LEIA PALABRAS QUE EXPRESARAN TAN CLARAMENTE LO QUE DIOS NOS PIDE EN NUESTRO CAMINO DE CONVERSION SINO SOMOS MEJORES QUE LOS ESCRIBAS Y FARISEOS, ENTONCES NO ENTRAREMOS EN EL REINO DE LOS CIELOS. MIREMOS MAS NUESTRO INTERIOR PARA QUE DEMOS LO MEJOR DE NOSOTROS Y RESALTEMOS LO » ver comentario
Me gusta 0
Aurora
Aurora

el 21/3/11
Hermoso comentario. Muchas gracias, hermano.
Me gusta 0
Amanda Fion
Amanda Fion

el 21/3/11
Hermano Juan Carlos, muy profundo y verdadero su comentario a las lecturas del dia de hoy. Pido a Dios que toque los corazones de muchos que lo necesitan, como ha tocado el mío esta día.
Me gusta 0
Mario Avila
Mario Avila

el 21/3/11
Hola mis hermanos, la palabra del señor del dia de hoy nos mustra como debemos de amar y respetar la vida de nuestros hermanos, que lastimosamente siempre vemos los errores del progimo y no vemos los nuestros. para tratar de llevar una vida consagrada cuesta mucho porque somos hombres pecadores que cada dia nos equivocamos pero para eso esta el arrepentimiento con nuestro padre y estar siempre compenetrado en los caminos del Señor para equivocarnos con nosotros mismos y con nuestros hermanos. Los saludo desde Guatemala Centro America. Muy bonitos comentarios que le ayudan a crecer como persona y como cristiano.
Me gusta 0
katyuska
katyuska

el 21/3/11
ser misericordiosos,y compasivos como compasivo es vuestro padre del cielo amad avuestros enemigos n , no juzgeis y no sereis juzgados pidamos olvidar, generosidad para dar darse uno mismo entregarse sin reservas con humildad al servicio de quien nos necesite podemos hacer tantas cosas pero aveces este corazon nuestro parece que esta en barbecho y no termina de arrancar guia nuestros pasos SEÑOR por que muy oscuro esta el atardecer QUEDATE SEÑOR JUNTO NOSOTROS
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.